Cannabis está asociado a autolesiones y defunciones en jóvenes con trastornos del estado de ánimo

Batya Swift Yasgur

Conflictos de interés

3 de febrero de 2021

Los adolescentes y adultos jóvenes con trastornos del estado de ánimo y trastorno por consumo de cannabis tienen un riesgo significativamente mayor de autolesiones, mortalidad por todas las causas, homicidio y defunción por sobredosis involuntaria, sugiere una nueva investigación.[1]

Los investigadores encontraron que el riesgo de autolesión era tres veces mayor, la mortalidad por todas las causas era un 59% mayor, la sobredosis no intencionada era 2,5 veces mayor y el homicidio era más de tres veces mayor en aquellos con consumo de cannabis frente a aquellos sin consumo de cannabis.

"El mensaje para llevar a casa de estos hallazgos es que debemos estar conscientes de la percepción de que el consumo de cannabis es inofensivo, cuando en realidad no lo es", dijo a Medscape Noticias Médicas la autora principal del estudio, la Dra. Cynthia Fontanella, Ph. D., profesora asociada de psiquiatría, Ohio State University Wexner Medical Center, Columbus, Estados Unidos.

"Necesitamos educar a los padres y médicos de que existen riesgos asociados con el cannabis, incluido un mayor riesgo de autolesión y defunción, y debemos tratar de manera efectiva tanto el trastorno por consumo de cannabis como los trastornos del estado de ánimo", dijo.

El estudio fue publicado en versión electrónica el 19 de enero de JAMA Pediatrics.

Poca investigación en jóvenes

"Se han realizado muy pocas investigaciones sobre consumo de cannabis en la población adolescente y la mayoría de los estudios se han realizado con adultos", dijo la Dra. Fontanella.

La investigación en adultos ha demostrado que incluso en personas sin trastornos del estado de ánimo, el consumo de cannabis se asocia con la aparición temprana de trastornos del estado de ánimo, psicosis y trastornos de ansiedad, y también se ha asociado al comportamiento suicida y un mayor riesgo de accidentes automovilísticos, dijo la Dra. Fontanella.

"Estábamos motivados para realizar este estudio porque tratamos a niños con depresión y trastorno bipolar, y notamos una alta prevalencia de consumo de cannabis en esta población, por lo que teníamos curiosidad acerca de cuáles podrían ser sus efectos negativos", relató la Dra. Fontanella.

Los investigadores analizaron datos de 7 años extraídos de Medicaid de Ohio vinculados a datos de certificados de defunción en 204.780 jóvenes entre las edades de 10 y 24 años (la edad promedio [desviación estándar] era de 17,2 [4,10] años en el momento del diagnóstico del trastorno del estado de ánimo). La mayoría eran mujeres, blancas no hispanas, inscritas en Medicaid debido a la pobreza y que vivían en un área metropolitana (65,0%, 66,9%, 87,6% y 77,1%, respectivamente).

Los participantes fueron seguidos hasta 1 año a partir del diagnóstico hasta el final de la inscripción, un evento de autolesión o la defunción.

Los investigadores incluyeron factores demográficos, clínicos y de tratamiento como covariables.

Cerca de las tres cuartas partes (72,7%) de la cohorte tenían un trastorno depresivo, seguido de un trastorno del estado de ánimo persistente / no especificado y trastorno bipolar (14,9% y 12,4%, respectivamente). Las comorbilidades incluyeron trastorno por déficit de atención/hiperactividad (12,4%), trastorno de ansiedad (12,3%) y otros trastornos mentales (13,1%).

Una décima parte de la cohorte (10,3%) fueron diagnosticados con trastorno de consumo de cannabis.

Referencia para tratamiento del trastorno de consumo de cannabis

Las asociaciones entre las características de los jóvenes y trastorno de consumo de cannabis se enumeran en la Tabla 1.

Tabla 1. Asociación entre características de los participantes y el trastorno de consumo de cannabis

Característica

Risk ratio ajustado (IC de 95%)

Mayor edad
14-18 frente a 10-13 años
9-24 frente a 10-13 años


9,35 (8,57 a 10,19)
11,22 (10,27 a 12,26)

Sexo masculino

1,79 (1,74 a 1,84)

Raza negra

1,39 (1,35 a 1,44)

Trastorno bipolar

1,24 (1,21 a 1,29)

Otros trastornos del estado de ánimo

1,20 (1,15 a 1,25)

Historia previa de autolesiones

1,66 (1,52 a 1,82)

Visitas previas a consulta ambulatoria de salud mental

1,26 (1,22 a 1,30)

Hospitalizaciones psiquiátricas

1,66 (1,57 a 1,76)

Visitas al servicio de urgencias de salud mental

1,54 (1,47 a 1,61)

Las asociaciones entre el trastorno de consumo de cannabis y los desenlaces de interés (excepto el suicidio) fueron altamente significativas (Tabla 2).

