Mini-examen clínico: Actualice sus conocimientos sobre tumores cardiacos

Dra. María Celeste Carrero

Conflictos de interés

1 de septiembre de 2020

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

Durante la última década ha habido aumento sustancial en la incidencia de tumores cardiacos primarios, que puede atribuirse a la mayor utilización y los avances en los métodos de diagnóstico por imágenes. En muchos casos se trata de un incidentaloma. En cuanto a las características iniciales a tener en cuenta se encuentran: localización, tamaño, número, relación con estructuras cardiacas, características de la imagen, y edad del paciente en la presentación.

A modo general, las masas benignas suelen ser más pequeñas que las malignas. Por otra parte, las masas en cavidades izquierdas frecuentemente son de origen benigno, mientas que las masas en las cavidades derechas y en el pericardio comúnmente son más malignas (figura 1).

Figura 1.

Cualquier tumor cardiaco, incluso si es histológicamente benigno, puede tener consecuencias hemodinámicas o arrítmicas sustanciales, dependiendo de su tamaño y ubicación dentro del corazón. Por tanto, la evaluación de las masas cardiacas es un desafío diagnóstico.

Dentro de los tumores cardiacos malignos secundarios, los más frecuentes son: melanomas, neoplasia de pulmón, de esófago, de mama, sarcomas, carcinoma renal, hepatocelular, leucemia y linfoma. El leiomioma pélvico, el carcinoma de células renales, el hepatoma y el leiomiosarcoma uterino pueden extenderse a las cavidades derechas a través de la vena cava inferior. Esto se visualiza mejor en la vista subcostal del ecocardiograma, que debe realizarse siempre ante una masa cardiaca en cavidades derechas.

Para más información sobre tumores cardiacos primarios, lea aquí.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....