COVID-19: el resumen semanal (29 de mayo a 4 de junio)

Matías A. Loewy

5 de junio de 2020

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación sobre la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus de Medscape en español.

En el avance a la "nueva normalidad", la única certeza es la incertidumbre

Mientras países como México entraron oficialmente en la "nueva normalidad" y otros en Iberoamérica avanzan en distintas etapas de sus planes de flexibilización, la realidad es que no existe una fórmula única para determinar cuándo, cómo y dónde implementar esas medidas, especialmente cuando los casos siguen subiendo en gran parte de la región. 

"El único dato duro que tenemos, y que no es tan duro, se llama incertidumbre. Lamentablemente, no tenemos datos fuertes ni en México ni a nivel mundial y vemos cómo países que han ido saliendo, luego vemos brotes de picos altos", señaló el Dr. Guillermo Fanghänel Salmón, presidente de la Asociación Mexicana para la Prevención de la Aterosclerosis y sus Complicaciones (AMPAC).

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), por lo pronto, insistió en que "hay que pensar dos veces antes de suspender las medidas de distanciamiento social. Debemos ser cuidadosos. No debemos suspender estas medidas demasiado rápido o se corre el riesgo de que haya un resurgimiento de la COVID-19 que podría arrasar con todo lo que hemos logrado en los últimos meses", pidió la Dra. Carissa Etienne, directora del organismo.

"Se habla mucho de la flexibilización del aislamiento, pero es necesario repensar esa situación", coincidió el Dr. José Luiz Gomes do Amaral, presidente de la Associação Paulista de Medicina (APM), en San Pablo, Brasil. "Sin test suficientes para hacer eso de manera responsable, y no los tenemos, va a ser un gran problema". 

El distanciamiento funciona (pero dos metros es mejor que uno)

El distanciamiento físico de un mínimo de 1 metro "parece estar muy relacionado con un considerable efecto protector" de la transmisión de SARS-CoV-2, pero mantener una separación de 2 metros podría ser más eficaz, según un subanálisis de 38 estudios dentro de un metaanálisis 172 estudios publicado en la versión electrónica de The Lancet.

Según los autores, el riesgo absoluto de infección al estar cerca de un individuo expuesto fue de 12,8% a 1 metro y 2,6% a 2 metros. El trabajo también determinó que las mascarillas N95, en particular para el personal sanitario, son más eficaces que otras protecciones de la cara.

¿El dolor abdominal es un predictor clínico de gravedad?

Un análisis de 10 estudios publicados sobre casi 2.000 pacientes con diagnóstico confirmado de COVID-19 sugiere que el dolor abdominal aumenta cuatro veces el riesgo de que requieran ventilación mecánica e internación en cuidados intensivos, anunciaron investigadores de Brasil, Estados Unidos e Italia en Internal and Emergency Medicine.

"Es posible que ese síntoma refleje la gravedad de la infección viral del tracto gastrointestinal, lo que no es sorprendente, dado que la enzima convertidora de angiotensina 2, receptor del virus en los hospedadores, se expresa mucho en esas células", especuló uno de los autores, Dr. Brandon Michael Henry del Cincinnati Children's Hospital Medical Center, afiliado a la University of Cincinnati, en Cincinnati Estados Unidos.  

¿El SARS-CoV-2 se puede estar debilitando? Mejor no cantar victoria

Para un puñado de médicos italianos, los pacientes con COVID-19 hoy tienen cuadros clínicos mucho más leves de los que veían cuatro o cinco semanas atrás. Y sugieren la posibilidad de que SARS-CoV-2 se estuviera debilitando. "COVID-19 en marzo/abril era un tigre y hoy es un gato salvaje domesticado", publicó en su página de Facebook el Dr. Matteo Bassetti, infectólogo del Ospedale San Martino en Génova, Italia.

Sin embargo, las autoridades italianas, la OMS y científicos independientes señalaron que no existe ninguna evidencia que apoye esa afirmación. "Una de las reglas de oro de la virología es que los virus que circulan en la comunidad cambian y mutan", dijo Mark Cameron, bioinformático y epidemiólogo genético de Case Western Reserve University School of Medicine en Cleveland, Estados Unidos. Sin embargo, los investigadores consideran improbable que haya mutado lo suficiente como para hacer diferencias sustantivas en la gravedad de los cuadros que produce.

