TENDENCIA CLÍNICA

Embarazo y SARS-CoV-2

Ryan Syrek

Conflictos de interés

25 de septiembre de 2020

Semanalmente identificamos un término de búsqueda frecuente, analizamos qué causó su popularidad y presentamos una infografía relacionada. Si tiene una sugerencia sobre cuál es la Tendencia Clínica destacada y por qué compártala con nosotros en Twitter o Facebook. Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

La nueva información sobre las tasas de infección por SARS-CoV-2 y la gravedad de la enfermedad entre las mujeres embarazadas y quienes las cuidan fueron la Tendencia Clínica de esta semana.

Una revisión sistemática de 77 estudios encontró que un número significativo de pacientes embarazadas o con un embarazo reciente tuvieron pruebas positivas para SARS-CoV-2 desde el 1 de diciembre de 2019 hasta el 26 de junio de 2020 (ver infografía). El estudio, publicado en BMJ, también encontró un mayor riesgo de parto prematuro y una mayor necesidad de requerir ventilación invasiva en comparación con las mujeres no embarazadas con SARS-CoV-2, especialmente en aquellas con un trastorno médico subyacente.

Aunque los hallazgos pueden ayudar a establecer guías clínicas, algunos expertos sugieren tener cautela al interpretar los resultados en este momento, ya que muchos de los estudios utilizados en la revisión se publicaron en el punto álgido de la pandemia y no incluyeron el uso de pruebas sistemáticas para la identificación de SARS-CoV-2 en todas las pacientes embarazadas. Sin embargo, una revisión sistemática en tiempo real incluirá actualizaciones de búsqueda semanales, con análisis realizados cada 2 a 4 semanas. Es probable que la información actualizada aclare aún más las preguntas en curso sobre la incidencia y la gravedad de la enfermedad en esta población.

Un estudio separado que examinó la incidencia de SARS-CoV-2 entre el personal de atención médica del área de maternidad en Londres encontró que 1 de cada 6 trabajadores tenía anticuerpos contra el SARS-CoV-2, y un tercio no mostraba síntomas. Los hallazgos fueron publicados en Anesthesia. Este estudio es el informe más grande sobre niveles de anticuerpos en trabajadores de la salud obstétrica hasta la fecha.

Los resultados sugieren que, en comparación con la población general del Reino Unido, los trabajadores de la salud obstétrica tenían el doble de prevalencia de seroconversión.

En Estados Unidos, la gravedad de la enfermedad durante el embarazo ha sido una preocupación. A finales de junio Centers for Disease Control and Prevention (CDC) publicó un informe que encontró que las mujeres embarazadas tenían un 50% más de probabilidad de ser ingresadas en cuidados intensivos y un 70% más de probabilidad de ser intubadas que las mujeres no embarazadas en edad de procrear. Esto contrastó con la guía inicial de mayo, cuando Centers for Disease Control and Prevention indicó que las mujeres embarazadas tenían el mismo riesgo de COVID-19 grave que las mujeres adultas que no estaban embarazadas. En cuanto a los defectos de nacimiento, aún se desconoce mucho, ya que aún no han nacido los niños de las embarazadas con COVID-19 durante su primer trimestre de gestación.

Al igual que con la mayoría de la información clínica sobre SARS-CoV-2, existe una gran necesidad de aclaraciones adicionales sobre cuestiones clave relacionadas con el embarazo. Es probable que nueva información que sirva de guía adicional vuelva a generar interés en este tema en particular, como lo hizo esta semana, convirtiéndolo en la Tendencia Clínica.

Para más información sobre COVID-19 y embarazo, lea aquí.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....