Brasil en una tormenta sanitaria y política ante un número creciente de casos de COVID-19

Una pandemia en mitad de un pandemonio

Mônica Tarantino

Conflictos de interés

15 de junio de 2020

En este contenido

1. La crisis sanitaria amplió las desigualdades.

Brasil presenta singularidades que deben ser tenidas en cuenta antes de analizar el afrontamiento de la pandemia. Este país ocupa la posición 79 en la clasificación del índice de desarrollo humano del programa de las Naciones Unidas para desarrollo humano, publicado en diciembre de 2019.

Evaluado con periodicidad anual, el índice de desarrollo humano utiliza indicadores de salud, educación y renta. Este informe muestra la segunda mayor concentración de renta del mundo: un tercio de la riqueza está en manos de 1% de una población de 210 millones de habitantes. La renta de las mujeres es 41,5% más baja que la de los hombres.

Hay 12,8 millones de personas sin laborar, y 40 millones trabajan como autónomos o en la ilegalidad, sin ingresos fijos. La enorme desigualdad social que caracteriza al país es un factor esencial para entender la diseminación y los estragos que produce la enfermedad.

El Dr. José Carvalho de Noronha, exsecretario de sanidad del estado de Río de Janeiro y de Atençao á Saúde do Ministério da Saúde, y expresidente de la Associaçao Brasileira de Pós-Graduaçao em Saúde Colectiva, señaló: "Somos un país emergente con una renta per cápita muy inferior a la de los países ricos, y con una de las mayores desigualdades en la distribución de la riqueza índice de desarrollo humano".

El acceso a la salud refleja estas mismas desigualdades. El sistema brasileño se inspiró mucho en el sistema inglés (National Health Service), y se creó para tratar las enfermedades y promover la salud de manera universal, con una aportación escasa de la sanidad privada.

Pero la realidad discurrió por otros caminos. En la actualidad, 25% de la población con una renta media o alta contrata planes y seguros sanitarios para ser atendidos en una extensa red privada de servicios con buenos hospitales, clínicas y laboratorios. Los 150 millones de personas restantes dependen de la asistencia de un sistema público y universal, el Sistema Único de Saúde, muy precarizado por la infrafinanciación prolongada.

Es una población que ya tiene tasas altas de enfermedades crónicas, que afectan más a los que tienen una renta más baja. Cuatro de cada 10 brasileños adultos tienen hipertensión, diabetes, enfermedades respiratorias, cardiacas o cáncer, según el Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística. Antes de la pandemia, la principal causa de muerte en Brasil se atribuía a las enfermedades crónicas. La incidencia de estas enfermedades tiene una tendencia creciente asociada al envejecimiento de la población.

El Dr. Carvalho de Noronha puntualizó que índice de desarrollo humano la pandemia de COVID-19 recayó en esta sociedad desigual y en un sistema de salud sobrecargado que sufre carencias de profesionales, equipamiento y camas para atender a casi 150 millones de brasileños índice de desarrollo humano.

Ante este panorama, era posible prever que la enfermedad afectaría con mucha más intensidad a los más pobres. El hecho de que el SARS-CoV-2 llegara a Brasil por vía aérea, o sea, por la clase más privilegiada, apenas dio tiempo a los dirigentes para intentar organizar el sistema. El primer paciente, un empresario de 61 años que dio positivo el 26 de febrero, había vuelto recientemente de Lombardía, Italia, donde entonces había muchos casos de esta enfermedad.

Cuatro días después los medios de comunicación publicaron un caso representativo de los contrastes sociales de este país: una empleada doméstica que trabajaba en Leblon, barrio lujoso de la zona sur de Río de Janeiro, murió por COVID-19 después de ser contagiada por su empleadora, que acababa de volver de un viaje a Italia y esperaba el resultado de la prueba para saber si tenía el virus. El resultado fue positivo.

Ahora esta enfermedad se expande con fuerza en la periferia de las grandes ciudades, afectando con intensidad las zonas con mayor concentración de la pobreza.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....