Temporada de vacunas en adultos ¿cuáles son las recomendaciones para nuestros pacientes ante la pandemia?

Roxana Tabakman

23 de marzo de 2021

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la vacunación contra la COVID-19 en el  Centro de información sobre la vacuna contra el SARS-CoV-2.

Ante la superposición de la vacunación contra la COVID-19, contra la influenza y contra el neumococo, la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) difundió recomendaciones para los médicos.

Dr. Alejandro Chirino

"Recibimos muchas consultas y vemos bastante confusión entre los colegas, por lo que creemos muy importante sentar posturas y generar documentos", comentó a Medscape en español el Dr. Alejandro Chirino, neumólogo, coordinador de la Sección Infecciones Pulmonares de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

El informe indica que la vacunación contra la COVID-19 es prioritaria, pero resalta que las vacunaciones tradicionales de invierno no se deben descuidar. Y si bien no existen hasta el momento reportes de reacciones adversas graves por la administración conjunta de las vacunas, sugiere espaciar las vacunaciones para vigilar los efectos adversos.[1]

Prioridades y secuencia

Los profesionales argentinos indican que por priorizar la vacuna contra la COVID-19 se justifica diferir las vacunaciones contra la influenza o contra el neumococo. Y en caso de ya haber recibido esquema completo para COVID-19, esperar 14 días para las otras, que pueden darse juntas. En caso de haber recibido apenas la primera dosis contra la COVID-19, lo ideal es esperar a recibir la segunda dosis y luego dos semanas para las otras.

A los pacientes aún sin fecha definida para la vacunación contra la COVID-19 se les recomienda no esperar y recibir la vacunación contra la influenza o neumococo. Si recibieron la vacuna contra la influenza y son notificados para vacunarse contra la COVID-19, intentar dejar un espacio de 14 días entre vacunaciones, a fin de permitir el monitoreo de efectos adversos, siempre que sea posible. En caso contrario, proceder con ambas.

Las orientaciones son lineamientos generales y si bien fueron pensadas originalmente para personas con enfermedad respiratoria y basadas en el Manual del Vacunador Sputnik V y las recomendaciones de Centers for Disease Control and Prevention de Estados Unidos, de acuerdo con el Dr. Chirino, aplican para cualquiera de las vacunas contra la COVID-19 y grupos de pacientes.

"Hasta el momento no existen diferencias sustanciales entre las diferentes vacunas como para modificar estas recomendaciones generales. Y a medida que la vacunación contra la COVID-19 avance alcanzará otros grupos de pacientes en los cuales habitualmente se indica vacuna para la influenza y el neumococo", explicó.

Las vacunas anuales contra la influenza y el neumococo están contempladas en el Calendario Nacional de Vacunación de Argentina para un grupo amplio. La de la influenza para adultos mayores de 65 años y personal de salud, pero también para personas con enfermedades crónicas (respiratorias y cardiacas, diabetes, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, obesidad, insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses, retraso madurativo grave, tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico en menores de 18 años, síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves), pacientes oncohematológicos y con trasplantes, convivientes de enfermos oncohematológicos, embarazadas, niños de 6 a 24 meses y convivientes de prematuros menores de 1.500 g.

La vacuna contra el neumococo, además de las personas a partir de los 65 años, se indica a pacientes con cardiopatías crónicas, enfermedad pulmonar crónica, diabetes, alcoholismo, enfermedad hepática crónica, tabaquismo, inmunocomprometidos, sometidos a trasplante de células hematopoyéticas y menores de dos años.

Recomendaciones generalizadas

En Chile el Comité Asesor en Vacunas y Estrategias de Vacunación (CAVEI) también recomienda que las vacunas contra la COVID-19 no se administren simultáneamente con otras, y que exista separación de al menos 14 días entre ellas. Respecto a la vacuna de la COVID-19, recomiendan separación de 28 días entre la primera y la segunda dosis. Según este grupo no existe información sobre la administración simultánea de vacunas COVID-19 con otras y en ausencia de evidencia se debe evitar la administración simultánea para asegurar la maximización de los beneficios de cada una, minimizar cualquier riesgo incluido una potencial de interferencia inmunológica o la atribución errónea de un evento adverso.[2]

La vacuna de influenza se ofrece en Chile a trabajadores de la salud, mayores de 65 años y patología base, enfermedades pulmonares o cardiacas, asma, VIH-SIDA, embarazadas y menores de 5 años. La inmunización contra inmunococo es ofrecida por cohorte según quienes cumplen 65 años cada año, así como adultos con comorbilidades (inmunodepresión, asplenia funcional o anatómica, fistula de líquido cefalorraquídeo) y portadores de implantes cocleares. Pero la adherencia de la población mayor de 65 años es baja y en 2018 el CAVEI alertó que era urgente tomar medidas para aumentarla.

"Nuestro foco antes de la pandemia era aumentar la cobertura de las dos en mayores de 65 años. Este año estamos peleando contra COVID-19, aunque ya se están viendo patologías respiratorias, evidencia de que están circulando otros virus", señaló la Dra. Mercedes López Nitsche, médica cirujana y directora del Programa de Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, en Santiago de Chile.

Líder en vacunación anti-COVID-19 de la región, los grupos prioritarios de vacunación contra la COVID-19 se actualizan cada dos semanas.

"Tenemos a la mayor parte de la población de más de 65 años ya vacunada con la primera dosis contra la COVID-19 y una parte ya recibió la segunda. El sistema chileno de inmunización es muy robusto, tenemos infraestructura y eso nos permitió afrontar esta vacunación. Hay mucha gente vacunada. Pero evidentemente todavía no está haciendo su efecto, estamos en pleno brote", manifestó a Medscape en español la Dra. López.

