COMENTARIO

Efecto de la pandemia por COVID-19 en la enfermedad de Alzheimer

Dr. José J. Mendoza Velásquez; Dr. Juan Francisco Flores Vázquez

Conflictos de interés

12 de octubre de 2020

El texto ha sido modificado para su mejor comprensión.

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Dr. José J. Mendoza Velásquez: Soy el Dr. José Javier Mendoza Velásquez, médico especialista en psiquiatría, desde la ciudad de México para Medscape en español. Hoy tendremos una plática con el Dr. Juan Francisco Flores Vázquez, especialista en psiquiatría y subespecialista en demencias y envejecimiento cognitivo. Bienvenido.

Dr. Juan Francisco Flores Vázquez: Gracias. Es un gusto saludarlo.

Dr. José J. Mendoza Velásquez: En el marco del pasado Día Mundial del Alzheimer y en cuanto a la situación que vivimos por la pandemia por COVID-19, nos gustaría saber su opinión en cuanto al incremento en el número de casos en el mundo y, en particular, en México.

Dr. Juan Francisco Flores Vázquez: Dado que el principal factor de riesgo para desarrollar la enfermedad de Alzheimer es la edad, con el aumento de la esperanza de vida y la inversión de la pirámide poblacional, evidentemente estaremos viendo más casos mientras la población envejece.

Algunos estudios nos brindan datos que indican que si un país tiene una buena estrategia para prevenir algunos factores cardiovasculares —como la diabetes o la hipertensión— y tratarlos adecuadamente, parece que se empieza a estabilizar la curva de aumento de las demencias, ya que estos son factores de riesgo muy bien establecidos. Hay algunas cohortes, como la de Framingham en Estados Unidos y algunas cohortes inglesas, sobre todo en países del primer mundo, que tienen tiempo llevando el control de los factores de riesgo cardiovascular de manera muy adecuada y ya se empieza a estabilizar (incluso a disminuir) un poco la incidencia de demencias.

En México definitivamente este aún no es el caso y es algo a lo que debemos apostarle. Según las cifras más recientes que tenemos, se calcula que en el país hay más de un millón de personas viviendo con demencia.

Dr. José J. Mendoza Velásquez: ¿Qué tanto va a repercutir la pandemia que estamos viviendo en el incremento de casos de enfermedad de Alzheimer y otras demencias?

Dr. Juan Francisco Flores Vázquez: Es bastante complicado saberlo porque todavía estamos viendo qué efecto puede tener SARS-CoV-2 con la enfermedad de Alzheimer. En la literatura médica existen datos interesantes, por ejemplo, el haplotipo E4 (APOE ε4) es la mutación que se asocia más a riesgo genético, no a la aparición como tal, pero aumenta el riesgo genético de presentar enfermedad de Alzheimer. También se está vinculando a complicaciones de COVID-19, algo bastante interesante, porque nos habla de la compleja interacción entre la enfermedad de Alzheimer y los factores de riesgo vasculares, ya que el SARS-CoV-2 tiene este efecto vascular, pero tampoco sabemos cuáles son los efectos que tendrá el virus a largo plazo.

Tenemos bastantes informes de que hay este tropismo cerebral por parte del virus. Es muy difícil saber qué va a pasar, pero siguiendo las tendencias de lo que significa, sabemos que los traumatismos craneoencefálicos graves aumentan el riesgo de demencia a lo largo de la vida, por lo cual no sería sorprendente que una infección vírica que tiene repercusión en el cerebro pudiera aumentar el riesgo de envejecimiento cognitivo.

Me gustaría recalcar el problema del aislamiento de los adultos mayores, que también es un factor de riesgo bien determinado que puede aumentar la incidencia de demencia. Se debe buscar la manera de restablecer el contacto social de nuestros adultos mayores para que esto no se convierta en otro tipo de pandemia.

En definitiva, existe el riesgo de que la pandemia aumente los casos de demencia o empeore los que ya existen.

Dr. José J. Mendoza Velásquez: Ante esta situación, me gustaría que nos diera algunos consejos elementales para pensar en nuestros pacientes y saber cuándo sospechar enfermedad de Alzheimer u otras demencias dentro de la clínica habitual.

