El malestar emocional y el desgaste profesional han aumentado en los oncólogos durante la COVID-19

Liam Davenport

Conflictos de interés

19 de septiembre de 2020

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el  Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2) .

Los profesionales de la oncología presentan malestar emocional y bienestar reducido en respuesta a la COVID-19, y esto ha empeorado a medida que continúa la pandemia, según una serie de encuestas.[1]

La investigación también encontró que los hombres mayores de 40 años y aquellos que se sienten valorados por su organización tenían el menor riesgo.

Esta investigación a nivel internacional se presentó virtualmente el sábado 19 en el Congreso de la European Society for Medical Oncology (ESMO) de 2020, debido a la pandemia de COVID-19.

En la encuesta más grande sobre COVID-19 que se ha realizado a profesionales de la oncología hasta el momento, más de 1.500 personas respondieron a un cuestionario en línea entre abril y mayo, y luego más de 900 encuestados respondieron una segunda ronda entre julio y agosto.

La Dra. Susana Banerjee, Ph. D., presidente del ESMO Resilience Task Force, y oncóloga del Royal Marsden NHS Foundation Trust y el Institute of Cancer Research, en Londres, Reino Unido, brindó una mirada a la investigación durante una conferencia de prensa previa a la reunión.

La especialista manifestó que la COVID-19 "está impactando en el bienestar, el desgaste profesional (o burnout) y el desempeño laboral".

La Dra. Banerjee también señaló que los resultados mostraron que "el riesgo de malestar emocional y agotamiento profesional ha aumentado durante la pandemia de COVID-19, aunque el desempeño laboral ‘ha mejorado’ desde el inicio de la crisis de salud pública. Las medidas para abordar el bienestar son urgentes y fundamentales".

Por otro lado, la Dra. Banerjee comentó a Medscape Noticias Médicas que no obstante, los profesionales de la oncología han visto mayor reconocimiento por parte de las instituciones de la necesidad de mejorar el bienestar y reducir el desgaste del personal.

"También es muy reconfortante que los participantes sintieron que medidas como los servicios de consejería y apoyo, junto con tener horarios de trabajo flexibles, podrían ser útiles", agregó.

"Pero ciertamente hay mucho margen de mejora", indicó la Dra. Banerjee, y señaló que una encuesta sobre el agotamiento en oncología realizada hace varios años en oncólogos jóvenes mostró que estaba bastante claro que se necesitaba más apoyo.

La Dra. Banerjee dijo que con más de 25 millones de casos confirmados y más de 840.000 decesos a nivel mundial, la pandemia de COVID-19 ha "cambiado nuestro mundo".

"Toda la comunidad oncológica se ha enfrentado a cambios rápidos para ayudar a garantizar la seguridad de nuestros pacientes con cáncer, mientras continúan con la atención oncológica", continuó.

Estos incluyen cambios en los planes de manejo de los pacientes, la forma en que se brinda la atención y las prácticas laborales diarias, además de los cambios en la vida personal de los oncólogos.

"El impacto de COVID-19 en el bienestar tiene el potencial de presentar graves consecuencias negativas en el trabajo, la vida, el hogar y la atención al paciente", resumió.

Detalles de la encuesta

El ESMO Resilience Task Force realizó dos encuestas para determinar el impacto de COVID-19 en los oncólogos y otros profesionales de la oncología en el mundo.

Las invitaciones a participar en la encuesta se difundieron por correo electrónico y redes sociales, incluida OncoAlert. La encuesta 1 se realizó entre el 16 de abril y el 3 de mayo, y la encuesta 2 entre el 16 de julio y el 5 de agosto.

La primera encuesta tuvo 1.520 participantes de 101 países (67% Europa, 17% Asia, 5% Norteamérica y 5% Sudamérica). Poco menos de la mitad (45%) de los participantes la constituían menores de 40 años, 51% del género femenino y 71% de etnia blanca.

La mayoría (70%) estaba integrada por médicos oncólogos. Los residentes representaron 22% de los encuestados, mientras que 58% había completado su formación más de 10 años antes.

Aproximadamente dos tercios (67%) de los encuestados manifestaron que habían visto un cambio en sus labores profesionales como consecuencia de la pandemia de COVID-19 y 78% experimentó mayor preocupación por su seguridad personal.

Hubo diferencias significativas entre países en términos del nivel de bienestar y desempeño laboral autoinformado durante la pandemia (p < 0,001).

Cuando los investigadores compararon los resultados con las tasas brutas de mortalidad por COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud, encontraron que el bienestar del oncólogo y el desempeño laboral se asociaron significativamente con las tasas de mortalidad en su país (p < 0,05).

La Dra. Banerjee explicó: "A medida que aumenta la tasa de mortalidad, el desempeño laboral a partir de COVID-19 disminuye, y los puntajes del índice de bienestar también, lo que sugiere mayor malestar emocional y menor bienestar".

