COMENTARIO

Tratamientos agnósticos: genes de fusión «NTRK»

Dr. Alejandro Juárez Ramiro; Dra. Claudia Gisela Bautista Wong

Conflictos de interés

11 de noviembre de 2020

El texto ha sido modificado para su mejor comprensión.

Dr. Alejandro Juárez Ramiro: Hola, ¿qué tal? Mi nombre es Alejandro Juárez Ramiro, transmitiendo para la Alianza Medscape en español-Sociedad Mexicana de Oncología; el día de hoy hablaremos acerca de la importancia de los tratamientos agnósticos.

Sabemos que hay ciertas características tumorales que no solamente son propias de un tumor, sino que las pueden compartir diferentes neoplasias. Cuando dirigimos un tratamiento a este tipo de objetivos terapéuticos podemos obtener respuesta, independientemente del tipo de tumor, y es cuando hablamos de tratamientos agnósticos.

Actualmente, dentro de esos marcadores existe la determinación de genes de fusión o las alteraciones que pueden presentarse en este nivel. Finalmente, sabemos que en algunos tipos de tumor pueden estar más expresadas esas mutaciones, o de manera general, en el cáncer hasta en 1% - 2%.

En esta ocasión contamos con la presencia de la Dra. Claudia Gisela Bautista Wong, anatomopatóloga, que nos hablará sobre la importancia de los genes de fusión y cómo podemos identificarlos en nuestros pacientes. Bienvenida, doctora.

Dra. Claudia Gisela Bautista Wong: Muchas gracias. Bien, de inicio, podemos decir que las proteínas TRK son codificadas por los genes NTRK (receptor de tirosina quinasa neurotrófico)1 2 y 3, y su mayor concentración la encontramos en el sistema nervioso central, porque su función está presente en la maduración, la protección y el mantenimiento neuronal, funciones de propiocepción, termogénesis, etcétera.

Cuando los genes NTRK se fusionan con otro gen dan origen a proteínas quiméricas, las cuales tienen potencial oncogénico. Generalmente los tumores se han dividido en tumores de alta expresión de NTRK, por ejemplo, el carcinoma secretor de la mama, el carcinoma secretor de glándula salival (anteriormente conocido como MASC), el nefroma mesoblástico, y el fibrosarcoma infantil.

De hecho, la presencia de estas fusiones es diagnóstica de tales tumores.

Por otro lado tenemos las neoplasias con menor incidencia de fusiones de NTRK. Por ejemplo, las del sistema nervioso central, que si bien son bastante comunes, siguen representando un porcentaje bajo en general, principalmente gliomas, papilar de tiroides, melanomas, adenocarcinoma de colon, etcétera. En realidad muchas neoplasias lo pueden presentar.

Ahora, en cuanto a la identificación, existen varios métodos; podemos identificar estas fusiones por hibridación fluorescente in situ con sondas de break-apart, pero actualmente hay un algoritmo diagnóstico muy eficaz que se ha implementado y tiene muy buenos resultados; consiste en tamizar nuestras neoplasias mediante inmunohistoquímica, con un anticuerpo pan-TRK, que identifica las fusiones en general, y tiene alta sensibilidad y especificidad.

Posteriormente los negativos pasan a la prueba de confirmación con secuenciación de nueva generación.

Dr. Alejandro Juárez Ramiro: Muy interesantes los datos, sobre todo porque sabemos que actualmente tenemos terapias que podemos ofrecer a esos pacientes cuando presentan alteraciones en los genes de fusión; me refiero a larotrectinib o entrectinib, que están aprobados como tratamientos agnósticos en este tipo de pacientes. Muchas gracias. Hasta la próxima.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenidos Relacionados

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....