En la Ciudad de México 2 de cada 5 adultos entre 65 y 74 años tienen diabetes

Pablo Hernández Mares

2 de marzo de 2021

GUADALAJARA, MEX. Una de las principales causas de muerte prematura de adultos en México es la diabetes mal controlada. A esta conclusión llegó el estudio Cambios en el diagnóstico y manejo de la diabetes en la Ciudad de México entre 1998-2004 y 2015-2019, publicado en Diabetes Care.[1]

Durante el periodo de 1998 a 2004 más de 150.000 personas participaron en el Estudio Prospectivo de la Ciudad de México, donde se recolectó información sobre su salud y se obtuvieron medidas antropométricas y muestras de sangre. Años después, en el periodo de 2015 a 2019, los investigadores contactaron a más de 10.000 sobrevivientes que vivían en la misma dirección y acordaron participar en una nueva encuesta, lo que les permitió actualizar la información.

Dr. Diego Aguilar-Ramirez

El Dr. Diego Aguilar-Ramirez, del Departamento de Salud Poblacional en Nuffield, University of Oxford, Reino Unido, primer autor de la investigación, comentó a Medscape en español: "Los participantes autorizaron que los investigadores ligaran sus datos con las bases de datos de mortalidad. Para enero de 2018 se habían confirmado más de 20.000 eventos de mortalidad. Al relacionar las características de los voluntarios al inicio del estudio y los fallecimientos al paso de los años, el estudio prospectivo de la Ciudad de México investiga las principales causas ambientales y biológicas de muerte prematura en México".

Asimismo, el especialista indicó que entre los resultados anteriores del estudio prospectivo de la Ciudad de México se mostró que en promedio las personas con diabetes en la ciudad tenían una tasa de mortalidad 4 veces más alta que aquellas sin diabetes;[2] "en comparación, en países de ingresos elevados la tasa de mortalidad es solo 2 veces más alta en personas con diabetes. Una probable explicación es que el control de la diabetes en México no es tan bueno como en otras poblaciones".

El investigador recalcó que el estudio se realizó con el propósito de analizar los cambios que se han dado en los últimos 20 años en la prevalencia, diagnóstico, tratamiento y control de la diabetes.

"En este estudio combinamos información sobre diagnóstico previo de diabetes (notificado por los participantes), uso de fármacos para diabetes (p. ej., insulina, biguanidas, sulfonilureas y otros) y resultado de hemoglobina glucosilada (> 6,5%)", agregó el Dr. Aguilar-Ramirez.

"Al combinar los casos conocidos de diabetes (diagnosticados) con los casos desconocidos (sin diagnóstico, pero con hemoglobina glucosilada elevada) pudimos calcular la prevalencia de diabetes de manera muy confiable", dijo.

Por lo anterior, los investigadores pudieron concluir que en la Ciudad de México "actualmente la diabetes es aún más frecuente, aproximadamente 2 de cada 5 adultos entre 65 y 74 años de edad la padecen. Esto significa que más personas en este grupo de edad tienen diabetes y, por tanto, que más servicios de salud son necesarios para atenderlos", explicó el Dr. Aguilar-Ramirez, quien puntualizó que hace 20 años las cifras eran aproximadamente 1 de cada 3.

El estudio, una colaboración entre la University of Oxford y las autoridades de Salud de México, reconoce los avances en el diagnóstico y tratamiento de diabetes en México, pero remarcó que la diabetes no controlada es una de las principales causas de muerte prematura en la población y que es necesario implementar intervenciones para mejorar su tratamiento.

"En nuestro estudio, 34% de todos los fallecimientos observados se atribuyó a tener diabetes, 29% a diabetes no controlada y 5% a diabetes controlada. Por tanto, la diabetes no controlada se asocia con muchos más decesos prematuros que la diabetes controlada. Aunque el manejo de la enfermedad ha mejorado en México, puesto que la diabetes es más frecuente, el porcentaje de la población que tiene diabetes no controlada es el mismo hoy que hace 20 años".

El Dr. Antonio Gómez Mújica, presidente médico de la Asociación Mexicana de Diabetes, consultado por Medscape en español y quien no participó en el estudio, señaló: "Es interesante ya que analiza algunos aspectos que se han modificado en los últimos años respecto a la diabetes; el tamaño de la muestra es grande e impresiona ya que la primera recolección de pacientes de 1998 a 2004 fue de más de 150.000 y posteriormente del 2015 al 19 rescataron únicamente a 10.144".

