COMENTARIO

Publicaciones en tiempos de COVID: ¿publicar en preimpresión o no?

Véronique Duqueroy

Conflictos de interés

10 de julio de 2020

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

PARÍS, FRA. Publicaciones aceleradas, preimpresiones, retractaciones: la pandemia de la COVID-19 ha afectado la publicación de investigaciones científicas. ¿Es razonable? En este contexto, el Dr. Benjamin Davido, del Hôpital Raymond-Poincaré en Garches, Francia, explica por qué retiró su estudio del servidor de preimpresión que abordaba el uso de hidroxicloroquina y azitromicina en pacientes hospitalizados con COVID-19.[1]

¿Por qué retiró su estudio sobre hidroxicloroquina del servidor de preimpresión?

El objetivo no era que fuera discutido en las redes sociales, sino proporcionar a la comunidad médica acceso a nuestros resultados lo más pronto posible, mientras estábamos a la espera de la validación en la publicación con revisión por pares. Tan pronto como ayudó a que iniciara la controversia sobre hidroxicloroquina decidí retirarlo de inmediato. En ese momento pensamos que era útil compartir nuestra experiencia de manera transparente.

Dr. Benjamin Davido

Desafortunadamente algunos tomaron estos datos como los resultados de un ensayo farmacológico, cuando se trataba de un estudio observacional retrospectivo. Si tuviera que hacerlo de nuevo, no lo haría; es mejor proporcionar la información revisada por pares como siempre lo hemos hecho, es decir, sujeta a un control de calidad, que comunicar información que en última instancia solo sirve para generar comentarios.

Si observamos el escándalo de Lancet podemos ver que el tema de hidroxicloroquina es extremadamente sensible, debido a la falta de ensayos clínicos sobre el mismo. Lamentablemente este Lancetgate ha minado la ciencia. En algún momento nos preguntamos: "¿Dónde está la medicina? Está en el proceso de inventar resultados para deshacerse de la investigación". Mientras que en el fondo queríamos ir más rápido en esta crisis sin precedentes.

Si tuviera que hacerlo de nuevo, no lo haría. Benjamin Davido

¿Qué opina del estudio RECOVERY sobre dexametasona, que fue anunciado sin estar publicado?

Los investigadores han anunciado los resultados; este no es un artículo y se debe tener cuidado con la interpretación. En cuidados intensivos, nuestro equipo, con el Dr. Djilalli Annane, desde el principio utilizó dexametasona porque solíamos hacerlo en casos con neumonía grave. Además, en el momento en que hablábamos de tocilizumab en la tormenta de citocinas me preguntaba: "¿Por qué hablamos de anticuerpos monoclonales incluso cuando no hemos probado los corticoesteroides?". Es cierto que seguimos la precaución al pie de la letra, ya que ciertos artículos habían destacado el riesgo de efectos nocivos de los corticoesteroides en el MERS-CoV. Irónicamente, hasta el momento este mismo tratamiento es el único efectivo en pacientes hospitalizados graves.

¿Está de acuerdo en que durante esta crisis de salud excepcional es aceptable acelerar los procesos de validación y publicación?

Sí, por supuesto. Cuando todavía estábamos al comienzo de la crisis recuerdo haberme dicho: "Hay que publicar rápidamente para poder fomentar más estudios". Esa era la idea: proporcionar estos resultados para promover más ensayos aleatorizados. Por tanto, la publicación en servidores de preimpresión y la publicación acelerada probablemente estaban justificadas al principio, pero no desde el momento en que pusimos el trabajo en línea, en un servidor web, sin control de calidad. Es lamentable que los medios hayan difundido a gran escala los datos de servidores de preimpresión,  publicaciones destinadas principalmente a la comunidad científica.

Los medios se interesaron en las preimpresiones desde el momento en que también se compartieron en YouTube

Es cierto y nos encontramos abrumados por este fenómeno. Es una pena, porque creo que para nuestros colegas publicar en línea los resultados preliminares de manera instantánea y sin tener que pagar ninguna tarifa era pertinente, porque les recuerdo que en ocasiones algunas revistas científicas piden hasta 2.000 euros por artículo.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....