El delgado límite entre la prudencia y la obsesión

En pacientes con trastorno obsesivo compulsivo (TOC), en especial, aquellos con un miedo irracional a la contaminación, la insistente recomendación de medidas preventivas frente a la pandemia puede agravar los síntomas, según surge de un consenso de 33 especialistas de 12 países, incluyendo Brasil, México y España.

"Normalmente, el diagnóstico del trastorno obsesivo compulsivo con obsesión por la contaminación y compulsión por la limpieza no es difícil. Pero ahora que los comportamientos de limpieza han sido tan estimulados, se creó una zona gris entre lo normal y lo patológico", manifestó el Dr. Leonardo Fontenelle, profesor adjunto del Instituto de Psiquiatria de la Universidade Federal do Rio de Janeiro, quien anticipa más diagnósticos de la condición en el futuro. La terapia cognitiva conductual (con la técnica de "exposición con prevención de respuesta") y los antidepresivos del tipo de los inhibidores de la recaptación de la serotonina son dos opciones eficaces de primera línea para el abordaje terapéutico, señala el documento.

Un fármaco para la artritis reumatoidea, contra la tormenta de citoquinas

Anakinra, un antagonista de receptor de interleucina-1 humano recombinante indicado para la artritis reumatoide, podría ser beneficiosa para pacientes que sufren la tormenta de citoquinas asociada con COVID-19, según un estudio observacional francés sobre casi un centenar de pacientes publicado en The Lancet Rheumatology.

El fármaco se asoció con una reducción en la necesidad de asistencia respiratoria mecánica y en la mortalidad, comparado con el grupo control, aunque se necesitarán ensayos clínicos aleatorizados con doble enmascaramiento para comprobarlo. En opinión del Dr. Jean-Jacques Mourad, jefe del Servicio de Medicina Interna del Groupe hospitalier Paris Saint-Joseph (GHPSJ) en París, Francia, el enfoque podría interesar a Brasil y otros países que están viendo venir el pico de casos. "Es un tratamiento bien tolerado, subcutáneo y que realmente ha evitado que se sature nuestra unidad de cuidados intensivos", aseguró.

La hidroxicloroquina no se rinde: la OMS reanuda estudios

Una semana después de haber suspendido a la hidroxicloroquina de su megaestudio Solidaridad para un análisis interino de su seguridad, en gran parte por los resultados negativos de un estudio observacional en The Lancet que la misma revista retractó, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el miércoles 3 que un comité de expertos recomendó retomar los estudios con el fármaco.

Estudios y reportes de farmacovigilancia han mostrado que hidroxicloroquina aumenta el riesgo de eventos cardiacos potencialmente fatales, en especial, la prolongación del intervalo QT o la taquicardia ventricular polimorfa en entorchado (Torsades de Pointes). Sin embargo, el riesgo parece ser “lo suficientemente bajo” como para permitir la continuación de su uso en estudios clínicos controlados y aleatorizados frente a placebo, con el fin de evaluar la relación riesgo/beneficio de este enfoque para prevenir que empeore la infección por SARS-CoV-2, aseguró el Dr. Christian Funck-Brentano, del Hôpital Pitié-Salpêtrière AP-HP en París, Francia.

Las minorías étnicas llegan a duplicar el riesgo de muerte

En un tiempo de tensiones raciales en Estados Unidos por el asesinato del afroamericano George Floyd (quien también tuvo COVID-19 según un análisis post mortem), un reporte oficial del gobierno británico confirma que las minorías étnicas en el Reino Unido sufren desproporcionadamente del impacto de la pandemia.

Así, las personas de origen bangladeshí tienen el doble de riesgo de morir por COVID-19 que los británicos blancos. Y aquellas de origen chino, indio, pakistaní, caribeño u otras etnias asiáticas o africanas incrementan el riesgo entre un 10 y un 50%. Reportes de prensa denunciaron que las autoridades retrasaron la publicación del informe para no exacerbar los ánimos, aunque eso fue desmentido.

La otra frustración: médicos que quieren atender COVID-19 y no los dejan

La sobrecarga de trabajo y el miedo al contagio no es el único problema que enfrentan los médicos en la pandemia. Al menos en Europa, donde el pico de casos parece haber sido superado, muchos médicos generalistas sienten que han sido marginados y que no pudieron participar del combate contra COVID-19 como hubieran deseado. Con el agravante de que mermó también notablemente la cantidad de pacientes que atendieron en sus consultorios.

"Muchos médicos, especialmente los jóvenes, querían ir al frente y no siempre encontraban su lugar allí, lo que les daba la sensación de no participar o hacerse cargo de la epidemia como les hubiera gustado", aseguró el Dr. Eric Galam, médico generalista y profesor en la Université de Paris, Francia.