Sin embargo, agrega: "Uno de los puntos cuestionables es el comparativo de los grupos ya que son tamaños de muestras muy distintos. La proporción de diabetes previamente diagnosticada se ha incrementado de 76% a 89%, asevera que la media de los niveles de hemoglobina glucosilada se han mejorado con un disminución de la misma inicialmente de 8,2% a 7,3 % y que el uso de antidiabéticos orales se ha incrementado de 80% a 94%".

Datos que "discrepan con las encuestas nacionales de salud y nutrición incluyendo la de 2016 y 2018 en las cuales se concluye que el incremento en la prevalencia de diabetes no ha cesado y actualmente hay más de 14 millones de personas que viven con la enfermedad", agregó el Dr. Gómez Mújica.

Asimismo, en dichas encuestas nacionales "la prevalencia total de diabetes fue de 13,7%, es decir 9,5% diagnosticada previamente y 4,1% no diagnosticada, y finalmente refiere la encuesta que 68% de los individuos con diabetes diagnosticada presentaron descontrol glucémico, es decir, niveles de hemoglobina glucosilada mayores a 7%, esa es la realidad que rige en nuestro país, la gran mayoría de personas que viven con diabetes se encuentran en un descontrol, más de 50% a 60% de ellos tienen un control metabólico deficiente".

Falta de diagnóstico oportuno puede retrasar el tratamiento y la adopción de hábitos saludables

"Un diagnóstico a tiempo puede ser crucial en la vida de las personas. Una diabetes mal controlada genera gastos, tiempo y esfuerzo por parte del mismo paciente, su familia e instituciones médicas; no solo basta con dar tratamiento adecuado a cada paciente, sino que es relevante la educación en diabetes, lo cual literalmente cambia la vida de los pacientes y su familia", aseguró a Medscape en español Jorge Medina Véliz, licenciado en nutrición y educador en diabetes, de los Departamentos de Educación y Comunicación y Difusión de la Asociación Mexicana de Diabetes en Jalisco, quien no participó del estudio.

Aunque en general ha habido avance en el manejo de la diabetes, todavía miles de mexicanos desconocen que tienen la enfermedad. "Nuestros resultados muestran que hace 20 años 1 de cada 4 participantes con diabetes no sabía que la tenía. En la nueva encuesta de 2015 a 2019 solo 1 de cada 9 no sabía que tenía diabetes", destacó el Dr. Aguilar-Ramirez.

Por otra parte, el investigador apuntó que también encontraron que actualmente más participantes con diagnóstico de diabetes reciben tratamiento, y entre aquellos en tratamiento, más pacientes están alcanzando control de su diabetes. Sin embargo, uno de los hallazgos más importantes del estudio es que muy pocas personas con diabetes utilizan fármacos para reducir los lípidos, específicamente las estatinas.

"En la encuesta de 2015 a 2019, solo 1 de cada 7 participantes con diabetes diagnosticada estaba usando fármacos para reducir los lípidos. De acuerdo con guías de práctica clínica nacionales e internacionales, en las personas con diabetes que tienen alto riesgo cardiovascular está indicado el uso de estatinas, independientemente de los niveles de colesterol en sangre, ya que reducen el riesgo de infarto cardiaco e infarto cerebral y los fallecimientos por estas causas", afirmó el Dr. Aguilar-Ramirez, argumentando que el uso de estatinas es seguro en personas con diabetes y se han comprobado sus beneficios más allá de cualquier duda razonable mediante numerosos ensayos clínicos grandes y confiables.

"Las estatinas son efectivas en la prevención secundaria de la enfermedad cardiovascular, por lo que se aconseja su uso independientemente de las cifras de colesterol en este tipo de pacientes, ya que se considera a la diabetes por sí sola como un factor de riesgo independiente para la enfermedad cardiovascular", concuerda el Dr. Gómez Mújica.

El Dr. Aguilar-Ramirez ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. Sus estudios de doctorado son financiados por la Universidad de Oxford y la British Heart Foundation. El Dr. Gómez Mújica y Medina Véliz han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Pablo Hernández Mares de Medscape en español en Twitter @pablohmares.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....