CASO CLÍNICO

Paciente deportista de 37 años con crisis de angustia sospechosas

Dr. Thomas J. Hemingway

Conflictos de interés

15 de julio de 2021

La preexcitación, o síndrome de Wolff-Parkinson-White, es una anomalía identificada en el electrocardiograma de superficie que representa activación prematura del ventrículo fuera de la vía de conducción normal.[2] Con conducción auricular normal se produce un retraso inherente en el nódulo aurículoventricular antes de la activación ventricular. En la preexcitación existe comunicación o "vía accesoria" entre las aurículas y los ventrículos, que evita el retraso de conducción normal en el nódulo aurículoventricular y activa una región del ventrículo. El latido resultante es una fusión de activación ventricular prematura y normal.

El haz de Kent, una vía comunicante entre la orejuela izquierda y el ventrículo izquierdo, es un ejemplo típico de vía de preexcitación. A veces es posible localizar los distintos tipos de vías accesorias analizando el electrocardiograma inicial.[3] Por ejemplo, en la figura 2 la onda delta es positiva en V1 (se acerca a V1) y negativa en aVL (se aleja de aVL), lo que indica que esta vía se localiza en la pared lateral del ventrículo izquierdo.

Figura 2

Las vías accesorias aurículoventriculares no son el único mecanismo de activación ventricular prematura. Se han identificado casos excepcionales de vías aurículohisianas (de las aurículas al haz de His), un trastorno denominado síndrome de Lown-Ganong-Levine.[2] En el síndrome de Lown-Ganong-Levine el electrocardiograma muestra intervalo PR corto (habitualmente < 0,12 s) sin onda delta y complejo QRS normal. Se cree que la preexcitación tiene prevalencia de 0,1% a 0,3% en la población general. Los síndromes de preexcitación predisponen a los pacientes (a menudo jóvenes y sanos) a taquiarritmias paroxísticas, en concreto taquicardias aurículoventriculares por reentrada. Al principio se creía que estos síndromes eran benignos hasta que se observó que en estos pacientes una fibrilación auricular puede precipitar fibrilación ventricular.[4,5] Por suerte esta paciente llegó a urgencias antes de sufrir un episodio mortal.

Hasta 80% de los pacientes con síndrome de Wolff-Parkinson-White tiene taquicardia por reentrada, 15% a 30% fibrilación auricular, y 5% aleteo auricular.[2] Se calcula que 0,1% de los pacientes con taquicardia recurrente presenta fibrilación ventricular.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....