Fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia en México, ¿estamos listos para el desconfinamiento?

Preocupa a médicos mal manejo del desconfinamiento

Pablo Hernández Mares

1 de junio de 2020

 

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación sobre la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus de Medscape en español.

GUADALAJARA, MEX. Luego de 70 días de implementación, autoridades de la Secretaría de Salud anunciaron el fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia, una serie de acciones que incluye la suspensión de actividades no esenciales de los sectores público, social y privado, este lunes primero de junio.

"En cada entidad federativa, en el fin de semana anterior al lunes primero de junio, presentaremos el estado que guarda la epidemia de COVID-19 en cada una de las 32 entidades federativas y estará representado por un semáforo del riesgo epidemiológico", señaló el 18 de mayo en rueda de prensa el Dr. Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud y vocero oficial del gobierno de la República.

Este anuncio llegó en el momento en que México se encuentra en la fase 3, la fase epidémica, donde más contagios se presentan. El 18 de mayo, el gobierno mexicano reconoció el fallecimiento por SARS-CoV-2 de 5.332 ciudadanos. Para el 31 de mayo esa cifra casi se duplicó al alcanzar 9.930 personas que han fallecido.

El "1º de junio, no es regresar a la normalidad, no es abrir libremente todas las actividades sociales, económicas y desde luego las educativas, no lo es, no lo es", enfatizó en rueda de prensa el Dr. López-Gatell, quien aseguró que la única diferencia con la conclusión de la Jornada Nacional de Sana Distancia es que a partir del 1º de junio los gobiernos estatales tomarán en sus manos las disposiciones que ayuden a reducir los contagios.

En tanto, para el inicio del regreso de actividades el gobierno federal estableció un semáforo de riesgo epidemiológico por regiones que indica los protocolos de cuidado en cuatro colores: rojo (máxima alerta sanitaria), naranja (alto), amarillo (intermedio) y verde (cotidiano).

El Consejo de Salubridad General (CSG) aprobó cuatro acuerdos para el levantamiento progresivo de las medidas de contención frente a la pandemia de la COVID-19. Entre los acuerdos se encuentra la liberación de restricciones para actividades escolares y laborales en municipios sin contagio que tengan vecindad con municipios también libres de contagio. Estos municipios han recibido el nombre de Municipios de la Esperanza.

El pasado 13 de mayo el gobierno federal mexicano dio a conocer un plan de reinicio de actividades y anunció que 269 municipios fueron considerados para reanudar algunas labores el lunes 18 de mayo. Sin embargo, la entrada en vigor y aplicación de estas medidas han sido confusas ya que las autoridades estatales tienen algunos lineamientos que no corresponden necesariamente con los federales.

Por otra parte, de acuerdo con estimaciones matemáticas, la mitad de los 1,2 millones de personas que habitan en estos municipios que retornarían gradualmente a las actividades, se encuentran en zonas de alto o muy alto riesgo de propagación del SARS-CoV-2.[1]

¿Estamos listos para el desconfinamiento?

"Esto va a pasar y vamos a salir fortalecidos, vamos a salir siendo personas mejores, pero cuidado con la pospandemia, si previamente no nos pusimos a cuidar todos los aspectos preventivos, ahora debemos prevenir que después de la pandemia puede seguir una serie de circunstancias terribles", señaló a Medscape en español el Dr. Guillermo Fanghänel Salmón, presidente de la Asociación Mexicana para la Prevención de la Aterosclerosis y sus Complicaciones (AMPAC).

El Dr. Fanghäne pronosticó que los paciente con obesidad, diabetes o hipertensión que no están recibiendo atención médica durante la emergencia sanitaria por la COVID-19 podrían descontrolarse y empeorar su condición física.

