Edad y problemas pulmonares y de salud mental pueden volver mortal la neumopatía por vapeo

Gene Emery

Conflictos de interés

4 de mayo de 2020

Vapeadores que fallecieron debido a daño pulmonar por cigarrillos electrónicos tuvieron nueve veces más probabilidades de presentar enfermedad pulmonar obstructiva crónica que quienes fueron hospitalizados por vapeo, pero sobrevivieron, de acuerdo con un nuevo análisis realizado por U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Los vapeadores que murieron también tuvieron cinco veces más probabilidad de presentar hipertensión o algún otro tipo de enfermedad cardiovascular, observaron los investigadores.

Además, los problemas de salud mental se presentaron en 65% de los fallecidos.

El vapeo fue causa de 2.618 hospitalizaciones y 68 muertes entre agosto de 2019 y el 18 de febrero de 2020. Ocho muertes notificadas después del 7 de enero no se incluyeron en el análisis.

"La buena noticia es que los casos han disminuido notablemente desde su máxima frecuencia en septiembre de 2019. Los hallazgos de este artículo pueden aportar información a los médicos para que tengan en cuenta los factores de riesgo asociados con desenlaces más graves de EVALI (acrónimo en inglés para designar la lesión pulmonar asociada a cigarrillo electrónico o vapeo)", comentó a Reuters Health la autora principal, Dra. Angela Werner.

La mayoría de los vapeadores que se enfermaron había inhalado productos que contenían tetrahidrocannabinol, el principal compuesto psicoactivo de la marihuana, lo que hizo que los médicos señalaran que algo en estos productos  (tal vez acetato de vitamina E) era la causa de EVALI.

Sin embargo, personas que dijeron que solo habían utilizado productos de vapeo que contienen nicotina también fallecieron durante este periodo.

"Casi un tercio de los pacientes con casos mortales notificó solo el uso de nicotina, y casi una cuarta parte informó el uso dual, lo que indica que puede ser necesario tomar en cuenta otros mecanismos causales", señaló el equipo de la Dra. Werner en su estudio, publicado en The New England Journal of Medicine.[1]

El Dr. Peter Hajek, investigador del vapeo en la Queen Mary University of London, quien no intervino en el estudio, agregó: "El estudio oscurece un poco el hecho de que las lesiones pulmonares (EVALI) fueron causadas por contaminantes presentes en cartuchos de tetrahidrocannabinol ilícitos y que nada tienen que ver con el vapeo de nicotina. El problema es que vincular EVALI con vapeo de nicotina puede desalentar a los fumadores para cambiar al vapeo, una opción que elimina casi todos los riesgos del tabaquismo".

Sin embargo, la Dra. Werner destacó que los datos no son suficientes para descartar sustancias químicas en productos que no contenían tetrahidrocannabinol.

Algunas víctimas refirieron utilizar solo productos que contienen nicotina, de manera que estos también justifican investigación adicional, escribió.

Los cigarrillos electrónicos en gran parte no están regulados.

El equipo de la Dra. Werner también observó que los vapeadores que murieron por lo general tenían 35 años de edad, o más, el doble de probabilidades de padecer asma o de ser fumadores activos o exfumadores, y más probabilidades de presentar problemas cardiacos, en comparación a quienes sobrevivieron.

Esto hace sentido "si pensamos en estos factores en el contexto de una reducción de la función pulmonar complicada por el uso de productos de cigarrillo electrónico o vapeo", indicó la Dra. Werner.

"Dos tercios de los pacientes con casos mortales (65%) habían tenido un trastorno mental conocido; un porcentaje más alto que el observado en pacientes con casos no mortales (41%) y en la población general de Estados Unidos (19%)", informó su equipo.

"Pacientes con trastornos de la salud mental tienen más probabilidades de referir el uso de productos de cigarrillo electrónico en el curso de la vida o en la actualidad, sobre todo entre exfumadores, lo cual se refleja en los datos actuales. Esto podría explicar la mayor proporción entre casos mortales (o EVALI en general). Es posible que personas con trastornos de la salud mental fueran usuarias más intensas", añadió la Dra. Werner, científica en salud en el National Center for Environmental Health de Centers for Disease Control and Prevention.

Algunas personas que fallecieron al principio enfermaron con síntomas digestivos, como diarrea y náusea.

Las que fallecieron estuvieron en el hospital una mediana de 16 días.

Los resultados también indican, pero no demuestran, que el tratamiento con glucocorticoide puede ser útil para las personas que desarrollan EVALI: 88% de los sobrevivientes recibió ese tratamiento frente a 78% de los que fallecieron.

"Aunque la crisis de EVALI puede no haber desaparecido, millones de usuarios de cigarrillo electrónico prácticamente aún no tienen protección contra los posibles daños de miles de dispositivos de cigarrillo electrónico y líquidos en gran parte no regulados que se comercializan", afirmaron los Dres. Matthew Stanbrook y Jeffrey Drazen en un editorial publicado en la revista científica.[2]

"Hasta que la Food and Drug Administration y organismos gubernamentales similares de alguna manera tengan la valentía para imponer regulaciones significativas a la composición, manufactura, control de calidad y pruebas de estos productos, y retiren del mercado todos los productos que no cumplan los requisitos, no habrá nada para prevenir una epidemia potencial de enfermedad pulmonar crónica u otro brote similar a EVALI que surja por el uso generalizado de cigarrillos electrónicos", finalizaron.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....