"Se avanza decididamente" hacia la medicina de precisión en oncología, entrevista con el Dr. Josep Tabernero

Karla Islas Pieck

5 de junio de 2020

La investigación en el campo de la oncología está avanzando mucho en los últimos años. Aunque la mayoría de los tumores aún no tiene cura definitiva, el estudio de los diferentes tipos y subtipos en base a sus características biológicas y moleculares permite mejorar el pronóstico de cada vez más enfermos.

Los avances en el campo de la inmunoterapia y las terapias dirigidas están poniendo sobre la mesa más alternativas para poder tratar a los pacientes de forma personalizada, y se espera que en el futuro la mayoría de los tratamientos se pueda hacer "a la carta".

Dr. Josep Tabernero Fuente: VHIO

El Dr. Josep Tabernero, presidente saliente de la European Society for Medical Oncology (ESMO), manifestó a Medscape en español que la inmunoterapia tiene gran potencial de futuro en la investigación del cáncer, y que las combinaciones entre inmunoterapia, terapias biológicas y tratamientos convencionales, como la quimioterapia, lograrán que se pueda consolidar la medicina de precisión en este campo, en el que "se avanza decididamente".

En su opinión, en el abordaje del cáncer no se debe perder de vista que los tumores son muy diferentes entre sí y que existe muchísima variabilidad entre los pacientes con un mismo tipo de tumor. Además, hoy en día sabemos que el tumor de una persona puede variar a lo largo del tiempo y en distintas localizaciones de la enfermedad. Es el concepto de heterogeneidad de la enfermedad y capacidad evolutiva.

También se sabe que todo el ecosistema del tumor influye en la enfermedad: el estroma, la inflamación, los vasos sanguíneos, el sistema inmune, y no solo las células malignas.

Entre las principales líneas de investigación del grupo que lidera el Dr. Tabernero en el Vall d'Hebron Institut d'Oncologia se encuentra el uso de la biopsia líquida. Se considera una herramienta con gran potencial para personalizar cada vez más los tratamientos oncológicos.

PEGASUS

  • Estudio multicéntrico, prospectivo, cuyo principal objetivo consiste en demostrar la viabilidad del uso de biopsia líquida para guiar el manejo clínico posquirúrgico y adyuvante en pacientes con cáncer colorrectal con afectación locorregional.

  • Realizar a 140 pacientes en estadios II de alto riesgo y III con estabilidad de microsatélites la prueba LUNAR1 (Guardant Health, Estados Unidos) para la determinación de ADN circulante.

  • Para el análisis de eficacia, la cohorte se comparará con una cohorte emparejada 3:1 de 420 pacientes del ensayo TOSCA.

  • Los resultados de la prueba sirven de guía "adyuvante molecular" para la selección del tratamiento. Aquellos con ADN circulante positivo reciben oxaliplatino y capecitabina durante 3 meses, y aquellos sin el marcador son tratados con capecitabina durante 6 meses.

  • Tras el primer periodo se realiza una nueva biopsia líquida y en los pacientes en quienes se encuentre ADN circulante tumoral y que recibían capecitabina se modifica el tratamiento a la combinación de oxaliplatino y capecitabina.

  • Para definir el tratamiento posterior a la terapia adyuvante se realiza otra biopsia líquida al finalizar el mismo.

Tras la presentación de las características generales del estudio PEGASUS en la edición virtual del Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2020, Dr. Tabernero nos puede comentar ¿qué pretende con esta estrategia?

El objetivo principal es personalizar el tratamiento adyuvante de los pacientes con cáncer colorrectal locorregional en base al riesgo existente basado en la persistencia de ADN tumoral circulante, y adaptar dicho tratamiento en base a la evolución del ADN circulante. Por este motivo, tras finalizar la terapia adyuvante y con el objetivo de definir la necesidad y el tipo de tratamiento posterior, la prueba de biopsia líquida se repite.

Si en algún momento vemos que el ADN circulante se vuelve positivo en sangre, volvemos a administrar oxaliplatino y capecitabina en estos pacientes. Una vez que termina el tratamiento adjudicado se repite la biopsia líquida, y si continúa siendo positiva, escalamos a los pacientes a una situación de enfermedad metastásica microscópica, y a partir de aquí los tratamos de manera diferente.

Es decir, en los pacientes que han sido ADN positivos al inicio y después del tratamiento no tendría ningún sentido volver a tratarlos con oxaliplatino, por lo cual los tratamos con FOLFIRI, que es una quimioterapia basada en irinotecán.

¿Este sería el tratamiento en segunda línea tras la progresión?

Exacto. En resumen, a los pacientes que inicialmente eran negativos y se habían tratado con capecitabina, cuando se vuelven positivos los tratamos con oxaliplatino más capecitabina. Y si progresaran a este tratamiento, es decir, si continuaran teniendo el ADN positivo, también los trataríamos con quimioterapia basada en irinotecán.

Lo importante del estudio es que es adaptativo en base a la positividad o negatividad de la biopsia líquida, que se efectúa de manera dinámica. Lo más novedoso es que podemos adaptar el tratamiento adyuvante en base a la positividad o negatividad de la biopsia líquida y al cambio de negatividad o positividad durante la evolución de la enfermedad.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....