Dr. Juan Francisco Flores Vázquez: Una de las causas más comunes por la que nos llevan pacientes a consulta tiene que ver con síntomas neuropsiquiátricos, esto es, cambios en la conducta del paciente que no son adaptativos, como agresividad, irritabilidad o apatía; estas son las causas más comunes de consulta. Sin embargo, son causas más tardías, cuando la enfermedad está establecida.

Por otro lado, puede ser que el paciente llegue con quejas de memoria, hecho que aumenta el riesgo de que a largo plazo desarrolle una demencia, específicamente, enfermedad de Alzheimer. Por tanto, es relevante poner especial atención a las quejas de memoria, por ejemplo, cuando el familiar nota que el paciente olvida cosas de manera no habitual. Es normal que a todos se nos llegue a olvidar algo y eso no significa que estamos ante un proceso de envejecimiento, pero si el cambio viene de años atrás, hay que poner particular atención. En este caso, el tipo de memoria que se afecta de manera más frecuente es la memoria episódica a corto plazo. La memoria episódica es la memoria autobiográfica, diferente a la memoria semántica (memoria de hechos, por ejemplo, cuál es la capital de Francia, a qué hora amanece, hechos generales).

La memoria episódica es más vívida (recuerdos personales, como festejos de cumpleaños, qué desayunamos, en dónde estuvimos a determinada hora, etc.), y es justo la que empieza a fallar en el envejecimiento cognitivo, que se desvía de lo normal, específicamente en la enfermedad de Alzheimer. Por ello, debemos estar muy atentos para saber si en realidad es un problema de memoria episódica. Si además se acompaña de trastornos psiquiátricos, como depresión o ansiedad, aumentará el riesgo de que la queja cognitiva del paciente progrese a demencia.

Otro factor a tener en cuenta respecto al envejecimiento cognitivo, es distinguirlo del envejecimiento normal, que se da, por ejemplo, cuando una persona olvida qué iba a hacer, pero lo recuerda más tarde, esto está dentro de lo normal. El hecho de que la persona recuerde posteriormente lo que le resultaba difícil es algo alentador, que no es característico de la enfermedad de Alzheimer.

El problema con la enfermedad de Alzheimer es que el recuerdo no se fija en la memoria y en el envejecimiento cognitivo normal cuesta más trabajo llegar a ese recuerdo, pero está fijado, se grabó en la mente, y solo es un poco más difícil recuperar la información.

Y definitivamente, el seguimiento es esencial. Debemos saber diferenciar los problemas de memoria, no quedarnos con la idea de que no hay nada que hacer por el paciente o decir que tiene problemas solo "porque es mayor". Debemos concientizar que es alguien que acude a nosotros para solicitar ayuda y tenemos que hacer todo lo posible para que la reciba; tratar síntomas alrededor de esto, como la ansiedad o la depresión, y realizar pruebas cognitivas que nos puedan permitir dar seguimiento, y cada seis meses o un año volver para ver si esto no ha empeorado.

Finalmente, la cuestión más importante dentro de la enfermedad de Alzheimer es que al ser un padecimiento neurodegenerativo, progresa, por lo cual se debe ver al paciente cada seis meses y, en caso de deterioro, establecer otras estrategias e iniciar los fármacos adecuados. Y siempre recordar que aun cuando exista la enfermedad podemos y debemos hacer mucho por mejorar su calidad de vida.

Dr. José J. Mendoza Velásquez: Bien, bajo este panorama, como bien ha indicado el Dr. Flores, es relevante poner énfasis en la falla en memoria del paciente para empezar a sospechar algún padecimiento.

Estos comentarios oportunos dirigen nuestra clínica para dar adecuados tratamiento y seguimiento a nuestros pacientes de edad avanzada.

Retomaremos este bloque y, mientras tanto, agradezco mucho la oportunidad de tener esta conversación. Espero que en breve podamos volver a hablar sobre enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Muchas gracias, Dr. Flores.

Dr. Juan Francisco Flores Vázquez: Al contrario, ha sido un placer estar con usted.

Dr. José J. Mendoza Velásquez: Muchas gracias, soy el Dr. José Mendoza, para Medscape en español. Hasta la próxima.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....