COMENTARIO

Médicos residentes en México: a Cuba o nada

Dr. Mauricio Sarmiento

Conflictos de interés

23 de marzo de 2021

El 26 de mayo de 2020 el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, mencionó que se daría presupuesto para obtener hasta 30.000 becas para hacer especialidades en el extranjero, y que el Secretario de Relaciones Exteriores ayudaría a explorar en qué países podían ir a estudiar. La respuesta, unos meses después, fue que no eran 30.000 becas, sino 1.000, y no a diferentes países: todas tenían a Cuba como destino.

La convocatoria del XLIV Examen Nacional para aspirantes a Residencias Médicas 2020 llamó a los médicos generales mexicanos y extranjeros interesados en ingresar al Sistema Nacional de Residencias Médicas para realizar una residencia dentro del Sistema Nacional de Salud.

La convocatoria solo hacía referencia a plazas de especialización dentro del Sistema Nacional de Salud, por lo que los médicos que pagaron 3.000 pesos para hacer el examen esperaban obtener una plaza dentro de México.

El único indicio que tenían de su destino fue que durante el registro se preguntaba a los aspirantes si aceptarían ir al extranjero y después se ponía una lista que incluía Australia, Canadá, Ucrania, Cuba y otros países. Los médicos no sabían que la única respuesta válida era Cuba.

La convocatoria del Examen Nacional para aspirantes a Residencias Médicas hacía referencia en diversas ocasiones a la NOM-001-SSA3-2012, que se conoce como Norma Oficial de Residencias Médicas; el problema es que esta norma solo aplica dentro del territorio nacional, por lo que las becas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y los programas de residencia en Cuba no tienen nada que ver con esa norma oficial. ¿Por qué engañar así a los médicos? Si leemos el documento, nos damos cuenta de que se establece una serie de requisitos, como la jornada laboral de los residentes, la existencia de un programa académico, un programa operativo (ambos aprobados por la Secretaría de Salud), profesores titulares y adjuntos.

Los médicos que presentaron el Examen Nacional para aspirantes a Residencias Médicas esperaban que dicha norma se cumpliera este año, como ha sucedido en años anteriores, pero es evidente que a las 1.000 becas no se aplica esa norma y parece que tampoco los derechos laborales y humanos.

Las becas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología para residencias en el extranjero no son parte de la norma de la residencia médica y tampoco de la convocatoria original del Examen Nacional para aspirantes a Residencias Médicas; fueron una ocurrencia que se presentó de manera caprichosa y contraria a la legislación y la propia convocatoria.

Fue hasta noviembre de 2020 que nos informaron que 1.000 médicos mexicanos desafortunados tendrían que abandonar su país si querían hacer su residencia (a pesar de haber aprobado el examen que les garantizaba un lugar dentro de México). Recordemos que esto no se dijo en la convocatoria y tampoco está en la Norma Oficial de Residencias Médicas.

La distribución de las becas por especialidad también era increíble: en el caso de anatomía patológica solo había 122 plazas en México y 100 en Cuba, en medicina de rehabilitación 149 plazas en México y 300 en Cuba, en geriatría 296 en México y 300 en Cuba.

¿Cuál es la diferencia entre una plaza en Cuba y una en México?

  1. Como mencionamos, en México se aplica la NOM-001-SSA3-2012, por lo que los aspirantes sabían que sus residencias tenían que contar con un programa académico, operativo, tutores y prestaciones laborales. Las plazas de residencia en Cuba no cumplen con esos criterios y, por tanto, los aspirantes no conocen, hasta el momento, las condiciones de su residencia.

  2. En México los médicos residentes son trabajadores y su labor está reconocida por la Ley Federal del Trabajo, por lo que tienen derechos laborales. Los médicos que parten a Cuba son becarios de CONCACyT y sus condiciones laborales son inferiores y los pueden regresar al país de manera arbitraria en cualquier momento (según la convocatoria del gobierno cubano).

  3. En México se reconocen y garantizan los derechos humanos. En Cuba la convocatoria nos deja muy preocupados, ya que uno de sus requisitos es que los aspirantes deben haber obtenido un certificado de salud en el que se incluya la declaración de no portar enfermedades transmisibles, de forma específica, el virus de inmunodeficiencia humana. También menciona que las mujeres deben presentar certificado de no embarazo. Violar ese requisito implica el retorno inmediato al país de origen o de residencia, lo que es una clara violación de los derechos humanos de los médicos.
    Este requisito es escandaloso, ya que la convocatoria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología menciona que se rige por los principios de perspectiva de derechos, de equidad y no discriminación, y como lo comentamos en otra columna, pedir un estudio de virus de inmunodeficiencia humana y un certificado de no embarazo para conseguir un empleo es discriminatorio en gran parte del mundo, por lo que las autoridades, con base en su propia convocatoria, deberían haber pedido a Cuba que retirara esos requisitos si quería participar.

  4. En México los médicos no tienen que pagar por realizar trámites para entrar a su residencia; en la convocatoria de las becas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología se menciona que los aspirantes deben pagar 2.500 pesos por cada documento que vayan a legalizar, además de adquirir un seguro de gastos médicos con una agencia cubana, por lo que dicha convocatoria se vuelve demasiado onerosa para muchos aspirantes.

A partir de este Examen Nacional para aspirantes a Residencias Médicas nos percatamos de que existe un trato diferenciado y discriminatorio para los médicos residentes que hacen su residencia en México y aquellos que salen del país. Es increíble que con gran cinismo la convocatoria de las becas a Cuba menciona que la rigen los principios de perspectiva de derechos, de equidad y no discriminación, y en un documento posterior se pide que las mujeres declaren no estar embarazadas para poder acceder a un derecho.

El gremio médico se movilizó, y el grupo Lex Artis Médica amparó a algunos médicos en contra de esta decisión de mandar a los médicos a Cuba. Esperemos qué dicen los tribunales nacionales.

Asimismo, deseamos que se pueda revertir esta desafortunada decisión de mandar a nuestros médicos residentes a Cuba sin respetar sus derechos. Recordemos que en México los médicos residentes son trabajadores y no "becarios", por lo que ir a Cuba como becarios los pondrá en desventaja, y seguramente cuando regresen a nuestro país no tendrán una plaza de trabajo, convirtiéndose en desempleados o subempleados.

El Dr. Mauricio Sarmiento estudió medicina e hizo residencia en anatomía patológica, medicina interna y hematología clínica. Posteriormente cursó la carrera de Derecho en la Facultad de Derecho de Ciudad Universitaria. Actualmente tiene un despacho jurídico en donde, entre otras cosas, da asesoría a médicos en temas de responsabilidad civil, trámites administrativos y las implicaciones jurídicas de la práctica médica.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....