COMENTARIO

Sin beneficio de la adición de inmunoterapia en el carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello localmente avanzado

Resultados de JAVELIN 100 cabeza y cuello

Dr. Alejandro Juárez Ramiro

Conflictos de interés

16 de octubre de 2020

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

El texto fue editado para su mejor comprensión.

Hola que tal, soy el Dr. Alejandro Juárez, oncólogo médico, y estamos transmitiendo para Medscape en español desde el 38 Congreso Nacional y 7 Congreso Internacional de la Sociedad Mexicana de Oncología, en esta ocasión vamos a hablar acerca del cáncer de cabeza y cuello e inmunoterapia.

Si bien los tratamientos de inmunoterapia actualmente los utilizamos en estos tipos de cáncer en el escenario de la enfermedad recurrente metastásico en primera línea y en segunda línea, se antoja mucho poder explorar cuál es la utilidad en etapas más tempranas. Lamentablemente, 60% de los casos de cáncer de cabeza y cuello se diagnostica en etapas localmente avanzadas, donde tenemos tratamientos que han demostrado efectividad. Me refiero a la quimioterapia y radioterapia concomitante, con cisplatino a dosis altas. Existen otras diferentes modalidades de tratamiento, como es la bio-radioterapia (radioterapia más cetuximab), la radioterapia sola o algunos esquemas de inducción, que han demostrado ser inferiores a este tipo de tratamiento.

Les comentaré los resultados del estudio JAVELIN 100, que exploró la posibilidad de combinar quimioterapia con radioterapia concomitante con cisplatino a dosis altas más avelumab, que es un fármaco de inmunoterapia.[1]

El este estudio incluyó a 697 pacientes, 347 en el grupo de tratamiento estándar (cisplatino a dosis altas más radioterapia de intensidad modulada) y 350 en el grupo experimental (tratamiento estándar más avelumab durante la quimioterapia y radioterapia concomitante seguido de mantenimiento).

El criterio de valoración principal fue la sobrevida libre de progresión.

Lamentablemente, el resultado no fue superior, no hay un beneficio adicional de agregar la inmunoterapia al esquema de quimioterapia y radioterapia concomitante.

Sin embargo, en cuanto a efectos adversos o toxicidad, hubo un ligero incremento de eventos grado ≥3 en el grupo de avelumab (88% frente a 82%), principalmente con mucositis, lesión cutánea por radiación y disfagia.

En términos de sobrevida global, no se demostró un beneficio a favor, en comparación con el tratamiento que actualmente tenemos.

Probablemente muchos nos preguntamos si esta es la mejor manera de utilizar la inmunoterapia en combinación con este tipo de tratamiento, ¿se debería administrar antes o posterior a la radioterapia?, aún no lo sabemos.

Existen otros estudios que van a evaluar la eficacia de algunos otros agentes combinados con radioterapia y con cisplatino. También, recientemente se presentaron los resultados de otro estudio que fue negativo, que fue la combinación de pembrolizumab con radioterapia cuando se combina con bio-radioterapia, tampoco se logró el objetivo de demostrar una superioridad en cuanto al porcentaje de respuestas.

Todavía tendremos que esperar un tiempo más a que otros estudios alcancen una madurez importante y puedan esclarecer qué población se beneficia de recibir inmunoterapia en una etapa temprana y cuál es la mejor estrategia para combinar este tipo de tratamientos.

Muchas gracias.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Recomendaciones de la editora

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....