Mini-examen clínico: Evalúe sus conocimientos sobre aspectos clave de la enfermedad de Alzheimer

Dra. Amy Kao; Dra. Helmi L. Lutsep; Dra. Aimee L. Pierce

Conflictos de interés

5 de febrero de 2021

Los antidepresivos desempeñan un papel importante en el tratamiento de los trastornos afectivos en pacientes con enfermedad de Alzheimer. De acuerdo con algunos estudios, la depresión se presenta hasta en 50% de los pacientes con enfermedad de Alzheimer, cuyo inicio suele ocurrir antes del diagnóstico clínico de la enfermedad de Alzheimer.[13] Por consiguiente, la paliación de este trastorno concomitante frecuente puede mejorar el desempeño cognitivo y no cognitivo.

Ningún fármaco específico o dosis de compuestos farmacológicos individuales son aceptados de manera unánime para tratar la amplia diversidad de manifestaciones clínicas asociadas con la depresión. En la actualidad, la FDA no ha aprobado ningún fármaco psicoactivo para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

En 2005 la FDA añadió un recuadro de advertencia sobre el uso de todos los antipsicóticos atípicos (segunda generación) para el tratamiento de los síntomas secundarios de la enfermedad de Alzheimer, tales como agitación o conducta agresiva. Esta decisión se basó en análisis que indican que pacientes tratados con neurolépticos atípicos tenían más riesgo de muerte o ictus que los que recibían placebo. Por el mismo motivo, en 2008 el recuadro de advertencia se extendió para incluir todos los antipsicóticos típicos (primera generación), tales como clorpromazina, haloperidol, proclorperazina y tioridazina. La recomendación general es utilizar estos compuestos con la menor frecuencia posible y en las dosis más bajas posibles para minimizar los efectos adversos, en particular en pacientes de edad avanzada delicados.

Los resultados de varios estudios indican que los anticonvulsivos (por ejemplo, gabapentina, ácido valproico) pueden desempeñar un papel en el tratamiento de los problemas de conducta en pacientes con enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, un estudio de 313 pacientes con enfermedad de Alzheimer moderada reveló que el tratamiento con valproato durante 24 meses no retrasaba la aparición de agitación o psicosis, no lentificaba el deterioro cognitivo o funcional y se asociaba con efectos tóxicos importantes.[14]

Para más información sobre el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, lea aquí.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....