COMENTARIO

Avances clínicos de 2020 de la American Society of Clinical Oncology

Dr. Henry Gómez Moreno

Conflictos de interés

28 de enero de 2021

En este contenido

Avances en diagnóstico molecular

Detección molecular y tratamiento de tumores de células germinales testiculares avanzados gracias a la revolución genómica

En un estudio de 2019 los investigadores analizaron los niveles séricos del biomarcador genómico microARN371 (M371) como una estrategia para estadificar los tumores de células germinales testiculares y evaluar la respuesta al tratamiento. Los estudios previos de una prueba que midiera este marcador fueron alentadores, pero se necesitaban estudios adicionales.

En un nuevo estudio realizado el año pasado, los investigadores demostraron que la prueba M371 era muy precisa (sensibilidad de 90%, especificidad de 94%) para predecir el estadio clínico, el tamaño del tumor y la respuesta al tratamiento de los tumores testiculares de células germinales. Los resultados de este estudio marcan un avance significativo en el uso de biomarcadores moleculares como herramientas efectivas para el diagnóstico y manejo de enfermedades. Representan mejora con respecto a las pruebas que se utilizan actualmente (β-HCG y AFP).

Primer enfoque basado en biomarcadores para el tratamiento del cáncer de páncreas metastásico

Olaparib es un inhibidor oral de poli (adenosina difosfato-ribosa) polimerasa Actúa bloqueando un proceso que repara el daño al ADN, que en última instancia promueve la muerte celular. El ensayo POLO fase 3 aleatorizado se diseñó para probar el tratamiento con olaparib como estrategia de mantenimiento después del control del cáncer de páncreas metastásico mediante quimioterapia de primera línea.

El ensayo reclutó154 pacientes con cáncer de páncreas metastásico que se identificaron como portadores de la mutación de BRCA de la línea germinal para recibir olaparib o placebo después de la quimioterapia inicial basada en platino. En esta población de pacientes olaparib retrasó significativamente la progresión del cáncer en comparación con placebo, con una mediana de sobrevida libre de progresión de 7,4 meses, en comparación con 3,8 meses para el grupo de placebo. Dos años después de iniciar olaparib, el cáncer de páncreas en 22,1% de los pacientes no había progresado, en comparación con 9,6% de los tratados con placebo, en los que el cáncer no había progresado.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....