El riesgo de demencia vascular es muy alto en la diabetes de tipo 2

Sara Freeman  

Conflictos de interés

29 de septiembre de 2020

Personas con diabetes de tipo 2 pueden tener más riesgo de contraer demencia vascular que otros tipos de demencia, observó un equipo de investigadores internacionales.[1]

En comparación con una población de control sin diabetes, los individuos con diabetes de tipo 2 tuvieron incremento estadísticamente significativo de 35% en las probabilidades de contraer demencia vascular en un estudio observacional grande. En comparación, el riesgo de demencia no vascular se incrementó 8%, una cifra "más moderada", indicaron los investigadores de la University of Glasgow y la University of Gothenburg, en Suecia, mientras que el riesgo de demencia de Alzheimer al parecer se redujo 8%.

El vínculo entre diabetes de tipo 2 y demencia no es nuevo, observó Carlos Celis-Morales, Ph. D., quien presentó virtualmente los hallazgos del estudio en el Congreso Anual de la European Association for the Study of Diabetes. Las personas viven más tiempo gracias a mejores estrategias preventivas y tratamientos, por lo que existe el riesgo de que contraigan otros trastornos crónicos, como demencia.

"Un tercio de todos los casos de demencia es atribuible a factores de riesgo modificables, entre ellos la diabetes de tipo 2, que contribuye con 3,2% a todos los casos de demencia", comentó el Dr. Celis-Morales, becario de investigación en el Institute of Cardiovascular and Medical Sciences, de la University of Glasgow.

"Aunque sabemos que la diabetes está vinculada con la demencia, lo que no sabemos muy bien es qué tanto de esta asociación entre diabetes y desenlace de demencia es atribuible a factores de riesgo modificables y no modificables", añadió el Dr. Celis-Morales.

"La diabetes y la demencia comparten determinados factores de riesgo", comentó el coinvestigador, Dr. Naveed Sattar, en un comunicado de prensa emitido por la European Association for the Study of Diabetes. Estos pueden ser obesidad, tabaquismo y falta de actividad física, y podrían explicar en parte la asociación entre los dos trastornos.

El Dr. Sattar añadió que el aumento del riesgo de demencia vascular observado en el estudio "en sí mismo fue un argumento para medidas de prevención, como un modo de vida más sano; la importancia de la prevención está subrayada por el hecho de que para la mayoría de las enfermedades que cursan con demencia no hay un buen tratamiento".

Utilizando datos del Swedish National Diabetes Register, el equipo de investigación se propuso determinar el grado en el cual la diabetes de tipo 2 se asociaba con demencia, y la incidencia de diferentes subtipos de esta enfermedad. También analizaron si había alguna asociación con el control de la glucemia y cuáles factores de riesgo estaban implicados.

En total se compararon datos de 378.299 individuos con diabetes de tipo 2 con los datos de 1'886.022 controles de la población general de la misma edad (promedio, 64 años), y equiparados en cuanto a género.

Tras una media de seguimiento de 7 años, 10.143 personas con diabetes de tipo 2, y 46.479 sin la enfermedad, contrajeron demencia. La demencia no vascular fue el tipo más frecuente de demencia que se registró, seguida de enfermedad de Alzheimer y demencia vascular.

"En los individuos con diabetes de tipo 2 un control deficiente de la glucemia aumentó el riesgo de demencia, en especial de demencia vascular y demencia no vascular. Sin embargo, estas asociaciones no fueron tan evidentes para la enfermedad de Alzheimer", informó el Dr. Celis-Morales.

Al comparar a los que tenían hemoglobina glucosilada de menos de 52 mmol/mol (7%) con aquellos cuya hemoglobina glucosilada era superior a 87 mmol/mol (10,1%), se observó incremento de 93% en el riesgo de demencia vascular; aumento de 67% en el riesgo de demencia no vascular, y aumento de 34% en el riesgo de demencia asociada con enfermedad de Alzheimer.

"Nos hemos enfocado en las cifras elevadas de hemoglobina glucosilada, ¿pero qué ocurre si los límites son realmente bajos? Es algo en lo que estamos trabajando ahora mismo", enfatizó el Dr. Celis-Morales.

Cabe destacar que los factores de riesgo relacionados con aspectos cardiovasculares (algunos de los cuales, como la presión arterial sistólica y el peso corporal, eran potencialmente modificables) contribuyeron con más de 40% al riesgo de demencia en la diabetes de tipo 2. Esto indica que un alto porcentaje del riesgo de demencia tal vez podría abordarse si se identifica a los individuos con riesgo elevado y se ajustan las intervenciones de forma correspondiente.

"Estos son hallazgos observacionales, por lo que debemos tener cuidado antes de transferirlos a cualquier tipo de recomendación", finalizó el Dr. Celis-Morales.

El estudio fue financiado por el gobierno sueco bajo el acuerdo entre el gobierno y los consejos de condado, el acuerdo ALF, así como una beca de la Novo Nordisk Foundation y la Asociación Sueca de Autoridades Locales y Regiones. El Dr. Celis-Morales y el Dr. Sattar han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este artículo fue publicado originalmente en MDedge.com, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....