Más mujeres enfrentan riesgos a largo plazo de trastornos hipertensivos durante el embarazo

Lisa Rapaport

Conflictos de interés

18 de mayo de 2020

Las tasas de trastornos hipertensivos por embarazo podrían estar subestimando la cantidad de mujeres en riesgo de estas afecciones, mientras que las tasas por mujer podrían dar una mejor idea del alcance del problema, sugiere un estudio.[1]

Analizando datos de 7.544 mujeres locales que tuvieron 9.862 embarazos entre 1976 y 1982, los investigadores de Mayo Clinic, en Rochester, Estados Unidos, Estados Unidos, encontraron que 719 de las mujeres tuvieron trastornos hipertensivos durante el embarazo, lo que hace que la incidencia por embarazo sea de 7,3%.

Luego, en un subconjunto de la cohorte, los investigadores calcularon la tasa de hipertensión asociada al embarazo por mujer. De 1.839 mujeres con 4.322 embarazos, 281 (15,3%) tenían estas condiciones, más del doble del porcentaje que se calculó por embarazo.

"En los últimos 20 años se ha reconocido cada vez más que los trastornos hipertensivos del embarazo están relacionados con riesgos elevados de enfermedad cardiovascular más adelante en la vida", señaló la autora principal del estudio, Dra. Vesna Garovic, de la Mayo Clinic.

Sin embargo, se subestimó el número de mujeres en riesgo de enfermedad cardiovascular más adelante en la vida, según sus antecedentes de embarazo, ya que la incidencia de trastornos hipertensivos del embarazo y su forma más grave de preeclampsia se expresaron por embarazo, añadió la Dra. Garovic.

"Demostramos que la incidencia de trastornos hipertensivos del embarazo y preeclampsia se duplicó con creces al evaluar a cada mujer, teniendo en cuenta todos sus embarazos", destacó la Dra. Garovic. "En consecuencia, 1 de cada 6 mujeres puede estar en riesgo para enfermedad cardiovascular en función de sus antecedentes de embarazo".

Los investigadores analizaron cuatro categorías de trastornos hipertensivos del embarazo: preeclampsia, hipertensión gestacional, hipertensión crónica, y preeclampsia superpuesta. Revisaron el historial médico de cada mujer para determinar quiénes tenían posible trastorno hipertensivo del embarazo, donde un caso positivo se definió como dos presiones sanguíneas elevadas tomadas en cualquier visita prenatal, durante el parto, o posnatal antes del alta hospitalaria.

Durante un periodo de seguimiento de 36,2 años, 571 mujeres con antecedentes de trastornos hipertensivos del embarazo desarrollaron una variedad de problemas de salud crónicos a tasas más altas que las mujeres sin antecedentes de trastornos hipertensivos del embarazo, según reportaron los investigadores en el Journal of the American College of Cardiology.

Por ejemplo, las mujeres con trastornos hipertensivos del embarazo tenían más del doble de probabilidades de desarrollar insuficiencia cardiaca congestiva e hipertensión, con hazard ratio (HR) ajustados de 2,11 y 2,31, respectivamente; también tenían más probabilidades de desarrollar arritmias cardiacas (HR: 1,33), enfermedad de la arteria coronaria (HR: 1,59), ictus (HR: 1,76), enfermedad renal crónica (HR: 1,75), demencia (HR: 1,86), y diabetes (HR: 1,62).

Una limitación del estudio consistió en que la población era predominantemente de raza blanca. Otra en que los embarazos ocurrieron décadas atrás.

"Las mujeres de color, en particular las de raza negra, han aumentado las tasas de trastornos hipertensivos del embarazo y también las tasas de enfermedades cardiaca y renal", destacó el Dr. Michael Honigberg, coautor de un editorial que acompaña el estudio, investigador clínico e investigador en cardiología en el Massachusetts General Hospital y Harvard Medical School, en Boston, Estados Unidos.

"Se necesitan más estudios para comprender estas relaciones en diversos grupos raciales y étnicos", agregó el Dr. Honiberg.

"Para las mujeres que tienen antecedentes de hipertensión en el embarazo es muy importante que compartan este historial con su proveedor de atención primaria", puntualizó el Dr. Honiberg. "El historial de trastornos hipertensivos del embarazo brinda una oportunidad para que las mujeres incorporen una dieta saludable para el corazón y una modificación temprana del estilo de vida para prevenir o al menos retrasar el desarrollo de factores de riesgo de enfermedad cardiaca".

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....