REVISIÓN DE ARTÍCULOS

COVID-19 crítica en pediatría, puntuación de Apgar en recién nacidos, y características de EVALI en adolescentes

Dr. Jesús Hernández Tiscareño

Conflictos de interés

21 de julio de 2020

En este contenido

Dr. Jesus Hernández Tiscareño

En esta sección estarán disponibles los resúmenes de artículos recientes, publicados en las principales revistas científicas de pediatría, analizados por el Dr. Jesús Hernández. El Dr. Hernández Tiscareño es egresado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó un posgrado en Pediatría y Terapia Intensiva Pediátrica. Actualmente es adscrito en el Hospital de Cardiología, del Centro Médico Nacional Siglo XXI y del Centro Médico Nacional 20 de noviembre, en la Ciudad de México.

Características clínicas de la enfermedad crítica por coronavirus 2019 en niños

Durante esta pandemia los niños de todas las edades pueden verse afectados por COVID-19, sin embargo, la mayoría de los menores infectados generalmente no enferma tanto como los adultos, y algunos pueden no mostrar ningún síntoma; los niños han mostrado tener menor riesgo de enfermedad grave, sin embargo, esto no los excluye de morbilidad y mortalidad asociada a COVID-19. El objetivo de este estudio observacional fue describir la demografía, la presentación clínica y los resultados de los pacientes pediátricos hospitalizados con COVID-19.

Se realizó un estudio de cohorte observacional en Indianápolis, Estados Unidos, del 26 de febrero al 4 de mayo de 2020, que reclutó pacientes en el Riley Hospital for Children de Indiana University Health. A 407 niños se les realizó la prueba y 24 resultaron positivos con enfermedad por coronavirus confirmada en el estudio. Diecinueve pacientes requirieron hospitalización, 7 estaban gravemente enfermos y 4 requirieron intubación (2 de los cuales presentaban comorbilidades: 1 tenía parálisis cerebral y otro índice de masa corporal elevado).

Los niños críticamente enfermos presentaron trombocitopenia significativa (p = 0,015) y proteína C reactiva más alta (p = 0,031). La cuenta leucocitaria fue menor de manera estadísticamente significativa en pacientes críticos (p = 0,039), aunque el rango intercuartil estaba dentro de lo normal para ambos grupos. Cinco pacientes tuvieron coinfecciones con otros virus respiratorios, incluidos rinovirus/enterovirus (n = 2), coronavirus humano NL63 (n = 1), virus sincitial respiratorio (n = 1) y virus de parainfluenza (n = 1).

Todos los pacientes críticos presentaron una radiografía de tórax anormal, en comparación con 56% de pacientes no críticos. De los enfermos críticos, tres fueron tratados con cánula de alto flujo nasal, evolucionando sin complicaciones.

Cuatro pacientes requirieron intubación, tres fueron intubados dentro de las 24 horas de presentación debido a hipoxia. El cuarto intubado presentó cetoacidosis diabética de nueva aparición; inicialmente dio negativo para SARS-CoV-2, fue intubado al día 4 de hospitalización y dio positivo a infección por SARS-CoV-2 en ese momento. La duración media de la ventilación mecánica fue de 14,1 días.

Todos los pacientes críticos fueron tratados inicialmente con antibióticos de amplio espectro hasta que el diagnóstico de COVID-19 fue confirmado.

Remdesivir se consideró para todos los pacientes con ventilación mecánica. Sin embargo, solo dos lo recibieron ya que un paciente no calificó y el otro no recibió remdesivir debido a lesión renal aguda y rabdomiólisis leve. Un paciente tratado con remdesivir desarrolló elevación de transaminasas (alanina transaminasa 290 U/l y aspartato transaminasa 1,271U/l), y rabdomiólisis significativa (creatina quinasa 55,360U/l) con valores máximos el día después de completar remdesivir.

Un paciente desarrolló hipoxia e hipotermia después de 14 días de ventilación, el cultivo respiratorio demostró Pseudomonas aeruginosa y fue tratado con cefepima y tobramicina nebulizada. Otro paciente falló la extubación después de 8 días de ventilación, el cultivo respiratorio demostró Haemophilus influenzae y Moraxella catarrhalis, y fue tratado con amoxicilina/clavulanato.

La mayoría de los pacientes de este estudio fue de género masculino (73,7%) y todos los pacientes críticos fueron hombres. Asimismo, 74% de pacientes pediátricos hospitalizados con COVID-19 y cinco de siete niños críticamente enfermos (71%) eran afroamericanos o hispanos. Un paciente falleció.

Lo más importante
En este estudio observacional hay presencia de enfermedad grave y prolongada en niños, incluidos aquellos sin comorbilidades. Los niños varones afroamericanos o hispanos presentaron mayores complicaciones en la evolución clínica. El estudio mostró que hipoxia, trombocitopenia y proteína C reactiva elevada son marcadores de enfermedad crítica. Sin embargo, es un estudio limitado por el tamaño de muestra, por lo que no se pueden emitir conclusiones adecuadas y se requieren estudios mayores para buscar asociaciones con COVID-19 grave en pediatría, y así adecuar un manejo óptimo.
REFERENCIA
  • Bhumbra S, Malin S, Kirkpatrick L, Khaitan A, y cols. Clinical Features of Critical Coronavirus Disease 2019 in Children. Pediatr Crit Care Med. 2 Jul 2020;10.1097/PCC.0000000000002511. PMID: 32639466. Fuente

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....