Beta-bloqueantes previos predicen morbimortalidad adicional de la insuficiencia cardiaca en mujeres con síndrome coronario agudo

Batya Swift Yasgur

Conflictos de interés

30 de julio de 2020

Los beta-bloqueantes utilizados para tratar la hipertensión pueden predisponer a las mujeres a peores desenlaces, en comparación con los hombres, cuando más tarde presentan síndrome coronario agudo, señala un estudio de registro.[1]

En el análisis de más de 13.000 pacientes con síndrome coronario agudo y sin antecedente de enfermedad cardiovascular, las mujeres que habían tomado beta-bloqueantes a causa de hipertensión mostraron incremento de cerca de un tercio del riesgo de insuficiencia cardiaca al momento de su presentación de síndrome coronario agudo.

La diferencia entre mujeres y hombres fue en especial acentuada en pacientes con infarto de miocardio con elevación del segmento ST, en comparación con aquellos con infarto de miocardio sin elevación del segmento ST.

No se observó tal relación entre género y riesgo de insuficiencia cardiaca con el síndrome coronario agudo en la porción más numerosa de la cohorte que previamente no se había tratado con beta-bloqueantes, de acuerdo con un estudio publicado el 13 de julio en Hypertension, cuyo autor principal fue el Dr. Raffaele Bugiardini, de la Università di Bologna en Bolonia, Italia.

La mortalidad a los 30 días fue considerablemente más elevada para los pacientes con insuficiencia cardiaca que sin esta, en su presentación de síndrome coronario agudo: más de siete tantos para las mujeres y más de nueve tantos para los hombres.

"Nuestro estudio proporciona datos robustos de una interacción entre género y tratamiento con beta-bloqueantes, e indica aumento del riesgo de insuficiencia cardiaca en mujeres que presentan un nuevo infarto de miocardio", comentó a Medscape el Dr. Bugiardini.

Dada esta novedad, "nuestros hallazgos plantean fuerte inquietud sobre el papel apropiado de los beta-bloqueantes en el tratamiento de la hipertensión en mujeres sin antecedente de enfermedades cardiovasculares.

La utilización de beta-bloqueante puede ser un detonante agudo de insuficiencia cardiaca en mujeres que presentan un nuevo síndrome coronario agudo como primera manifestación de cardiopatía isquémica", afirmaron el Dr. Bugiardini y sus colaboradores.

El especialista añadió: "Hay principal implicación para el ejercicio clínico. Suspender un beta-bloqueante en una mujer por lo demás sana con hipertensión y sin enfermedad cardiovascular previa no es perjudicial y podría ser prudente. La presión arterial en las mujeres puede regularse de forma más segura, por ejemplo, utilizando otros fármacos. y desde luego, mediante dieta y ejercicio".

Justificación para el estudio

Hombres y mujeres "muestran diferencias en lo que respecta a riesgo, causas y pronóstico de la insuficiencia cardiaca", informaron el Dr. Bugiardini y sus colaboradores, y las guías actuales no distinguen entre el uso de beta-bloqueantes en hombres y en mujeres.

Sin embargo, "dado que estudios y metanálisis previos han incorporado casi 5 hombres por cada mujer, cualquier diferencia en el efecto de los beta-bloqueantes entre las mujeres se hubiera ocultado por el efecto del tratamiento con beta-bloqueantes entre los hombres", destacaron.

En el presente estudio se analizaron datos de octubre de 2010 a julio de 2018 en los registros de ISACS ARCHIVES, ISACS-TC y EMMACE-3X, que abarcaron 13.764 pacientes de 12 países europeos, quienes tenían antecedente de hipertensión y presentaron síndrome coronario agudo confirmado.

De la cohorte combinada, a 2.590 (19%) se les había tratado con beta-bloqueantes antes de presentar el síndrome coronario agudo. Eran similares a los que no tenían antecedente de uso de beta-bloqueante en lo que respecta a características iniciales y uso de otros fármacos en un análisis ajustado.

