COVID-19: el resumen semanal (16 al 22 de octubre)

Matías A. Loewy

23 de octubre de 2020

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Si se presenta un evento trascendente relacionado con COVID-19 (SARS-CoV-2) en su país, por favor póngase en contacto con nosotros para agregarlo al próximo resumen semanal.

Ensayo de vacunas a la vista de todo el mundo

Con las once vacunas en fase 3 de investigación clínica concitando una atención pública sin precedentes, cada muerte o evento adverso grave entre los participantes de estudios puede encender señales de alarma. Este miércoles 21, la Agência Nacional de Vigilância Sanitária (Anvisa) de Brasil anunció que está investigando los datos recibidos sobre el fallecimiento de un voluntario que participó del ensayo que evalúa la fórmula de la University of Oxford y la compañía farmacéutica AstraZeneca.

Según reportes no oficiales la víctima era un médico de 28 años que murió por complicaciones de COVID-19 y que habría recibido placebo. El Instituto D'Or de Ensino e Pesquisa (IDOR), centro de investigación que realiza las pruebas en Río de Janeiro, publicó una nota en la que afirma que "el análisis riguroso de los datos recopilados hasta el momento no ha suscitado dudas sobre la seguridad del estudio, recomendando su continuidad". Hasta el momento, 8.000 voluntarios brasileños ya han sido vacunados.

Reino Unido confirma "ensayo de desafío humano" para una vacuna

El gobierno británico informó que va a invertir alrededor de 43,5 millones de dólares en el llamado "ensayo de desafío humano" que, a partir de enero, va a probar una fórmula de Imperial College London en hasta 90 participantes de 18 a 30 años, quienes recibirán de manera deliberada la menor cantidad posible de virus SARS-CoV-2 para desarrollar síntomas de COVID-19.

La estrategia no solo promete acelerar el desarrollo de la vacuna. "Al llevar adelante este tipo de estudio en un ambiente controlado, los investigadores pueden aprender a su ritmo sobre la enfermedad, lo que en última instancia va a incrementar nuestra habilidad de controlar la pandemia y salvar vidas", aseguró Doug Brown, Ph.D., director ejecutivo de la British Society for Immunology.

Sin embargo, otros especialistas mostraron su preocupación ante la eventual aparición de complicaciones. "Como una terapia de rescate efectiva no existe para SARS-CoV-2, hay un serio dilema ético… para enfrentar aquí", dijo el virólogo Stephen Griffin, Ph.D., profesor de la Escuela de Medicina de la Leeds University, en Leeds, Reino Unido.

Minorías étnicas y enfermedades desatendidas: deudas de la pandemia

COVID-19 se convirtió en la principal amenaza de genocidio de las poblaciones indígenas desde la época de la colonización. Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que pidió que los tratamientos dispensados durante la pandemia respeten la idiosincrasia de estos pueblos, entre el 1 de enero y el 15 de octubre de 2020 se confirmaron 154.335 casos y 3.405 fallecimientos, con Brasil, Colombia, México y Perú liderando las estadísticas.

Las personas de raza negra también han mostrado ser más vulnerables en Estados Unidos y varios países de Europa. La dermatóloga Jenna Lester, de University of California, San Francisco, Estados Unidos, estudió más de 100 imágenes sobre sarpullidos (rash) asociados a COVID-19 publicadas en la literatura médica y ninguna de ellas retrataba esa lesión sobre una piel oscura, lo que dificulta el diagnóstico. "Desde el momento en que COVID-19 afecta desproporcionadamente a las personas de color, fue como ver la disparidad construida ante mis propios ojos", lamentó la Dra. Lester.

En tanto, las enfermedades desatendidas siguen fuera del foco de atención. El Dr. Daniel Strech, profesor del Berlin Institute of Health y Charité-Universitätsmedizin Berlin, en Berlín, Alemania, reclamó que toda la celeridad puesta en investigaciones para COVID-19 se traslade a otras áreas terapéuticas. "En un año hemos tenido un millón de muertes por COVID-19 en todo el mundo. Eso es dramático. Pero también cada año tenemos 2 millones de muertes por tuberculosis y malaria, y seguramente las seguiremos teniendo", ejemplificó.

Probabilidad de contagiarse en un vuelo: "La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia"

La International Air Transport Association (IATA), que agrupa a las líneas aéreas internacionales, sostiene que, con solo 44 casos potenciales identificados sobre 1,2 mil millones de pasajeros durante 2020, el riesgo de contraer el virus SARS-CoV-2 durante un vuelo es de 1 en 27 millones. Para la poderosa organización, esa probabilidad es inferior a la de ser golpeado por un rayo, incluso si solo se hubieran detectado 10% de todos los contagios.

