Los residentes de cardiología zurdos afrontan retos singulares

Fran Lowry

Conflictos de interés

22 de enero de 2021

Los residentes de cardiología zurdos afrontan dificultades singulares en lo que respecta a aprender cómo realizar procedimientos comunes, de acuerdo con nuevo estudio.[1]

Aproximadamente 10% de la población del mundo es zurda, y las tasas de personas zurdas en los estudiantes de medicina y los médicos que ejercen se consideran similares.

Dr. Prashant Patel

"Extrapolando esto a los 3.017 residentes cardiovasculares generales activos y 339 residentes de cardiología intervencionista entre 2018 y 2019, se estima que hay más de 300 residentes zurdos en los programas de residencia cardiovascular de Estados Unidos en determinado momento. Pese a esto, cualquier contexto clínico estándar está concebido para adaptarse a médicos diestros, con lo que se crea un grado variable de impedimento para los residentes zurdos", afirmaron el Dr. Prashant Patel y la Dra. Mandira Patel, D. O., de la University of California Riverside School of Medicine, en California, Estados Unidos.

"Con prevalencia de casi 10%, incluso entre los residentes de cardiología la lateralidad izquierda es mucho más común de lo que la mayoría de las personas se percata. La mayor parte de las configuraciones para procedimientos está concebida para una mayoría diestra, y esto puede ocasionar un grado variable de impedimento para los residentes zurdos. Es muy importante que la comunidad académica cardiológica reconozca esto", comentó el Dr. Patel a Medscape.

Los hallazgos fueron publicados en el número del 5 de enero de Journal of the American College of Cardiology.

El Dr. Patel, quien es zurdo, dijo que se vio en la necesidad de analizar el tema debido a su propia experiencia.

"En mi primera rotación para realizar procedimientos hace varios años, noté que me colocaba un poco diferente a los médicos adjuntos debido a mi preferencia por utilizar la mano izquierda para el control motor fino. Comencé a buscar la literatura existente para ver lo que otros cardiólogos zurdos habían hecho en el pasado, pero me percaté de que no se había publicado nada sobre este tema".

"Comencé a charlar con mis colegas y superiores y encontré que nuestro pequeño programa de residencia en cardiología contiene aproximadamente 20% a 40% de residentes zurdos en determinado momento, y consideramos que era importante investigar más", añadió.

La práctica hace la perfección, y la práctica repetida tarde o temprano conduce a la automatización de los procedimientos motores, pero la curva de aprendizaje puede ser más prolongada para los residentes zurdos. "La adquisición de habilidades para procedimientos es una función del tiempo y la repetición. Tarde o temprano la mayoría de los cardiólogos zurdos practicantes ve esto como si no fuera un problema, y ni siquiera se percata de que puede haber pasado por una curva de aprendizaje diferente con base en la dominancia de su mano", señaló el Dr. Patel.

Los residentes de cardiología zurdos afrontan su primer reto en la sala de exploración.

Por lo general los médicos examinan a los pacientes desde el lado derecho de la cama. La mayor parte de los consultorios clínicos está dispuesta para un médico diestro, y la mesa de exploración está colocada con la cabecera distal a la puerta y el lado izquierdo de la cama alineado cerca de la pared, por lo que la exploración desde el lado derecho del paciente es la única opción. En el contexto hospitalario, los monitores y los soportes para las soluciones intravenosas suelen colocarse en el lado izquierdo de la cama del paciente.

"Esta práctica, más que cualquier otra cosa, surgió de la tradición. El mismo examen clínico puede realizarse con la misma precisión y eficacia desde el lado izquierdo", destacó el Dr. Patel.

En el laboratorio de ecocardiografía, en algunos centros se realiza la ecocardiografía transtorácica desde el lado derecho del paciente, por lo que es necesario que el operador ponga la mano derecha para la exploración por encima y a través del paciente.

"Esto tiene desventajas ergonómicas, pues es necesario sentarse en la mesa, extender el brazo para llegar al paciente y girar el tronco. La exploración del lado izquierdo del paciente es mejor desde el punto de vista ergonómico para prevenir lesiones del dorso y puede tener ventajas para la persona zurda, ya que la sonda se sostiene con la mano dominante", señaló el especialista.

