Tres consejos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para flexibilizar el confinamiento

Matías A. Loewy

6 de mayo de 2020

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus de Medscape en español.

BUENOS AIRES, ARG. Mientras crece la presión social para relajar en distinto grado las medidas de confinamiento en la región, incluso antes de haber llegado al pico de casos, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) exhortó a las naciones que no tomen medidas "apresuradas" que favorezcan un rebrote de casos de COVID-19 y desborden la capacidad de respuesta de los servicios de salud.

Durante la sesión informativa semanal del 5 de mayo, la directora de la organización, Dra. Carissa Etienne, planteó tres enfoques que los países deben adoptar a la hora de empezar a flexibilizar. "Les ruego que lo consideren", imploró. Son los siguientes:

  1. Ser cautos. "La flexibilidad de las medidas de distanciamiento social demasiado pronto puede acelerar la propagación del virus y abrir la puerta de un resurgimiento dramático o diseminación a otras áreas adyacentes".

  2. Basar las decisiones políticas en los datos. "Hay que analizar la tasa de nuevos casos y muertes, evaluar la capacidad de camas hospitalarias y determinar qué les dice respecto de la propagación del virus en su propio país".  

  3. Pensar localmente. "Necesitamos unidad nacional y solidaridad regional. Pero debemos luchar contra COVID-19 a nivel local. No todas las comunidades son afectadas de la misma forma y las capacidades de los sistemas sanitarios son muy diversas. Basados en la evidencia y en las guías de la Organización Mundial de la Salud y la OPS, cada país debe ajustar su enfoque según lo que ocurra en el nivel de distritos, ciudades y Estados".

Tal como había planteado en sesiones previas, la Dra. Etienne advirtió: "Ahora ha llegado el momento de una vigilancia intensa. Debemos todos seguir actuando de manera agresiva para contener la propagación. Las presiones sociales y económicas que vemos en este momento serían aún mayores si no logramos controlar el virus".

El dilema: vidas frente a economía

Tres meses después de que se registraran los primeros casos en las Américas, en la región ya se registran más de 1,4 millones de casos confirmados y unas 80.000 víctimas fatales. En particular, la dinámica de transmisión en Latinoamérica se ha acelerado en las últimas cuatro semanas, expresó en la reunión por videoconferencia el Dr. Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS.

"Muchos países que adoptaron medidas de distanciamiento social contribuyeron a aplanar la curva, Pero cuando miramos todos los países, encontramos una tendencia al crecimiento de los casos", sostuvo.

Sin embargo, aunque todavía no haya pasado "lo peor", muchos países empiezan a contemplar flexibilizaciones graduales de las medidas de salud pública, en especial, del confinamiento y cierre de actividades.

Para el Dr. Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huésped, en Buenos Aires, y uno de los infectólogos argentinos que integra el comité asesor científico del presidente, la cuarentena (confinamiento) es "víctima de su propio éxito": debido a que no se perciben las muertes evitadas si se hubieran desbordado los casos, la gente se pregunta "para qué voy a cumplirla si igual no era tan grave como me lo decían?", según señaló el sábado 2 en un webinar de la Sociedad Argentina de Infectología.

Pero también operan las presiones económicas, las dificultades para ganarse la vida, el impacto de la pobreza en la salud y hasta las barreras para la atención oportuna de otras patologías. Lo graficó para Medscape el Dr. John Mandrola: "Las políticas de distanciamiento social están dañando personas. No daños potenciales, sino daños reales. El daño económico es un eufemismo porque la economía son personas. He tenido pacientes que dejaron de tomar su medicación porque perdieron su trabajo".

No obstante, los funcionarios de la OPS insistieron en que no es momento para flexibilizaciones apresuradas o imprudentes.

"Mayo va a ser un mes muy crítico, por lo que es importante no bajar la guardia para minimizar el impacto del brote, minimizar las muertes y, poco a poco, disminuir el número de casos", enfatizó el Dr. Marcos Espinal, director de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS.

El Dr. Espinal también desaconsejó apuntar a obtener la inmunidad de rebaño, porque la experiencia en Europa muestra que los países que lo intentaron tuvieron mayor mortalidad. "Las medidas de mitigación y contención funcionan y deben ser reforzadas", señaló.

En sus palabras de cierre, la Dra. Etienne reiteró que no hay una receta para salir del confinamiento ni una medida que se adapte a todos los países. Y enfatizó que, para no echar a perder los beneficios del sacrificio realizado hasta ahora, “la decisión de la transición del cierre (del confinamiento) debe hacerse con mucho cuidado”.

"Sabemos cuál ha sido la experiencia de los países europeos. Reducir el distanciamiento social debe hacerse gradualmente y planearse cada paso, por lo menos, con 14 días de diferencia. Por otra parte, nuestros países deben estar preparados para restablecer las medidas de distanciamiento social si llegan a aumentar las tasas de transmisión, y para eso necesitamos datos e información confiable", dijo.

"Las medidas deben estar basadas en el consenso. Cada estado miembro, en consulta con su población, tendrá que decidir cuál es el equilibrio aceptable entre el grado de pérdida de vidas comparado con el impacto económico. Ese es el equilibrio que deben establecer", concluyó la Dra. Etienne.

Siga a Matías A. Loewy de Medscape en español en Twitter @MLoewy.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....