Esta patología ha afectado predominantemente a adultos mayores, pero también a personas con algunas comorbilidades como la enfermedad cardiovascular, sobre todo la hipertensión arterial, obesidad, diabetes y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

"En México, 35% de los adultos tienen hipertensión arterial, aunque es una cifra subestimada porque hay un alto porcentaje de personas con hipertensión arterial que no lo sabe; 12% de la población adulta tiene diabetes, pero también se estima que por cada caso conocido existen tres no identificados; 50% de los adultos en el país tienen hipercolesterolemia y trastornos en el metabolismo de los lípidos; el más grave de los casos es que 70% de la población mexicana tiene sobrepeso u obesidad", comentó a Medscape en español el Dr. Héctor Raúl Pérez Gómez, infectólogo y exdirector de los hospitales civiles de Guadalajara.

Para el Dr. Pérez Gómez, el panorama del estado de salud general en México es muy delicado, "las personas que conocen tener alguna de estas patologías deben asegurarse de tenerlas bajo un estricto control; las personas deben realizarse chequeos laboratoriales y clínicos, sobre todo los adultos a partir de los 40 años de edad, para identificar alguna de estas enfermedades".

En este contexto, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha insistido constantemente en que los países deben ser muy cautelosos a la hora de levantar las medidas de confinamiento. Países como Alemania, que empezaron a retomar algunas actividades económicas, han registrado un nuevo aumento de casos.

"Las responsabilidades de la autoridad sanitaria y los diferentes niveles gubernamentales son que se debe asegurar que la vigilancia epidemiológica sea permanente y en tiempo real para la identificación de los casos y de lo que podrían ser brotes y rebrotes de la enfermedad tanto a nivel nacional como a nivel regional", puntualizó el Dr. Pérez Gómez.

El experto indicó que a nivel local debe existir una permanente regulación sanitaria para vigilar la adecuada atención de los pacientes tanto del sector público como del sector privado, "esto incluye la detección a través de exámenes de laboratorio de calidad, protocolos terapéuticos tanto en pacientes leves como en pacientes graves, tanto de forma ambulatoria como en el ámbito hospitalario", dijo el Dr. Pérez Gómez.

"El único dato duro que tenemos, y que no es tan duro, se llama incertidumbre; lamentablemente no tenemos datos fuertes ni en México ni a nivel mundial y vemos cómo países que han ido saliendo, luego vemos brotes de picos altos", indicó el Dr. Fanghäne, quien señaló que es muy difícil valorar cuando vamos a poder salir de la pandemia, por lo que lo mejor es seguir manteniendo las acciones preventivas como quedarse en casa, lavarse las manos frecuentemente y mantener una sana distancia entre las personas.

El gobierno mexicano insiste en señalar en que la población debe adoptar una nueva normalidad cuando finalice la epidemia.

"El regreso a la nueva normalidad debe incluir, al menos durante las primeras etapas, una movilidad reducida, una mayor permanencia en casa; en su momento, cuando se determine que se puede levantar el aislamiento social, que no ocurra de forma estrepitosa, masivamente, porque eso puede representar un alto riesgo de rebrote y un alto riesgo de perder el control sobre la contención y mitigación de la pandemia", dijo el Dr. Pérez Gómez, quien indicó que la autoridad sanitaria debe asegurar que la vigilancia epidemiológica sea permanente y en tiempo real para la identificación de los casos de lo que podrían ser brotes y rebrotes de la enfermedad.

"La salida de esta pandemia tiene que ser llevada muy inteligentemente; somos un pueblo que siempre está con reuniones, fiestas, aglomeraciones, abrazos, etcétera, tenemos que ir abriendo paulatinamente, ir viendo cómo nos va, porque si no, vienen las reinfecciones y pueden haber brotes mucho más peligrosos", advirtió Fanghäne.

El Dr. Fanghäne también mostró preocupación por los niños, que aunque se infectan menos, pueden estár haciendo menos ejercicio por el confinamiento en su casa aumentando de peso, algo que podría afectar su salud.

Los doctores Fanghänel y Pérez Gómez han declarado no tener ningún conflictos de interés económico pertinente.

Siga a Pablo Hernández Mares de Medscape en español en Twitter @pablohmares.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....