Sin embargo, para el Dr. David Freeman, especialista en enfermedades infecciosas de la University of Alabama, en Tuscaloosa, Estados Unidos, coautor de un estudio también citado por IATA, la estimación es "mala matemática. Casi nadie fue testeado. ¿Cómo sabemos realmente cuánta gente se infectó? La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia".

La esperanza de las pruebas rápidas de antígenos

Las pruebas antigénicas rápidas, que detectan proteínas específicas de SARS-CoV-2 en menos de 30 minutos y no requieren de instrumental y personal muy entrenado, se han convertido en una de las principales apuestas de la OPS para identificar y aislar precozmente a personas infectadas y frenar la diseminación de la pandemia en la región, especialmente en zonas remotas y en comunidades vulnerables.

El organismo donó cientos de miles de estos test para realizar cuatro ensayos pilotos en México, El Salvador, Ecuador y Surinam. Y también entregó 340.000 pruebas y máquinas de lectura a Venezuela, las que serán distribuidas a 27 hospitales de todo el país. "Es una excelente opción. Se necesitan más pruebas y mientras más rápidas y económicas sean, mejor", señaló la viróloga Susana López Charretón, Ph. D., investigadora del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México en la Ciudad de México, México.

Oncólogos, con miradas contrapuestas frente a una segunda ola

Al menos en Europa y Estados Unidos, la mayoría de los oncólogos parecen optimistas respecto a la atención de pacientes con cáncer frente a una segunda ola de casos de COVID-19. Para la Dra. Charu Aggarwal, profesora adjunta de medicina de la Hematology-Oncology Division de la University of Pennsylvania's Perleman School of Medicine, en Filadelfia, Estados Unidos, "estamos mejor preparados psicológicamente y mejor organizados. Ahora tenemos experiencia con todas las herramientas, disponemos de telemedicina, tenemos protocolos de cribado, pruebas diagnósticas, todos usamos mascarillas y nos lavamos las manos, y creo que esto significa que todo va a ir bien".

Pero, en Latinoamérica, donde ni siquiera se puede decir que haya concluido la primera ola, otros se muestran más preocupados. "Si la situación empeora y vuelve a alcanzar el pico de la primera curva, temo que el sistema público no será capaz de tratar de manera adecuada a los pacientes oncológicos que necesitan tratamiento hospitalario ni a los pacientes con cáncer que además presentan COVID-19", comentó la Dra. Laura Testa, jefa del Grupo de Mama del Instituto do Câncer do Estado de São Paulo, en San Pablo, Brasil.

¿Parkinsonismo como secuela de COVID-19?

Después de una infección grave por COVID-19, un hombre de 45 años, judío ashkenazi, presentó micrografía, hipomimia, lenguaje hipofluente, rigidez axial y en miembro torácico izquierdo, y bradicinesia en extremidades derechas sin temblor. La tomografía por emisión de positrones con 18-FDG mostró hipometabolismo en putamen bilateral de predominio izquierdo. Le diagnosticaron probable enfermedad de Parkinson, según un caso reciente reportado en la literatura.

Al menos cinco mecanismos podrían explicar la relación, señaló la Dra. Zaira Medina López, neuróloga del Centro Médico "Lic. Adolfo López Mateos", en Toluca, México, y miembro del Comité Editorial de Medscape en español. ¿Uno de ellos? "La neuroinvasión por SARS-CoV-2 puede consumir grandes cantidades de energía, y si no existen reservas energéticas suficientes, el estrés ocasionado por la infección puede volver vulnerables a las neuronas para causar neurodegeneración nigroestriatal", dijo.

"Menos sentido común y observaciones clínicas aisladas, y más ensayos aleatorizados"

La pandemia ha dado un nuevo impulso a la "medicina de la desesperación", en la que las terapias se usan sin bases científicas, lamentó el Dr. Renato Delascio Lopes, director y fundador de Brazilian Clinical Research Institute (BCRI), en San Pablo, Brasil, aunque también rescató que autores brasileños consiguieran la "triple corona" y publicaran estudios sobre COVID-19 en The Lancet, The New England Journal of Medicine y JAMA.

"Para no generar falsos conocimientos, precisamos de menos sentido común y observaciones clínicas aisladas, y más ensayos aleatorizados. Cuando los médicos continúan prescribiendo tratamientos basados en estudios observacionales, probablemente están perjudicando a los pacientes en lugar de ayudarlos", advirtió el Dr. Delascio Lopes.

