Iberoamérica frente a la COVID-19: ¿cómo siguen las curvas?

Matías A. Loewy; Pablo Hernández Mares; Carla Nieto Martínez; Roxana Tabakman

20 de abril de 2020

En este contenido

¿Qué ocurre en otros países de la región?

La pandemia de COVID-19 impone un desafío sin precedentes para la región y el resto del mundo y, según la directora de la Organización Panamericana de la Salud, todavía no ha golpeado con toda su fuerza en Latinoamérica y el Caribe. Por otra parte, la escasez de pruebas y las distintas etapas del ciclo pandémico en los países dificulta una real valoración de su diseminación y una comparación de la efectividad de las estrategias de contención y mitigación adoptadas por los distintos gobiernos.

"Sería un poco cuesta arriba empezar a señalar países más afectados que otros, porque estamos viendo que ya la región tiene transmisión comunitaria amplia. El mensaje es que los países tienen que seguir preparándose y no bajar la guardia, porque seguirá el aumento de casos", anticipó el Dr. Espinal, de la Organización Panamericana de la Salud.

Más adelante, cuando aumente la detección de los infectados y el número de pruebas realizadas en la región, podrá verse con más factibilidad y más claridad la magnitud del brote, añadió.

Mientras tanto, cada país adopta un enfoque propio para enfrentar la pandemia, con fortalezas y debilidades.

  • Chile, que confirmó sus primeros casos el mismo día que lo hizo Argentina, implementó una cuarentena menos estricta que su vecino trasandino, aunque con una política de testeos más agresiva. Quizás por esa razón, tiene casi cuatro veces más casos confirmados (7.917), pero una letalidad más baja (1,2%), porque detecta mayor cantidad de casos leves y asintomáticos, señalan sus autoridades.

"Es triste hacer comparaciones en países latinoamericanos contando el número de muertos", manifestó a CNN Chile la Dra. Izkia Siches, presidenta del Colegio Médico de Chile. "Pero la capacidad de testeo en nuestro país ha sido muy superior desde los primeros días, y los países que no han tenido ese montaje (diagnóstico) deben adoptar medidas mucho más restrictivas, como cuarentenas totales".

  • Uruguay tenía registrados al 14 de abril 521 casos de infectados (15% en personal de salud), con 8 muertes y cerca de la mitad recuperada. La cuarentena y las restricciones de movimiento no fueron tan rigurosas como en Argentina, y a la manera de Corea del Sur, habilitó la realización de testeos desde el auto. Las autoridades contemplan como estrategia ir liberando de forma gradual más actividades. Es conveniente abrir el grifo para modular la circulación del SARS-CoV-2, declaró el director general de la Salud, Miguel Asqueta: "No podemos eliminar el virus, tenemos que inmunizarnos de a poco".

  • Perú, con 10.303 contagiados y 230 fallecidos al 14 de abril, uno de los países más golpeados en la región, continúa hasta el 26 de abril la inmovilización social obligatoria para todos los ciudadanos en el territorio nacional durante todo el día, con toque de queda nocturno, mientras que después de una semana canceló la controvertida disposición que imponía salidas diferenciadas de hombres y mujeres en días alternados.

  • El sistema de salud de Ecuador fue particularmente desbordado en la provincia de Guayas, y en su capital, Guayaquil, desde donde se viralizaron imágenes de cadáveres que se acumulaban en las calles y domicilios. La Organización Panamericana de la Salud llegó a reconocer la heroicidad de los médicos que salvaron la vida de pacientes, aun sin equipos de protección a mano.

El día 14 de abril los casos confirmados y muertes en el país sumaban 7.603 y 369, aunque las propias autoridades han admitido que el número real sería varias veces superior. De hecho, el gobierno informó que en Guayas hubo 6.700 decesos en la primera quincena de abril, cuando la cifra usual sería de 1.000, lo cual podría deberse al impacto de la pandemia de COVID-19. Se mantienen el toque de queda de 15 horas, el confinamiento de personas, la restricción vehicular y el cierre de fronteras.

  • En Colombia las medidas de aislamiento voluntario y obligatorio, en algunos sectores, regirán en principio hasta el 27 de abril, aunque hay planes de que continúen algún tiempo más. También hay cierre de fronteras. Al 14 de abril, el país acumulaba 2.979 pacientes con COVID-19, y 127 víctimas fatales, la mayor parte en Bogotá, que dispuso salidas diferenciadas de hombres y mujeres (salvo 20 minutos diarios para pasear al perro). Según el ministro de Salud, el Dr. Fernando Ruiz, "dados los resultados en el índice de transmisión se puede decir que estamos en etapa de supresión, es decir, muy cerca a bajar la curva".

Pero una epidemióloga colombiana, la Dra. Zulma Cucunubá, del Imperial College de Londres, Inglaterra, aclaró en su cuenta de Twitter: No significa que se aplane la curva. Significa que se reduce la velocidad de la primera curva. Pero nos esperan varias curvas por largo tiempo.

  • Venezuela implementó el 16 de marzo el "estado de alarma constitucional" y la cuarentena, y el sábado 11 decidió prolongarlo 30 días, incluyendo la suspensión de clases y la prohibición de viajar entre estados. El presidente Nicolás Maduro invitó a la población a seguir perseverando para tener la pandemia bajo control.

Al 14 de abril, los registros oficiales de la Organización Mundial de la Salud contabilizaban apenas 181 contagios y 9 muertes.

  • En Centroamérica y el Caribe hispano, según el reporte de la Organización Mundial de la Salud del 14 de abril, el país con más notificaciones de contagios y muertes por COVID-19 era Panamá (3.400 y 87), seguido por República Dominicana (3.167 y 177), Cuba (726 y 21) y Costa Rica (595 y 3). La mayoría de los países ha implementado medidas de aislamiento social totales o parciales, obligatorias o voluntarias, con la notable excepción de Nicaragua, que incluso ha alentado reuniones masivas. Solo reporta 9 contagios y una muerte.

"La respuesta de las autoridades nicaragüenses a la grave amenaza que supone COVID-19 pone en evidencia una vez más que el gobierno del presidente Daniel Ortega no asume ninguna responsabilidad sobre los derechos humanos de los nicaragüenses, dejándolos en total desprotección", señaló Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Ninguno de los países en la región de las Américas ha llegado al pico de casos o momento más álgido, aunque especialistas instaron a preservar las medidas de higiene, la protección con barbijos o mascarillas y otras medidas de distanciamiento social, incluso cuando empiecen a descender los casos. Quizás durante varios meses. "En el Everest muere mucha gente tanto en el ascenso como en el descenso", alertó el Dr. Conrado Estol, neurólogo argentino formado en Estados Unidos.

Los doctores López-Goñi, Bozza, Gómez-Dantés y de Vedia han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a los periodistas de Médscape en español en Twitter: Matías A. Loewy, Pablo Hernández Mares, Carla Nieto y Roxana Tabakman

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....