COMENTARIO

Exceso en la ingesta de sal: recomendaciones prácticas para vencer al enemigo silencioso

Dr. Alejandro Ezquerra Osorio; Dr. José Horacio Cano Cervantes

Conflictos de interés

1 de abril de 2021

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

En este contenido

¿Hay efectos secundarios por reducir la ingesta de sal?

Reducir al mínimo la ingesta de sal se asocia a mayor morbilidad y mortalidad por un efecto en curva tipo U. A los valores recomendados en las guías de hipertensión solo se han asociado reportes de cefalea. En otras patologías, como en la insuficiencia cardiaca, estudios aleatorizados han demostrado que no hay beneficio al restringir la sal, inclusive hay aumento en mortalidad y rehospitalización, por lo cual la ingesta recomendada de sodio en pacientes con insuficiencia cardiaca aún se desconoce.[7]

En Inglaterra el programa de reducción de sal ha prevenido 9.000 muertes cardiovasculares por año y ahorrado 1,5 billones de libras esterlinas. En Estados Unidos podría prevenir 146.000 eventos cardiovasculares y más de 40.000 muertes por año.[7] ¿Qué ha hecho Inglaterra? El gobierno trabaja con industrias y restaurantes para reducir la sal en alimentos procesados, obliga a marcar el contenido nutricional y ha multado compañías que no toman acciones. A nivel público miden sodio en orina de 24 horas, realizaron una campaña sobre el efecto nocivo de la sal, incitan a no agregarla y a leer las etiquetas de comida.

Más de 70 países han iniciado campañas, pero los avances han sido lentos. La Organización Mundial de la Salud concluye que restringir la sal podría prevenir 1,6 millones de muertes cardiovasculares al año. En México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2019) las muertes por causa cardiovascular se mantienen como la primera causa de mortalidad.

En México las etiquetas de los alimentos tienen información nutrimental que pocos saben leer y analizar, ya que una pequeña encuesta a 107 adultos encontró que 63% desconocía los problemas de salud causados por consumo alto de sal y 95% desconocía la relación entre sal y sodio.[10] Por tanto, una limitante con el etiquetado es que pocos entienden que el sodio es la forma en la que consumimos la sal.

En los empaques de cualquier alimento las etiquetas nutricionales tienen el porcentaje de valor diario (figura 2), el cual indica la cantidad de nutriente que contribuye con la dieta diaria total. Hablando solo del sodio, el porcentaje de valor diario se basa en ingesta de sodio menor a 2,3 g/día, entonces, ≤ 5% del porcentaje de valor diario de sodio por porción se considera bajo y ≥ 20% alto. Utilizar este porcentaje contribuye a elegir alimentos para recibir menos de 100% del porcentaje de valor diario (2,3 g/día) de sodio cada día. Otra forma de reducir el sodio es leyendo la porción en miligramos, ≤ 140 mg de sodio por porción se considera bajo.

En octubre del 2020 entró en vigor la modificación a la Normal Oficial Mexicana 051 de "Especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados, información comercial y sanitaria". La norma establece el etiquetado mediante un octágono de todos los alimentos y bebidas con relación a grasas, sodio, azúcar y calorías. El octágono de exceso de sodio significa que un producto sólido contiene más 350 mg de sodio por cada 100 g de producto o más de 45 mg por cada 100 ml en productos líquidos (figura 3).

La Food and Drug Administration de Estados Unidos recomienda que además de leer la etiqueta nutricional se tomen las siguientes medidas para reducir la ingesta de sal:

  • Comprar alimentos frescos,

  • Reducir tamaño de porciones.

  • Reducir consumo de salsas y aderezos en restaurantes.

  • Preparar la propia comida.

  • Condimentar sin sal (hornear, hierbas aromáticas o especies).

  • Enjuagar alimentos enlatados (frijoles, atún y verduras) para eliminar parte del sodio.

Reducir el consumo de sal es una medida costo-efectiva y factible para prevenir fallecimientos y eventos cardiovasculares. Siempre debemos apoyarnos de expertos en nutrición para lograr una alimentación saludable en nuestros pacientes, ya que es imposible en la vida diaria medir la ingesta de sal de manera realista.

Una recomendación importante es hacer de nuestra práctica diaria la determinación de sodio en orina de 24 horas, herramienta que nos orienta sobre el consumo de sal del paciente y nos permite hacer hincapié junto con el de las recomendaciones higiénico-dietéticas. Cualquier médico que trate hipertensión arterial debe recomendar en su práctica diaria formas sencillas de reducir la ingesta de sodio en sus pacientes, como es el porcentaje del valor diario.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....