La cuarentena impactó en el perfil del paciente con fractura de cadera

Pacientes ingresados con fracturas de cadera en abril y mayo eran más frágiles, presentaban más comorbilidades, eran menos activos y tuvieron una mayor mortalidad que aquellos asistidos durante los meses previos, en lo que sería el primer estudio que demuestra un "cambio epidemiológico" de esta patología asociado con el aislamiento social por la pandemia, anunciaron médicos argentinos.

"Es difícil atribuir ese efecto a una sola variable, pero podemos hipotetizar que influyen factores como una menor actividad, una red social más deteriorada, cambios en la alimentación y la postergación de los controles de enfermedades crónicas.  Todo eso genera un combo", dijo uno de los investigadores, el Dr. Bruno Boietti, médico clínico y geriatra del Hospital Italiano de Buenos Aires. Ninguno de los pacientes incluidos en el estudio retrospectivo tenía infección por SARS-CoV-2.

Intubación "más personalizada"

Mientras enfrentan una segunda ola de casos, las unidades de cuidados intensivas en Francia intentan realizar ahora una intubación "más personalizada" solo para quienes realmente la requieren, señaló el Dr. Julien Poissy, del Hôpital Roger Salengro, en Lille.

"La enfermedad puede presentarse de diferentes formas. Algunos pacientes presentan síndrome intersticial mientras que otros condensaciones pulmonares considerables, con o sin inflamación grave y pueden o no presentar obesidad", dijo. Y añadió que, al clasificarlos, "se puede determinar cuáles pueden resistir la hipoxia" antes de considerar una posible intubación. En ese sentido. el índice ROX, que combina los parámetros respiratorios de un paciente y la cantidad de oxígeno que recibe, podría ayudar a predecir la necesidad de esa asistencia ventilatoria invasiva, tal como reportó Medscape en español en agosto.

La mortalidad bajó entre los hospitalizados (pero las muertes siguen en alza)

Las muertes por COVID-19 en pacientes hospitalizados bajaron este año alrededor del 20% en todos los grupos de edades y también en aquellos con enfermedades preexistentes, según un estudio estadounidense y otro británico que van a ser publicados a partir de la próxima semana en Journal of Hospital Medicine y Critical Care Medicine. Los datos indican que los médicos están aprendiendo a tratar mejor la infección y que las estrategias de mitigación están funcionando, aunque “eso no la transforma en una enfermedad benigna”, aclaró la Dra. Leora Horwitz, del NYU  Langone  Medical Center, en Nueva York, Estados Unidos.

De hecho, aun con esas mejoras, un nuevo modelo del Institute for Health Metrics and Evaluation de la University of Washington School of Medicine, en Seattle, Estados Unidos, pronostica que para febrero de 2021 171.000 más muertes por COVID-19 se sumarán a las 220.000 existentes. “Es un signo muy ominoso. Podríamos estar entrando en uno de los peores períodos de nuestra epidemia y uno de los peores períodos de la salud pública estadounidense moderna”, alertó el Dr. Peter Hotez, decano de la National School of Tropical Medicine del Baylor College of Medicine, en Houston, Estados Unidos.

La aceptación de las vacunas en el debate Trump-Biden

Los factores que influyen en la aceptación de las vacunas son diversos. En Estados Unidos, el 70% de la población recibiría una fórmula fabricada en el país que tenga un 70% de efectividad, una tasa de efectos adversos serios de 1 en 1.000.000 y el aval del Centre for Disease Control and Prevention (CDC). En cambio, en el peor de los escenarios, solo el 20% se aplicaría una de origen chino cuya efectividad fuera del 50%, con una tasa de efectos adversos serios de 1 en 10.000 y cuyo único respaldo fuera el del presidente Donald Trump.

La noche del jueves 22, durante el segundo debate televisivo antes de los comicios presidenciales del 3 de noviembre, el candidato demócrata Joe Biden dijo que para que la gente se sienta confiada con la vacuna se necesita "trasparencia y seguir los procesos de la ciencia", aunque aseguró que la mayoría de los estadounidenses deberá esperar hasta el año próximo. Trump, por su parte, aseguró que habrá vacunas listas "en pocas semanas" (mencionó como muy avanzadas las fórmulas de Johnson & Johnson, Moderna y Pfizer), que su cronograma para la inmunización es más confiable y que los militares se encargarán de distribuir 100 millones de dosis.

Siga a Matías A. Loewy de Medscape en español en Twitter @MLoewy.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....