REVISIÓN DE ARTÍCULOS

Gravedad de SARS-CoV-2, tratamiento de corta duración en neumonía, y manejo de cordón umbilical en prematuros

Dr. Jesús Hernández Tiscareño

Conflictos de interés

30 de marzo de 2021

En este contenido

Asociación de estrategias de manejo del cordón umbilical con los resultados en neonatos prematuros

La transfusión de cordón umbilical/placentario se refiere a la transferencia de sangre a un neonato desde el momento del nacimiento hasta el momento del pinzamiento del cordón umbilical. El volumen de sangre adicional puede ser relevante para los recién nacidos prematuros porque se secuestra una mayor cantidad de sangre en la placenta en comparación con los recién nacidos a término.

El pinzamiento tardío del cordón umbilical ≥ 30 segundos está respaldado para la práctica por varios organismos para recién nacidos a término y prematuros.

Se ha puesto en práctica una técnica alternativa, el ordeño del cordón umbilical, que consiste en agarrar suavemente el cordón umbilical y apretarlo desde la placenta hacia el lactante de 2 a 4 veces. Sin embargo, algunos estudios identificaron fluctuaciones en la presión y el flujo de la arteria carótida con ordeño del cordón umbilical, que pueden poner a los neonatos extremadamente prematuros en riesgo de hemorragia intraventricular, por lo que el objetivo de este estudio fue evaluar la efectividad y seguridad de diversas estrategias de manejo del cordón umbilical en recién nacidos prematuros.

Se realizó una revisión sistemática y metánalisis, se incluyeron ensayos clínicos aleatorios de lactantes prematuros nacidos con menos de 37 semanas de gestación o lactantes de bajo peso al nacer (< 2.500 g) que recibieron pinzamiento tardío del cordón umbilical, ordeño del cordón umbilical, ordeño del cordón umbilical más pinzamiento tardío del cordón umbilical o pinzamiento inmediato del cordón (< 30 segundos).

Se incluyeron artículos publicados de 1988 a 2020. Un total de 42 ensayos que incluyeron 5.851 lactantes informó el resultado primario de mortalidad antes del alta; la mortalidad global fue de 6,2% (364 de 5.851). En comparación con pinzamiento inmediato del cordón, el ordeño del cordón umbilical se asoció con menores probabilidades de mortalidad (22 ensayos, 3.083 participantes; 7,6% frente a 5,0%; OR: 0,64; intervalo creíble de 95%: 0,39 a 0,99; I 2  = 0%; índice de confianza: moderado).

Un total de 41 ensayos que incluían 5.519 lactantes, informó hemorragia intraventricular, 29 ensayos que incluían 4.388 lactantes reportaron hemorragia intraventricular grave y 30 ensayos que incluían 4.319 lactantes informaron la necesidad de transfusión de concentrados de hematíes.

En comparación con pinzamiento inmediato del cordón, el ordeño del cordón umbilical se asoció con probabilidades más bajas de manera estadísticamente significativa de hemorragia intraventricular (25 ensayos; 3.316 participantes; 17,8% frente a 15,4%; OR: 0,73; IC 95%: 0,54 a 0,97; I 2  = 13%; índice de confianza: alto) y necesidad de transfusión de concentrados de hematíes (18 ensayos, 2.904 participantes; 37% frente a 46%; OR: 0,48; intervalo creíble de 95%: 0,32 a 0,66; I 2  = 45%; índice de confianza: alto).

En comparación con pinzamiento inmediato del cordón, el ordeño del cordón umbilical se asoció con probabilidades estadísticamente más bajas de hemorragia intraventricular (10 ensayos, 645 participantes; 22,5% frente a 16,2%; OR: 0,58; intervalo creíble de 95%: 0,38 a 0,84; I 2  = 0%; índice de confianza: alto) y necesidad de transfusión de concentrados de hematíes (9 ensayos, 688 participantes; 47,3% frente a 32,3%; OR: 0,36; IC 95%: 0,23 a 0,53; I 2  = 0%; índice de confianza: alto).

Para los recién nacidos prematuros de menos de 33 semanas de gestación, en comparación con pinzamiento inmediato del cordón, el ordeño del cordón umbilical se asoció con probabilidades de mortalidad más bajas de manera estadísticamente significativa (12 ensayos, 2.291 participantes; 9,4% frente a 5,8%; OR: 0,58; intervalo creíble de 95%: 0,30 a 0,96; I 2  = 22%; calificación de confianza: moderada).

De manera similar, en comparación con pinzamiento inmediato del cordón, el ordeño del cordón umbilical se asoció con probabilidades menores de manera estadísticamente significativa de hemorragia intraventricular (7 ensayos, 433 participantes; 24,5% frente a 18,4%; OR: 0,64; IC 95%: 0,38 a 0,96; índice de confianza: moderado).

Para los recién nacidos prematuros de menos de 29 semanas de gestación, en comparación con pinzamiento inmediato del cordón, el ordeño del cordón umbilical se asoció con probabilidades más bajas de manera estadísticamente significativa de hemorragia intraventricular grave (1 ensayo, 37 participantes; 20% frente a 5,9%; OR: 0,18; intervalo creíble de 95%: 0,03 a 0,99; calificación de confianza: moderada).

Lo más importante
Este metánalisis mostró que en comparación con el pinzamiento inmediato de cordón, el pinzamiento retardado se asoció con menores probabilidades de mortalidad en recién nacidos prematuros. El pinzamiento de cordón retardado y el ordeño del cordón umbilical se asociaron con reducciones de hemorragia intraventricular y la necesidad de transfusión de concentrados eritrocitarios. Es un estudio interesante para tomar en cuenta para escoger la estrategia más adecuada del pinzamiento del cordón umbilical al atender a un recién nacido. Sin embargo, se necesita más investigación que compare directamente estas estrategias.
REFERENCIA
  • Jasani B, Torgalkar R, Ye XY, Syed S, y col. Association of Umbilical Cord Management Strategies With Outcomes of Preterm Infants: A Systematic Review and Network Meta-analysis. JAMA Pediatr JAMA Pediatr. 8 Mar 2021;e210102. doi: 10.1001/jamapediatrics.2021.0102. PMID: 33683307. Fuente

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....