Sentían como si fueran a la guerra y les dijeran: "Quédense quietos", comparó el Dr. Galam. "Es frustrante y descalificador. Yo mismo me ofrecí como voluntario para estar en la guardia y participar de la atención del flujo de pacientes, pero nada de eso ocurrió", protestó.

¿Por qué hay más muertes por COVID-19 en pacientes con diabetes?

Más de uno de cada 10 pacientes con diabetes hospitalizados por COVID-19 muere en el lapso de una semana, y una tercera parte requiere ventilación mecánica, según revela el estudio observacional francés CORONADO en Diabetologia. Los principales factores de riesgo de muerte o intubación identificados fueron la presencia de complicaciones micro y macrovasculares, la edad avanzada, la apnea del sueño y la obesidad. En cambio, no hubo asociación con los niveles de hemoglobina glucosilada (HbA1c) ni con el uso de bloqueantes del sistema renina-angiotensina-aldosterona o inhibidores de dipeptidil peptidasa-4. 

El perfil típico del paciente vulnerable sería aquel con diabetes tipo 2, de 70 años o más y con obesidad, en quien "la exposición a SARS-CoV-2 debe evitarse tanto como sea posible", afirmó el Dr. Bertrand Cariou, endocrinólogo del Hôpital Guillaume et René Laennec en Nantes, Francia. En cambio, el riesgo de los jóvenes con diabetes de tipo 1 es igual al de la población general, por lo que no tendrían que tomar precauciones diferentes, añadió.

Sin abrazos ni besos, Uruguay habilitó la reapertura de escuelas

"Los pasillos están más silenciosos que de costumbre, las paredes huelen más a hospital que a centro educativo, no hay abrazos ni besos", describió el diario El País de Uruguay.

Con protocolos para favorecer el distanciamiento social y las medidas de higiene, entre 70.000 y 90.000 niños y adolescentes de más de 600 escuelas primarias y secundarias quedaron habilitados esta semana para retomar sus clases presenciales, lo que transformó a Uruguay en el primer país latinoamericano en tomar esa decisión desde el inicio la pandemia. "El riesgo es mínimo", aseguró el presidente, Luis Lacalle Pou.

Varios países en Europa y Asia ya tomaron esa medida, en forma más o menos gradual, pero los epidemiólogos aclaran que para saber qué influencia tiene la asistencia escolar de los niños en la propagación de COVID-19 se deben recopilar más datos. El 20 de mayo, cinco sociedades médicas en Alemania, incluyendo la Deutschen Gesellschaft für Pädiatrische Infektiologie (Sociedad Alemana de Infectología Pediátrica), habían reclamado la reapertura de escuelas y guarderías "sin restricciones masivas".

La muerte del Dr. Georges Boussignac, el inventor que sigue salvando vidas

El 11 de julio de 1973, la cabina de un Boeing procedente de Brasil se prendió fuego y el avión se estrelló en Saulx-les-Chartreux, cerca de París, Francia. Hubo 125 muertos y una decena de sobrevivientes, incluidos tres con hipoxemia grave y los pulmones quemados, que fueron derivados a un hospital en Créteil. Fue una circunstancia fortuita con gran impacto en la práctica médica futura. Para asistir a esos pacientes, que estaban muy débiles para ser intubados, el joven anestesiólogo del hospital, el Dr. Georges Boussignac, usó bolsas transparentes, gomas de ruedas de bicicleta, yeso, tubos de oxígeno y jarras con agua para crear la primera versión rudimentaria del ventilador de presión continua en la vía aérea o CPAP, un dispositivo de ventilación actualmente básico en cualquier hospital o ambulancia. Los tres pacientes lograron recuperarse.

El padre del CPAP, el inventor prolífico que registró 124 patentes, el refugiado croata que antes de estudiar medicina trabajó como fontanero, el "experto internacional en técnicas de reanimación cardiopulmonar" (como se presentaba en su cuenta de Twitter), falleció el 21 de mayo, a la edad de 76 años. Sin embargo su legado sigue causando impacto, ya que en ciertos pacientes graves con COVID-19 internados en terapias intensivas el ventilador de presión continua en la vía aérea ha demostrado su eficacia, según un pequeño estudio en París. El Dr. Boussignac sigue salvando vidas.

Siga a Matías A. Loewy de Medscape en español en Twitter @MLoewy.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....