Argentina y México se unen para fabricar una vacuna "a riesgo" contra COVID-19

Matías A. Loewy

13 de agosto de 2020

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

BUENOS AIRES, ARG. Compañías farmacéuticas de Argentina y México se disponen a fabricar entre 150 y 250 millones de dosis de la vacuna AZD1222 contra COVID-19, en el marco de un acuerdo entre AstraZeneca y la Fundación Carlos Slim, una organización mexicana sin fines de lucro que contribuirá parcialmente con la financiación del proyecto.

La expectativa es comenzar a distribuir el producto en todos los países de la región (con excepción de Brasil, que cerró su propio acuerdo a fines de junio), a partir del primer semestre de 2021, siempre y cuando los ensayos clínicos de fase 3 en curso tengan resultados favorables. Se estima que el costo por dosis sea entre 3 y 4 dólares.

"Esto es un gran alivio para el futuro, no es una solución para el presente", aseguró el presidente argentino, Alberto Fernández, para quien este acuerdo "va a permitir un acceso oportuno y eficiente para todos los países de la región".

La vacuna AZD1222, antes llamada ChAdOx1 nCoV-19 y más conocida como "la vacuna de Oxford", es desarrollada en conjunto por AstraZeneca y Oxford University en Inglaterra. Está integrada por el vector ChAdOx1 (una versión debilitada y modificado genéticamente del adenovirus que causa infecciones en chimpancés) que es capaz de producir la proteína espiga (S) de SARS-CoV-2.

Los estudios de fases 1/2, realizados con 1.077 voluntarios de 18 a 55 años en el Reino Unido, fueron publicados en The Lancet a fines de julio y mostraron resultados alentadores: los anticuerpos neutralizantes se generaron en más de 90% de los participantes y la respuesta se sostuvo hasta los 56 días de observación.[1] También estimuló células de memoria. Los efectos adversos más comunes (fatiga, cefalea o dolor en el sitio de inyección) fueron tolerables y pudieron aliviarse con paracetamol.

Actualmente, hay en marcha estudios de fases 2/3 y 3 con la fórmula en Reino Unido, India, Sudáfrica y Brasil, con decenas de miles de participantes. Se considera que es la vacuna con la línea de tiempo más optimista de la más de media docena que ya están en fases avanzadas de investigación clínica. AstraZeneca contempla fabricar 2 mil millones de dosis en diferentes centros de producción.

El Dr. Roberto Tapia-Conyer, epidemiólogo mexicano y director general de la Fundación Slim, en la Ciudad de México, celebró el acuerdo como una muestra de que "la suma de voluntades entre el sector público, privado y social puede lograr gran impacto en la salud pública".

"En caso de que la vacuna demuestre eficacia y seguridad y sea aprobada por las autoridades sanitarias, contribuiría de forma determinante a evitar más pérdidas de vidas por COVID-19 y permitiría el eventual regreso a la normalidad", se esperanzó el Dr. Tapia-Conyer en su cuenta de Twitter.

"Si se aprueba, venderemos. Si no, tendremos que destruir"

Según se informó, el principio activo de la vacuna será elaborada en las afueras de Buenos Aires por la compañía biotecnológica argentina mAbxience del Grupo Insud, mientras que el laboratorio mexicano Liomont se encargará de completar el proceso de estabilización y envasado.

"Como compañía, estamos produciendo sin considerar los costos perdidos en tanto que existe la eventualidad de que la vacuna no se pueda vender. Si se aprueba, venderemos, Si no, se tendrá que destruir", declaró a la prensa el Dr. Hugo Sigman, un psiquiatra que dirige el Grupo Insud.[2]

Según el Dr. Sigman, los resultados de los ensayos de fase 3 conducirán a la aprobación (o no) del producto para diciembre de este año o enero de 2021. "Los resultados vienen siendo muy prometedores", dijo a Medscape en español Graciela Ciccia, Ph.D., directora de Innovación y Desarrollo Tecnológico del Grupo Insud, quien añadió que la planta argentina contempla producir la vacuna durante un año. 

El Dr. Mauricio Zuma, director de Bio-Manguinhos, instituto de la Fundação Oswaldo Cruz (Fiocruz) en Río de Janeiro, Brasil, que acordó con AstraZeneca la transferencia tecnológica para la producción local de la vacuna, es aún más optimista. Aseguró que para octubre o noviembre podría haber "resultados preliminares robustos" de los ensayos de fase 3 que permitirían el registro de emergencia de la vacuna de Oxford para uso inmediato.

"La noticia sobre el acuerdo entre AstraZeneca y Fundación Slim es extraordinaria para Latinoamérica. El abrir caminos y oportunidades para facilitar el potencial acceso temprano a la vacuna salvará vidas”, dijo a Medscape en español la Dra. Armelle Pérez-Cortés Villalobos, especialista mexicana en medicina interna e infectología del Toronto General Hospital, en Toronto, Canadá. .

Sin embargo, destacó que, pese a que los ensayos a la fecha han demostrado que la vacuna genera respuesta humoral, celular y respuesta innata, por lo que tiene mucho potencial, "es importante recordar que estos estudios en fases iniciales son hechos con un pequeño número de pacientes por lo que es importante tener mesura con su interpretación".

"Los resultados de fase 3 son enormemente anticipados, ya que se administra la vacuna a una población aún más grande de personas y se evalúa su eficacia. La fase 3 debe de ser rápida, pragmática e incluyendo subgrupos de pacientes de alto riesgo para COVID-19 que son grupos altamente vulnerables", señaló la Dra. Pérez-Cortés.

La Dra. Pérez-Cortés ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. La Dra. Ciccia trabaja en el Grupo Insud.

Siga a Matías A. Loewy de Medscape en español en Twitter @MLoewy.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....