El maullido del gato: ¿detectan convulsiones los felinos?

Michelle E. Grady

Conflictos de interés

13 de enero de 2021

Cuando la estudiante de cuarto año de medicina Chevelle Winchester estaba terminando su rotación por psiquiatría en Chicago bajo la supervisión del Dr. Alan R. Hirsch, neurólogo y psiquiatra, atendió a una paciente de cerca de 30 años que presentaba convulsiones casi todos los días.

"Las convulsiones duraban aproximadamente un minuto y se asociaban con disnea y visión borrosa posictal", comentó Winchester a Medscape Noticias Médicas. La paciente también experimentaba amnesia transitoria. Dijo a sus médicos que sentía que perdía un par de años de memoria, la cual gradualmente recuperaba al cabo de una hora. El dolor y el estrés desencadenaban la convulsión.

"Algo que había aprendido bajo la supervisión del Dr. Hirsch era la necesidad de tomarse el tiempo para observar los entornos de esos pacientes y descubrir lo que pasaba alrededor de ellos", indicó Winchester.

Después de pedir a la paciente que prestara mucha atención a todo su entorno antes, durante y después de una convulsión, Winchester se enteró de un elemento inesperado e interesante: el gato de la paciente.

La paciente gradualmente comenzó a asociar a su gato con el inicio de una convulsión. "Pasaron cuatro o cinco sesiones para que surgiera este detalle", agregó Winchester.

La paciente refirió que el dolor y el estrés desencadenaban sus convulsiones. También señaló que su gato mostraba determinada conducta casi un minuto antes del inicio de la convulsión.

Emitía un maullido no característico, empujaba su cabeza contra las piernas de ella o la rascaba con las patas delanteras. Menos de un minuto después de esta advertencia comenzaba la convulsión. La conducta del gato le servía de señal a la paciente para moverse a un lugar acojinado, por si caía.

¿Mejor sentido del olfato?

"El gato maullaba y se acostaba a un lado de ella, como si la cuidara, y permanecía con ella hasta que se resolvía la convulsión", dijo Winchester. Señaló que la paciente también recordaba la conducta singular de su gato durante sus convulsiones.

La paciente refirió que también experimentaba diariamente ataques de pánico, que no provocaban respuesta por parte del gato, solo las convulsiones desencadenaban su conducta inusual.

Winchester dijo que el que los gatos pudieran detectar convulsiones era algo que nunca se había esperado. "Como estudiante de medicina, muchas cosas son nuevas para mí, pero esta era totalmente única. Expliqué el caso al Dr. Hirsch, lo consideró y dijo: 'Esto es sorprendente. Investiga y, si no encuentras nada, comienza a escribir sobre el caso'".

Expliqué el caso al Dr. Hirsch, lo consideró y dijo: 'Esto es sorprendente. Investiga y, si no encuentras nada, comienza a escribir sobre el caso'. Chevelle Winchester

Así que comenzó a investigar. "Sabía de perros que detectaban y respondían a la epilepsia, pero nunca había visto algo en relación con un gato. Al iniciar la investigación me di cuenta de que esto se debe a que no hay muchas publicaciones sobre los gatos y me pregunté por qué era tan específico. Me pregunté si esto ocurría con más regularidad de lo que pensaba y nadie había hablado sobre ello".

La investigación de Winchester consistió en revisar revistas científicas para ver cualquier cosa que se hubiera escrito sobre casos similares: encontró muy poco.

"Sabemos que los perros tienen receptores olfativos mucho más numerosos que los nuestros. Sin embargo, en el caso de los gatos, tienen incluso más sensibilidad. Esto se debe a sus receptores V1R —aproximadamente 30, mientras que los perros solo tienen 9—, que son incluso más numerosos en las ratas".

Dada la mayor capacidad de los gatos para distinguir olores, Winchester espera que sus hallazgos abran un debate en torno a recurrir a estos felinos para detectar enfermedades.

"¿De qué otra manera nos pueden ayudar con esta habilidad? Espero que mi pequeño estudio sea el impulso para descubrir más. Espero de verdad que se hable de ello. Este es solo un estudio, pero espero que alguien que lo lea investigue más a fondo".[1]

Ser curioso

Todavía se desconoce el posible valor clínico de estos hallazgos, dijo Winchester.

"¿De qué puede servir esto para tratar otros pacientes que tienen convulsiones? Desconocemos el alcance de esto; se necesita explorar mucho más sobre el tema".

Winchester añadió que no se sabe si el gato advertía a la paciente o respondía a ella antes de que ocurriera la convulsión. "Como no pudimos ver directamente cuando ocurría la convulsión, no pudimos afirmar con seguridad si el gato percibía antes lo que ocurriría o si respondía a ella y al olor de la convulsión", dijo.

Winchester y el Dr. Hirsch estaban planeando llevar a cabo una electroencefalografía ambulatoria para buscar patrones o cambios, pero lamentablemente el gato murió antes de poder realizar más investigación.

"Puso un verdadero freno a nuestra investigación, pero en mi opinión, diría que esto resaltó algo que observé con cada uno de estos casos inusuales. Esto fue la interacción entre neurología, psiquiatría y entorno. He observado muchos casos interesantes que tienen complementos psíquicos que nunca se han descrito antes", dijo Winchester. Atribuye esto al tiempo que invierte en escuchar a sus pacientes y revisar la literatura.

"Considero que no se invierte suficiente tiempo en escuchar lo que experimentan los pacientes en su entorno, a lo que están expuestos. Porque cuando contamos con esta información, combinamos estos factores y desciframos lo que realmente ocurre, cómo podemos seguir adelante para tratar a un paciente. Con mucha frecuencia vemos a la persona de manera aislada", destacó.

En cuanto a la paciente, Winchester dijo que ha sido muy difícil investigar más este caso.

"Sería ideal que pudiera tener otro gato, pero esa decisión queda completamente fuera de nuestras manos. Solo espero que alguien vea mi investigación y abra la puerta para que se investigue más y para que otros lleguen más allá de lo que nosotros pudimos".

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....