En el grupo con uso previo de beta-bloqueante, 21,3% de las mujeres y 16,7% de los hombres tenían insuficiencia cardiaca de clase de Killip 2 o más alta, diferencia absoluta de 4,6% que resultó ser un cociente de riesgo relativo (RR) de 1,35 (IC de 95% [IC 95%]: 1,10 - 1,65).

Las tasas correspondientes para mujeres y hombres sin uso previo de beta-bloqueantes fueron de 17,2% y 16,1%, respectivamente: diferencia absoluta de solo 1,1%, y cociente de riesgo relativo de 1,09 (IC 95%: 0,97 - 1,21).

La interacción entre género y tratamiento con beta-bloqueante para el desenlace de insuficiencia cardiaca fue significativa (p < 0,034).

Un análisis en que se excluyó a pacientes en choque cardiogénico en su presentación de síndrome coronario agudo produjo resultados similares.

En un análisis de solo pacientes con infarto de miocardio con elevación del segmento ST, el cociente de riesgo relativo para la insuficiencia cardiaca en mujeres frente a hombres fue de 1,44 (IC 95%: 1,12 - 1,84) entre aquellos con antecedente de uso de beta-bloqueante, y 1,11 (IC 95%: 0,98 - 1,26) entre quienes no habían utilizado los fármacos. La interacción entre género y uso de beta-bloqueante fue significativa (p = 0,033).

No se observó tal interacción significativa para el subgrupo con infarto de miocardio sin elevación del segmento ST como su síndrome coronario agudo índice (p = 0,14).

La insuficiencia cardiaca en el síndrome coronario agudo fue el predictor más potente de la mortalidad que se observó a 30 días en mujeres y en hombres en el análisis multivariable; los odds ratio fueron de 7,54 (IC 95%: 5,78 - 9,83), y 9,62 (IC 95%: 7,67 - 12,07), respectivamente.

"Nuestro ensayo subraya la importancia de los análisis de género en estudios de investigación clínica, lo que puede proporcionar más datos aplicables a la práctica clínica. No incluir los dos géneros en estudios terapéuticos es una oportunidad pasada por alto para descubrir los riesgos subyacentes específicos de género. El efecto adverso del tratamiento con beta-bloqueante en las mujeres con hipertensión es un riesgo específico de género", afirmó el Dr. Bugiardini.

No es solo una enfermedad de los hombres

Algunas conclusiones del estudio "en realidad no son tan sorprendentes, pues se sabe desde hace mucho tiempo que las mujeres que tienen un infarto de miocardio tienen muchas más probabilidades de desarrollar insuficiencia cardiaca que los hombres, y también sabemos que la insuficiencia cardiaca aumenta la mortalidad después de un infarto de miocardio ", indicó a Medscape la Dra. Ileana L. Pina, maestra en salud pública, de la Wayne State University en Detroit, Estados Unidos.

Fue sorprendente que las mujeres que tomaban beta-bloqueantes tuvieran más riesgo de insuficiencia cardiaca. "Esta asociación debe demostrarse en un estudio prospectivo y confirmarse en otra serie de datos ", añadió la Dra. Pina, quien no intervino en el presente estudio.

"Lo más importante es recordar que la insuficiencia cardiaca no es solo una enfermedad del hombre y prestar atención a los síntomas de mujeres, y no descartarlos ni relegarlos a problemas de ansiedad o gástricos".

El estudio fue observacional, señaló el Dr. Bugiardini, así que "los resultados pueden tener alguna variación y necesitan confirmarse. Sin embargo, un estudio aleatorizado controlado estratificado según género sobre el tratamiento con beta-bloqueantes en pacientes con hipertensión, pero sin antecedente de cardiopatía isquémica previa o insuficiencia cardiaca no puede considerarse ético, ya que se diseñaría para confirmar el riesgo... no el beneficio".

"Estudios observacionales adicionales pueden proporcionar confirmación. Mientras tanto, la Food and Drug Administration ha de alertar a los médicos sobre los efectos adversos asociados con el uso de beta-bloqueantes en mujeres con hipertensión y sin antecedente de enfermedad cardiovascular, pues prescribir beta-bloqueantes a una mujer con hipertensión significa exponerla a un riesgo innecesario", concluyó.

Los doctores Bugiardini, Pina y los demás autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....