COMENTARIO

La consulta virtual para pacientes con insuficiencia cardiaca durante la cuarentena

Dra. Stella Maris Pereiro González; Dr. Guillermo Liniado

Conflictos de interés

30 de junio de 2020

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

En este contenido

Consideraciones finales

Por último y finalizando la consulta, deberíamos hacernos una idea sobre en qué situación está nuestro paciente y al respecto puede usarse la alegoría del semáforo:

  • Luz verde: paciente estable sin cambios

  • Luz amarilla: paciente con algunos signos de inestabilidad. Esta es la población más desafiante, es donde tenemos que decidir si hacerlo venir a una consulta presencial (ni el sistema ni los pacientes quieren hacerlo ahora) o si podemos seguir con las consultas a distancia. En estos pacientes, hay que evaluar la adherencia a un seguimiento de este tipo ya que hay quienes son muy proactivos y otros que no, representando este último grupo, el de mayor vulnerabilidad. Si el paciente es adherente, se puede seguir con el control periódico, incluso diario, de los parámetros disponibles.

  • Luz roja: si detectamos claros signos de descompensación, debemos ayudar al enfermo en la decisión de ir a la guardia, porque ni la familia ni el propio paciente quieren salir hoy de casa. Recordemos que el tiempo es muy valioso, que lo antes que podamos compensar al paciente mejor será su evolución.

Una última reflexión, ahora pensando más en el médico que en el paciente.

El poder trabajar productivamente desde el hogar requiere de un lugar y tecnología adecuados y del comportamiento de las personas (que dependerá del temperamento de cada uno y de su capacidad para programar las tareas y las rutinas diarias). Solo unos pocos privilegiados cuentan en sus casas con el espacio adecuado para trabajar en un ambiente confortable y libre de interrupciones. El aislamiento produce cargas emocionales y financieras, entre otras. Somos animales gregarios por naturaleza. El aislamiento enferma a las personas tanto mental como físicamente.

Un tema por considerar es la comunicación de malas noticias, que depende, en gran parte, del lenguaje corporal que se pierde o al menos se mengua en la visita virtual. La forma en que se transmiten las noticias tiene un impacto en la recepción y comprensión de la situación, la precepción del cuidado que se le está brindando, el modo de enfrentar el problema y el eventual proceso de duelo. Para el médico implica también un estrés psicológico (desgaste profesional o burnout).

La comunicación a distancia, en especial cuando se trata de malas noticias, debe respetar determinadas pautas:

a) Una adecuada identificación del dador de la noticia y una planificación adecuada del momento del contacto.

b) Cerciorarse de que el paciente se encuentre en un momento adecuado para recibir la llamada.

c) No se debe dejar mensajes en contestadores o mandar mensaje de voz por WhatsApp sobre temas sensibles.

d) Hablar con claridad, cálida y empáticamente.

e) Verificar que el paciente comprendió lo que se le estaba explicando.

f) Usar el altavoz e invitar, si el paciente así lo acepta, a algún familiar para participar de la conversación. 

g) Honestidad, decir la verdad y compasión, hacerlo de la manera menos dolorosa para el interlocutor.

El trabajo desde el domicilio puede ayudar a nuestros pacientes, con un costo para el médico. Aspectos de orden legal y el reconocimiento económico de las consultas virtuales son otros de los problemas a resolver.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....