El análisis de regresión logística indicó que mayor bienestar o menor malestar emocional se asociaron significativamente con mayor resiliencia autoinformada, con ser mayor de 40 años, género masculino, tener condiciones de trabajo agradables, y sentirse valorado por su organización (todas p < 0,05).

Por el contrario, menores niveles de bienestar se asociaron con aumento de las horas de trabajo, preocupación sobre la formación o carrera profesional, autoaislamiento debido a síntomas de COVID-19, menor actividad con relación a ensayos clínicos, y cambios en la dieta (p < 0,05).

El desgaste profesional se asoció significativamente con aumento de las horas de trabajo, trabajo fuera de horario, y preocupaciones sobre la propia formación o carrera profesional, mientras que la resiliencia autoinformada, las condiciones de trabajo agradables y el sentimiento de apoyo del gobierno se asociaron con menor desgaste profesional (todas p < 0,05).

El peor desempeño laboral desde la llegada de la COVID-19 se asoció con preocupaciones sobre el impacto en las actividades de investigación, tasa bruta de mortalidad, más horas de trabajo desde casa, y reducción de la actividad de los ensayos clínicos (p < 0,05).

Las cosas empeoran y se valora poder trabajar desde casa

Para investigar cómo han cambiado el bienestar y el desempeño laboral de los oncólogos a lo largo de la pandemia, el equipo comparó los resultados de la encuesta 1 con 942 respuestas a la encuesta 2, identificando 272 respuestas pareadas.

Esto mostró que el riesgo de malestar emocional en el Employee Well-Being Index aumentó significativamente entre las encuestas 1 y 2, de 25% a 33% (p < 0,0001), y el número de participantes que reportaron sentimientos de desgaste profesional aumentó de 38% a 49% (p < 0,001).

Por el contrario, el desempeño laboral aumentó significativamente entre las encuestas 1 y 2, de 34% a 51% (p < 0,0001).

Finalmente, las encuestas preguntaron a los participantes qué recursos consideraban que serían útiles para ellos o sus colegas.

Los talleres o cursos sobre bienestar, desgaste profesional y estrategias de afrontamiento fueron calificados de "extremadamente" a "moderadamente útiles" por 81% de los encuestados, mientras que 79% señaló a los servicios de consejería y apoyo psicológico, y 73% a guías prácticas o recursos de autoayuda.

Sin embargo, la Dra. Banerjee señaló que tener horarios de trabajo flexibles, incluido el trabajo desde casa, era el cambio más comúnmente deseado, "y 86% cree que esto sería ‘extremadamente’ a ‘moderadamente útil’".

Durante la conferencia de prensa, el Dr. Stefan Zimmermann, oficial de prensa de la European Society for Medical Oncology, y jefe de inmunooncología para pacientes ambulatorios del Centre Hospitalier Universitaire Vaudois, en Lausana, Suiza, señaló que la encuesta mostró que "las mujeres jóvenes experimentan niveles más altos de malestar emocional". Preguntó si esto era "sorprendente".

La Dra. Pilar Garrido, Ph. D, profesora asociada de medicina de la Universidad de Alcalá, en Madrid, España, respondió: "Es lamentable, pero no es para nada una sorpresa".

Añadió que el grupo Women for Oncology de la European Society for Medical Oncology realizó una encuesta propia en junio, que analizó las posibles desigualdades entre hombres y mujeres al enfrentar la pandemia.

Los resultados mostraron que "las mujeres dedicaban más tiempo a las tareas del hospital, en comparación con los hombres, pero menos al cuidado personal".

"Un punto interesante fue que el tiempo que dedicaron al cuidado de los niños fue similar, pero esto significa que las mujeres dedican el mismo tiempo al cuidado de los niños, más tiempo al hospital, y menos al cuidado personal".

La Dra. Garrido sugirió que esto puede "ser una razón" por la cual las oncólogas tenían mayor riesgo de presentar malestar emocional en respuesta a la pandemia de COVID-19 que sus contrapartes masculinas.

En cuanto a los próximos pasos, la Dra. Banerjee agregó que la tercera encuesta de la serie se realizará en 2021, "un año después del inicio del brote de COVID-19".

"Esperamos que nuestras futuras encuestas sean completadas por más oncólogos de todo el mundo para poder analizar más específicamente las diferencias específicas de los países con más detalle", añadió.

La Dra. Banerjee también señaló que el ESMO Resilience Task Force "buscará desarrollar intervenciones específicas para que podamos ayudar y apoyar más a los oncólogos durante la pandemia y, lo más importante, cuando esta pase".

No se declaró financiamiento para este estudio. La Dra. Banerjee declaró recibir honorarios de AstraZeneca MSD, Tesaro, GlaxoSmithKline, Clovia Oncology, Amgen, Merck Serono, Mersana, Ganmabs, Immunogen, Pfizer, Roche, Seattle Genetics y Nucan, y becas de investigación de AstraZeneca, GlaxoSmithKline y Tesaro.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....