COVID-19: expertos piden una acción global urgente para prevenir el suicidio

Megan Brooks

Conflictos de interés

4 de mayo de 2020

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus de Medscape en español.

Un grupo global de expertos en suicidio insta a los gobiernos de todo el mundo a tomar medidas para evitar un posible aumento en las tasas de suicidio debido a la pandemia de COVID-19 en curso.

En un comentario publicado en versión electrónica el 21 de abril en Lancet Psychiatry, los miembros del International COVID-19 Suicide Prevention Research Collaboration advirtieron que es probable que aumenten las tasas de suicidio a medida que la pandemia se propaga y debido a sus efectos a largo plazo en la población general, la economía y los grupos emergentes de personas vulnerables.[1]

"Por tanto, prevenir el suicidio necesita una consideración urgente. La respuesta debe capitalizar y extenderse más allá de las políticas y prácticas generales de salud mental", escribieron los expertos.

El grupo de colaboración COVID-19 fue iniciado por el Dr. David Gunnell, MBChB, Ph. D., de University of Bristol, en Reino Unido, e incluye a 42 miembros con experiencia en suicidio de todo el mundo.

"Somos una agrupación ad hoc de investigadores internacionales de prevención del suicidio, líderes de investigación y miembros de las organizaciones internacionales más grandes de prevención del suicidio.

Incluimos especialistas en salud pública, psiquiatría, psicología y otras disciplinas clínicas", señaló el Dr. Gunnell a Medscape Noticias Médicas.

Dr. David Gunnell

"A través de este comentario esperamos compartir nuestras ideas y experiencias sobre las mejores prácticas, y pedir a otras personas que trabajan en el campo de la prevención del suicidio a niveles regional, nacional e internacional, que compartan nuestras recomendaciones de intervención y vigilancia/recopilación de datos con los responsables de generar las políticas pertinentes", agregó.

Lecciones del pasado

En tiempos de crisis las personas con trastornos de salud mental existentes pueden sufrir empeoramiento de los síntomas, mientras que otros pueden desarrollar nuevos problemas de salud mental, especialmente depresión, ansiedad, y trastorno por estrés postraumático, señaló el grupo.

Hay alguna evidencia de que el suicidio aumentó en Estados Unidos durante la pandemia de gripe española de 1918, y entre las personas mayores en Hong Kong durante el brote de síndrome respiratorio agudo severo de 2003.

El aumento del suicidio relacionado con COVID-19 es evitable siempre que las acciones preventivas sean rápidas, señaló el grupo.

En su artículo, el grupo ofrece varias posibles respuestas de salud pública para mitigar el riesgo de suicidio asociado con la pandemia de COVID-19.

Estas incluyen:

  • Vías de atención claras para las personas con ideas suicidas.

  • Evaluaciones remotas o digitales para pacientes actualmente bajo el cuidado de un profesional de salud mental.

  • Capacitación del personal para nuevas formas de trabajo.

  • Mayor apoyo para las líneas de ayuda de salud mental.

  • Proporcionar apoyo para el proceso de duelo de fácil acceso para aquellos que han perdido a un ser querido por el virus.

  • Redes de seguridad financiera y programas del mercado laboral.

  • Difusión de intervenciones en línea basadas en evidencia.

Sugirieron que las respuestas de salud pública también deben garantizar que las personas que enfrentan violencia doméstica tengan acceso a apoyo y un lugar a dónde ir en tiempos de crisis.

"Estos son tiempos sin precedentes. La pandemia causará angustia y dejará a muchas personas vulnerables. Es probable que las consecuencias para la salud mental estén presentes por más tiempo y alcancen su punto máximo más tarde que la pandemia real. Sin embargo, la evidencia de la investigación y la experiencia de las estrategias nacionales proporcionan una base sólida para la prevención del suicidio", escribió el grupo.

El Dr. Gunnell agregó que es difícil predecir qué impacto tendrá la pandemia en las tasas de suicidio, "pero dada la variedad de preocupaciones, es importante estar preparados y tomar medidas para mitigar el riesgo tanto como sea posible".

Sobre el pico en la venta de armas

El Dr. Eric Fleegler, maestro en salud pública, y sus colegas del Boston Children's Hospital y la Harvard Medical School, en Boston, Estados Unidos, estuvieron de acuerdo.

"El momento de actuar es ahora. Se necesitan enfoques tanto de población como individuales para reducir el riesgo de suicidio en los próximos meses", escribieron en un comentario publicado en versión electrónica el 22 de abril en Annals of Internal Medicine.[2]

El Dr. Fleegler y sus colaboradores están particularmente preocupados por un posible aumento en los suicidios relacionados con armas, ya que las ventas de armas en Estados Unidos se dispararon durante la pandemia de COVID-19.

En marzo se vendieron más de 2,5 millones de armas de fuego, incluyendo 1,5 millones de pistolas. Según informaron, es un aumento de 85% en las ventas de armas, en comparación con marzo de 2019 y las ventas de armas de fuego más altas jamás registradas en Estados Unidos.

Además, la investigación ha demostrado que las personas que compran pistolas tienen una tasa 22 veces mayor de suicidios relacionados con armas de fuego durante el primer año, en comparación con aquellos que no compran una pistola.[3]

"En el mejor de los casos, el aumento de la posesión de armas se asocia con mayor riesgo de suicidio relacionado con armas de fuego. Estos no son los mejores tiempos", escribieron los autores.

El Dr. Fleegler y sus colaboradores añadieron que también es importante darse cuenta de que los suicidios relacionados con armas de fuego estaban aumentando mucho antes del golpe de COVID-19. De 2006 a 2018 las tasas de suicidio relacionadas con armas de fuego aumentaron en más de 25%, según el National Center for Injury Prevention and Control. Solo en 2018 hubo 24.432 suicidios relacionados con armas de fuego en Estados Unidos.

"Estados Unidos debería tomar medidas políticas y clínicas para evitar una posible epidemia de suicidio relacionado con armas de fuego a raíz de la pandemia de COVID-19", concluyeron.

Esta investigación no recibió financiamiento. Los doctores Gunnell y Fleegler han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....