No hay que pasar por alto factores de riesgo cardiovascular en pacientes transgénero

Heidi Splete

Conflictos de interés

23 de noviembre de 2020

El riesgo de enfermedad cardiovascular está elevado en individuos transgénero que quieren hormonoterapia para la afirmación de género, de acuerdo con un estudio retrospectivo en 427 pacientes.[1]

A menudo la población transgénero experimenta discrepancias socioeconómicas y en materia de salud, lo que incluye menor acceso a la asistencia médica, indicó la Dra. Kara J. Denby.

Investigación previa indica que el uso de la hormonoterapia para afirmar el género puede aumentar el riesgo cardiovascular a las personas transgénero.

Para identificar el riesgo potencial en individuos transgénero, los investigadores identificaron riesgo cardiovascular inicial en pacientes que aún no habían recibido hormonoterapia para afirmar el género. Los participantes en el estudio fueron incluidos en un programa transgénero multidisciplinario; los investigadores reunieron datos sobre características demográficas, antecedentes patológicos, signos vitales, fármacos y resultados de análisis de laboratorio. La edad promedio de los participantes fue de 26 años, 172 identificados como hombres, 236 como mujeres y 20 como no binarios.

En general, 55% de los participantes tenía un trastorno médico clínico al inicio. De estos, 74 pacientes tenían hipertensión, 41 hiperlipidemia, 2 antecedente de ictus, 7 arteriopatía coronaria y 4 enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Para todos los pacientes que no tenían enfermedad cardiovascular aterosclerótica documentada se calcularon las puntuaciones de riesgo en ASCVD del American College of Cardiology y la American Heart Association y de QRISK3. "La frecuencia de hipertensión e hiperlipidemia no diagnosticada fue de 6,8% y 11,3% respectivamente, y de estos casos, solo 64% y 24% estaban recibiendo tratamiento adecuado", señaló la Dra. Denby, de la Cleveland Clinic, en Ohio, Estados Unidos.

La especialista dio a conocer los resultados el 13 de noviembre en una presentación en el Congreso de la American Heart Association (AHA) de 2020.

Los hallazgos fueron limitados por la naturaleza observacional del estudio.

Sin embargo, los resultados indican que los pacientes transgénero "al parecer tienen más riesgo que sus cohortes históricas equiparadas en cuanto a edad, independientemente del género", destacó la Dra. Denby. Se necesita más investigación, pero los esfuerzos de prevención de enfermedad cardiovascular pueden ser inadecuados en la población transgénero dado el riesgo elevado que se observó en este estudio.

Una población transgénero creciente no recibe suficiente atención médica

La población transgénero está creciendo en Estados Unidos y en muchos países, señaló la Dra. Denby. "Este grupo tiene antecedente de ser marginado como resultado de su estado transgénero, lo que conlleva repercusiones socioeconómicas y de salud. Es bien sabido que los pacientes transgénero tienen menos probabilidades de r acceso a la atención médica o de utilizar atención médica por diversos motivos, entre ellos el estigma y el temor al tratamiento incorrecto. Esto suele dar lugar a que los individuos transgénero acudan a atención en una etapa tardía de los procesos patológicos, por lo que su enfermedad se vuelve más difícil de tratar y a menudo da lugar a trastornos no quirúrgicos urgentes", añadió.

"Hombres y mujeres transgénero tienen alto riesgo de enfermedad cardiovascular y a menudo no se evalúan en los intervalos recomendados debido a que son objeto de menos atención médica, en comparación con sus contrapartes cisgénero. Esto puede dar lugar a enfermedades no tratadas que los vuelven más susceptibles a sufrir desenlaces desfavorables en la salud", señaló.

El presente estudio es importante porque "casi no hay datos previos en torno al estado de la salud cardiovascular de esta población antes del tratamiento para afirmar sexo. Se dispone de datos que indican que individuos gay, lesbianas y bisexuales tienen más riesgo de desenlaces cardiovasculares desfavorables, pero se carece de los mismos datos en el grupo transgénero", agregó la Dra. Denby.

"Dado que las personas transgénero tienen consultas frecuentes con el médico mientras reciben tratamiento hormonal, este parece ser el momento oportuno para detectar factores de riesgo cardiovascular y tratar enfermedades previamente no diagnosticadas que pueden originar desenlaces desfavorables en la salud en el futuro. Si podemos intervenir a edad más temprana tal vez podamos ayudar a prevenir los desenlaces insatisfactorios en la salud más adelante", añadió.

Investigación adicional puede aportar información para la práctica

La Dra. Denby comentó que no le sorprendían los hallazgos. "Esta es una población con muy alto riesgo que a menudo no es objeto de seguimiento estrecho en el sistema de asistencia a la salud. Estos datos son muy importantes para un enfoque integral en pacientes transgénero. Los profesionales clínicos podemos utilizar las oportunidades que se nos presentan cuando acuden a tratamiento para afirmación del sexo a fin de optimizar su estado de salud general, promover la salud a largo plazo y reducir los riesgos asociados con el tratamiento hormonal y las operaciones para afirmar sexo".

"Esperamos utilizar esta información para modificar nuestra práctica en la Cleveland Clinic y también a nivel nacional. A los pacientes transgénero se les ha de valorar y tratar intensivamente su enfermedad cardiovascular y factores de riesgo", indicó.

Un obstáculo clave a superar radica en determinar la mejor forma de llegar a los individuos transgénero y luego hacerlos sentir más cómodos en el contexto clínico, destacó la Dra. Denby. "Esto significa que debemos establecer clínicas que sean accesibles y seguras para todo tipo de pacientes. La carencia de leyes estatales que protejan a esta población vulnerable también contribuye a la falta de acceso a la asistencia", añadió.

"Esperamos continuar investigando en este campo cómo detectar eficazmente y tratar a pacientes transgénero cuando acuden a consulta, no solo en la clínica transgénero, sino también con los médicos de atención primaria (ginecoobstetricia, medicina interna, medicina familiar, pediatría) que atienden a esta población, pues en la actualidad no existen guías específicas para dirigir la detección sistemática de pacientes cardiovasculares en general", resaltó.

Los hallazgos ofrecen fundamento para los estudios cardiovasculares en personas LGBTQ

Billy A. Caceres, Ph. D., R. N., de la Columbia University School of Nursing, en Nueva York, Estados Unidos, señaló: "Este estudio nos proporciona un buen fundamento sobre los motivos por los que deberíamos tener en cuenta la salud cardiovascular en adultos transgénero. Es en gran parte descriptivo, pero creo que es un buen paso en lo que respecta a comprender al menos la magnitud de este problema.

Además, en mi opinión, este resumen podría ayudar a dirigir una investigación futura que analice potencialmente las asociaciones no solo entre los tratamientos hormonales para afirmación de sexo, sino con otros posibles factores sociales, como la discriminación o la pobreza, que intervienen en la salud cardiovascular de las personas transgénero", finalizó.

Caceres funge como presidente del grupo de redacción de la reciente Declaración Científica de la American Heart Association LGBTQ Heart Health publicada en Circulation.[2] Ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

El estudio no recibió financiación externa. La Dra. Denby ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este artículo fue originalmente publicado en MDedge.com, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....