Tabla 2. Asociación entre desenlaces de interés y el trastorno de consumo de cannabis

Desenlace

Risk ratio ajustado (IC de 95%)

Autolesiones no mortales

3,28 (2,55 a 4,22)

Mortalidad por todas las causas

1,59 (1,13 a 2,24)

defunción por sobredosis no intencionada

2,40 (1,39 a 4,16)

Homicidio

3,23 (1,22 a 8,59)

Suicidio

1,22 (0,44 a 3,43)

"Aunque el trastorno de consumo de cannabis se asoció con el suicidio en el modelo no ajustado, no se asoció significativamente en los modelos ajustados", informan los autores.

La Dra. Fontanella señaló que el riesgo de estos resultados adversos es mayor entre aquellos que tienen un uso frecuente y abundante o que consumen cannabis con un contenido de tetrahidrocannabinol (THC) de mayor potencia.

Las razones por las que el trastorno de consumo de cannabis podría estar asociado con estos desenlaces adversos son que puede aumentar la impulsividad, la falta de juicio y alterar el pensamiento, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de conductas de autolesión, dijo.

Recomendó que los médicos remitan a los jóvenes con trastorno de consumo de cannabis a "tratamientos eficaces", incluidos modelos basados en la familia y enfoques individuales, como la terapia cognitivo-conductual y la terapia motivacional.

Diálogo abierto

Al comentar sobre el estudio para Medscape Noticias Médicas, el Dr. Wilfrid Noel Raby, Ph. D., profesor clínico adjunto en Albert Einstein College of Medicine de la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, señaló que la psicosis puede ocurrir en pacientes con trastorno de consumo de cannabis y trastornos del estado de ánimo, especialmente el trastorno bipolar, pero fue no incluido como desenlace del estudio. "Me hubiera gustado ver más datos sobre eso", dijo.

Sin embargo, una fortaleza del estudio fue que incluyó a niños de hasta 10 años de edad. "La tendencia es que el trastorno de consumo de cannabis está comenzando a edades cada vez más tempranas, lo que tiene todo tipo de ramificaciones en términos de desarrollo cerebral".

También comentando sobre el estudio para Medscape Noticias Médicas, el Dr. Christopher Hammond, Ph. D., profesor asistente de psiquiatría, Johns Hopkins School of Medicine, Baltimore, Maryland, Estados Unidos, dijo: "Tres puntos fuertes principales del estudio son el tamaño de la muestra, el análisis longitudinal, y que los autores controlaron una serie de posibles variables de confusión".

A la luz de los hallazgos, Dr. Hammond recomendó que los médicos y otros profesionales de la salud que trabajan con jóvenes "deberían detectar problemas relacionados con el cannabis en jóvenes con trastornos del estado de ánimo".

El Dr. Hammond, quien es el director del Co-occurring Disorders in Adolescents and Young Adults (CODA) Clinical and Research Program del Johns Hopkins Bayview Medical Center, y no participó en el estudio, recomendó asesorar a los jóvenes con trastornos del estado de ánimo y a sus padres y familias. "con respecto a los posibles efectos adversos para la salud relacionados con el trastorno de consumo de cannabis".

También recomendó mantener "un diálogo abierto con los jóvenes con y sin problemas de salud mental sobre la información engañosa en los medios nacionales y la publicidad sobre los beneficios para la salud del cannabis".

El estudio fue financiado por el National Institute of Mental Health . La Dra. Fontanella informó haber recibido subvenciones del National Institute of Mental Health durante la realización del estudio. Los conflictos de interés de los otros autores se enumeran en el artículo. El Dr. Raby ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. El Dr. Hammond ha informado haber recibido fondos de subvenciones para investigación de National Institutes of Health, American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, Substance Abuse Mental Health Services Administration (SAMHSA), National Network of Depression Centers y Armstrong Institute at Johns Hopkins Bayview, además sirve como asesor científico del National Courts and Science Institute y como experto en la materia de SAMHSA relacionado con trastornos concurrentes por consumo de sustancias y trastornos emocionales graves en la juventud.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....