En el laboratorio de cateterismo las dificultades para los cardiólogos zurdos comienzan al establecer el acceso arterial o venoso.

"Los dos sitios de acceso arterial utilizados con más frecuencia son el radial derecho y el femoral derecho. Ambos plantean dificultades únicas en lo que respecta al posicionamiento para la mayoría de los residentes zurdos en las primeras etapas de su formación. El brazo derecho se mantiene en aducción y rotación extrema en un contexto estándar, lo cual dificulta el acceso a un operador zurdo, y requeriría que este utilizara su mano derecha no dominante de una manera incómoda para obtener el acceso", agregó.

Una solución podría ser reposicionar el brazo del paciente utilizando una tabla radial para la abducción del brazo a unos 45 grados, con rotación externa.

"Esto crea espacio para que el operador zurdo se coloque caudal al brazo del paciente y se aproxime al acceso radial de manera cómoda utilizando su mano dominante", señaló el Dr. Patel.

En el caso del acceso femoral, el operador zurdo podría colocarse a la izquierda del paciente y obtener acceso a través de la femoral izquierda o alcanzar la ingle derecha sobre el paciente y obtener acceso de esta manera o, como alternativa, podría utilizar su mano derecha para obtener acceso a través de la femoral derecha.

"El gran tamaño de los vasos femorales permite que los operadores incuso muy zurdos se acostumbren a utilizar en la práctica la mano no dominante. Esto puede ser preferible a cambiar al lado izquierdo", señaló.

También tiene algunas ventajas ser zurdo, añadió.

Esto es aplicable "sobre todo en el laboratorio de cateterismo, por ejemplo, al establecer un acceso femoral derecho anterógrado para intervenciones periféricas. Contar con un operador zurdo también puede ser útil cuando dos operadores necesitan trabajar de forma simultánea y rápida en las dos ingles, como suele ser el caso en las intervenciones coronarias o estructurales complejas. Los operadores zurdos también obtienen con facilidad el acceso radial izquierdo, el cual se ha demostrado que tiene determinadas ventajas con respecto al acceso radial derecho", dijo.

"Esperamos concientizar a la comunidad cardiológica académica sobre la lateralidad izquierda", añadió el Dr. Patel.

"Esperamos que el reconocimiento, el apoyo y las modificaciones menores en el flujo de trabajo permitan a muchos residentes jóvenes que se encuentran en las etapas iniciales de su carrera profesional mantener el rumbo y percatarse de su potencial completo en esta especialidad de procedimientos", continuó.

Un artículo esclarecedor

"Este artículo del Dr. Prashant Patel y la Dra. Mandira Patel esclarece mucho los retos singulares y las oportunidades ocasionales para el cardiólogo zurdo", escribió el Dr. Simon Kendall, B. S., presidente de la Society for Cardiothoracic Surgery Great Britain and Ireland, en Londres, Inglaterra, en una respuesta adjunta.[2]

"Como cirujano cardiovascular zurdo, me avergüenza no haber considerado tales problemas importantes para mis colegas en cardiología: el edicto de explorar a un paciente desde el lado derecho, realizar una ecocardiografía con la mano derecha, y el campo complejo del laboratorio de cateterismo que está diseñado en torno a la mayoría diestra. Antes de leer este artículo no había apreciado que durante toda mi carrera tuve que utilizar mi mano derecha menos favorecida al insertar un balón de contrapulsación aórtica", escribió el Dr. Kendall.

"Los autores han escrito conclusiones muy sensibles, como el hecho de que el uso de la mano izquierda debe reconocerse y adaptarse, y que el entorno de capacitación tiene que ayudar al acceso a consejos y trucos específicos de otros, como se comparten en cirugía cardiaca, por ejemplo. Describen acertadamente que este no es un fenómeno binario y que hay una diversidad de lateralidad, de manera que algunas personas zurdas se adaptarán con facilidad y otras necesitarán más tiempo y paciencia para aprender las habilidades necesarias", señaló.

"Tenemos la suerte de vivir en una época de mayor conciencia y tolerancia. La lateralidad izquierda es un pequeño ejemplo de tal progreso", concluyó.

Los doctores Patel y Kendall han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....