Aunque Chile otorgó la primera autorización para uso en emergencia de la vacuna de Pfizer/BioNTech a finales del año 2020, y en enero de 2021 autorizó las vacunas de Sinovac y University of Oxford/AstraZeneca; la que más se utiliza es la de Sinovac "y muy poco, anecdótico, la de Pfizer/BioNTech", agregó.

En Brasil, como en otros países, la mayoría de los grupos de riesgo que serían beneficiados por la vacunación anti-COVID-19 la integran los que anualmente se ven beneficiados por la vacuna contra la influenza en el sistema público de salud. Los brasileños también indican que las vacunas contra la COVID-19 no se apliquen el mismo día que cualquier otra vacuna; los 14 días de espera son necesarios y "probablemente el Ministério da Saúde hará un calendario alternativo para no tener los mismos grupos vacunando contra la COVID-19 y la influenza", indicó la Dra. Isabela Ballalai, vicepresidenta de la Sociedade Brasileira de Imunizações (SBIm).

Ambas campañas de inmunización incluyen personal de salud, población indígena, adultos mayores (a partir de 55 años para influenza, para COVID-19 son escalonados en orden decreciente de edad hasta los 60 años), personas con enfermedades crónicas, profesores y profesionales de escuelas públicas y privadas, fuerzas de seguridad, así como la población privada de libertad, funcionarios del sistema de prisiones, adolescentes y jóvenes bajo medidas socioeducativas. La diferencia principal está en niños de 6 meses a 6 años, gestantes y puérperas (que reciben la vacuna contra la influenza, pero no son contempladas en el plan contra la COVID-19).

Sin embargo, a diferencia de la campaña de vacunación contra la influenza, que se realizará del 12 de abril al 9 de julio y pretende llegar a 80 millones de personas, los diferentes cronogramas divulgados hasta ahora para la vacunación contra la COVID-19 no se adecuan a la realidad. Además, el Ministério da Saúde solo recomienda una secuencia de acuerdo con los lineamientos del Programa Nacional de Inmunización, pero los estados y municipios tienen autonomía para establecer su propio esquema de vacunación y dar flujo a la fila de acuerdo a las demandas específicas de cada región y dosis disponibles. La vacuna contra la COVID-19 se administra únicamente por el sistema público.

En relación con la vacuna contra el neumococo en Brasil, los adultos mayores solo acceden a esta vacuna mediante pago en la red privada. El calendario de la Sociedade Brasileira de Imunizações la recomienda a partir de los 60 años, pero el Programa Nacional de Inmunización solo incluye menores de seis años y personas con alguna comorbilidad. La Dra. Ballalai destacó que la baja cobertura de vacunación en niños menores de 6 años "apenas los protege y tampoco ofrece protección colectiva a los mayores que no se benefician de la vacuna en la red pública".

Disparidad geográfica

No solo la inmunización contra la COVID-19 refleja disparidad geográfica. También las vacunas contra influenza y neumococo son administradas de forma dispar en los pacientes de grupos de riesgo de Latinoamérica, según un grupo del estudio CorCOVID LATAM, que evaluó la tasa de vacunación de pacientes cardiometabólicos ambulatorios de 13 países hispanohablantes de América el año 2020.[3]

Las principales conclusiones del CorCOVID LATAM fueron que en el grupo de pacientes cardio-metabólicos la inmunización contra la gripe fue baja y contra el neumococo fue muy baja. Asimismo, hacen un llamado a aumentar la cobertura porque la vacunación está relacionada con una disminución en la tasa de infarto de miocardio, hospitalización por insuficiencia cardiaca y mortalidad cardiovascular.

Algunas diferencias geográficas significativas incluyen, por ejemplo, en relación con la vacuna antiinfluenza: los pacientes del cono sur (Argentina, Chile, Paraguay) alcanzaron tasas de vacunación baja (69%), que aun así eran casi el doble que la región andina (Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela) (34%) y el grupo de México, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, República Dominicana (35%).

La vacunación contra el neumococo fue de 43%, 20% y 11%, respectivamente lo que fue definido por los autores como "alarmante". La doble vacunación fue descrita en menos casos (40%, 11% y 9%, respectivamente).

Este estudio también reveló tasas menores en pacientes de bajos ingresos y bajo nivel educativo, a pesar de que las vacunas están disponibles a la mayoría de los programas de forma gratuita.

El grupo con mayor tasa de inmunización fue el de más de 65 años. Según los autores, puede estar relacionado con los conocimientos más amplios de médicos y pacientes con respecto a los beneficios generales de la inmunización en este grupo, opuesto a la inmunización para pacientes más jóvenes con insuficiencia cardiaca i diabetes.

Médicos, agentes de cambio

"Los médicos somos agentes de cambio en cuanto a concientizar a la población sobre medidas tan efectivas e importantes como la vacunación. Varios estudios que hemos realizado han mostrado que la tasa de aplicación de vacunas en la población tiene mucho que ver con la indicación del médico", destacó el Dr. Chirino.

De acuerdo con el especialista, se demostró que una de las principales razones para la baja colocación de la vacuna contra el neumococo fue que los médicos que atendían a los grupos de riesgo no la indicaban. "Los pacientes confían en sus médicos y somos nosotros los que debemos generar confianza y darle la importancia que tiene la vacunación para nuestros pacientes".

Cumplir el esquema de vacunación con las tres vacunas en tiempos de pandemia ayuda fundamentalmente a evitar la coocurrencia de enfermedades. Es crucial para evitar mayor sobrecarga del sistema de salud, que en varios países ya está al borde del colapso.

La Dra. López y el Dr. Chirino han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. La Dra Ballalai ha declarado que imparte clases en eventos financiados por industria farmacéutica.

Siga a Roxana Tabakman de Medscape en español en Twitter @RoxanaTabakman.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....