Iberoamérica frente a la COVID-19: ¿cómo siguen las curvas?

Matías A. Loewy; Pablo Hernández Mares; Carla Nieto Martínez; Roxana Tabakman

20 de abril de 2020

En este contenido

Brasil

¿Cuándo se reportó el primer caso?

El primer caso en el país se reportó el 26 de febrero: un hombre de 61 años ingresado el día anterior en el Hospital Israelita Albert Einstein de San Pablo, con antecedentes de viaje a la región de Lombardía, en Italia. Pocos días después se informó del segundo caso, en la misma ciudad. Pero los estudios genéticos mostrarían que no hubo un caso cero, sino muchos llegados desde Italia y Estados Unidos.

¿Cómo va la curva de casos?

Desde el 20 de marzo hay transmisión comunitaria en los 26 estados del país y en el Distrito Federal (Brasilia), con dos gobernadores infectados. Los casos confirmados se duplicaron en una semana: el 5 de abril se informaron 11.130; y el 14 de abril se divulgaron los datos del 13 de abril: 23.430, lo que supone una incidencia nacional de 9,8 por cada 100.000 habitantes, aunque las tasas varían entre estados: por ejemplo, 25 en Amazonas; 22,4 en Amapá; 19 en Distrito Federal; 18,2 en San Pablo; 17,2 en Ceará, y 15 en Río de Janeiro.

En la región, Brasil lleva la delantera en el total de casos, señaló el Dr. Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la Organización Panamericana de la Salud. Sin embargo, hay que considerar que Brasil es un país con una población muy grande, lo que debe contemplarse cuando se hacen los análisis.

Para el 14 abril los decesos ya cruzaban la barrera de los 1.500 (1.532), 15% más que en el día anterior. La letalidad nacional ronda 5,5%, y no hay ningún estado sin muertes.

Por supuesto, como en toda la región, se sospecha que hay muchos más casos sin notificar. El Núcleo de Operações e Inteligência em Saúde, un grupo de alumnos, profesores e investigadores de datos de cuatro universidades e institutos, calcula, por el número de decesos, que el número de casos sería hasta 12 veces mayor. Consideran que se notifica apenas 8,0% (intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 7,8% - 8,1%) de los casos de COVID-19.

¿Cuáles son las medidas que se implementaron para controlar la pandemia?

Ante la tardanza del gobierno federal, que recién el 12 de marzo inició el aislamiento de sintomáticos, los estados empezaron a tomar medidas de distanciamiento social de forma escalonada. Goiás y Rio de Janeiro (13 de marzo), Santa Catarina (16 de marzo), Distrito Federal (19 de marzo), y San Pablo (22 de marzo).

El 28 de marzo, el entonces ministro de Salud, Dr. Luiz Henrique Mandetta, traumatólogo, defendió el distanciamiento social ampliado, que implica que no solo las personas que pertenecen a los grupos de riesgo permanezcan en sus domicilios. Pero el presidente, Jair Bolsonaro, siguió saliendo a la calle, abrazando personas y tomándose fotos con ellas. Y hasta hizo una campaña televisiva contra el aislamiento, que luego fue retirada. "Nadie coarta mi derecho a ir y venir", declaró. En días posteriores, Bolsanaro destituyó a su ministro.

En la práctica está funcionando una restricción sin policía. Se mantienen servicios esenciales, se hacen recomendaciones de higiene y de evitar aglomeraciones, y se dispuso el cierre de centros comerciales, cines, teatros o cualquier otra actividad que implique reuniones masivas. Las escuelas y universidades cerraron a partir del 6 de abril. En la última semana el Ministerio de Salud también dispuso el uso de barbijos o mascarillas de fabricación casera en lugares públicos.

Las fronteras aéreas están cerradas solo para extranjeros, aún hay algunos vuelos, y las embajadas de Italia, Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania piden a sus ciudadanos que regresen a sus países. Las fronteras terrestres están cerradas (para extranjeros no residentes) con todos los países limítrofes: Uruguay, Venezuela, Guyana Francesa, Surinam, Guyana, Colombia, Perú, Bolivia, Paraguay, y Argentina.

Sin embargo, el mensaje que bajaba desde las autoridades no era monolítico. "El brasileño no sabe si tiene que escuchar al ministro de Salud o al presidente", admitió el Dr. Mandetta pocos días antes de ser desplazado de su cargo.

¿Cuál ha sido la respuesta del sistema sanitario?

La situación es variable según los estados y ciudades. En San Pablo, la ciudad más poblada del país, que concentra la mayor cantidad de casos, algunos de los principales hospitales ya tienen ocupadas cerca de 80% de las camas de unidades de cuidados intensivos.

Los profesionales de la salud también han denunciado la falta de respiradores y de equipos de protección personal, al punto de que los anestesiólogos informaron que se preparan para reutilizar insumos. El ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas, informó que se prepara una "operación de guerra" para recibir 40 aviones procedentes de China con 960 toneladas de equipos en las próximas 6 u 8 semanas.

¿Cuáles han sido las políticas de testeo?

En Brasil primero se adoptó la táctica de testear todos los casos sospechosos o los que tuvieran contacto con casos confirmados. Después, el Ministerio de Salud recomendó realizar las pruebas solo en pacientes graves.

Hay muchas cuestiones en discusión en las pruebas, desde la falta de kits hasta las dificultades para clasificar correctamente a los cadáveres. En el estado de San Pablo se usa autopsia verbal, y en todo el país hubo aumento de muertes por enfermedades respiratorias (en marzo hubo más de 2.000 muertes que el mismo mes del año anterior).

La sensibilidad de las pruebas también está en discusión: fueron aprobadas por la Agência Nacional de Vigilância Sanitária, pero no fueron validadas.[2] También hay atraso en los resultados. Por ejemplo, se ha reportado que hay 30.000 muestras esperando en la heladera, no siempre en las mejores condiciones de almacenamiento, lo cual puede conspirar con la confiabilidad de los análisis.

¿Cuál ha sido la aceptación y eficacia preliminar de las medidas?

Dr. Fernando Augusto Bozza

Las asociaciones científicas (así como gobernadores y el poder legislativo y judicial) apoyan las medidas más estrictas. "Hay gran compromiso de toda la comunidad, de forma general, de los gobiernos de los estados y de la sociedad. Hay una serie de datos que provienen de Google y de las empresas telefónicas, que sugieren un aislamiento de 60% - 70%", manifestó a Medscape en español el Dr. Fernando Augusto Bozza, médico intensivista, investigador de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), en Río de Janeiro, y uno de los coordinadores del grupo Núcleo de Operações e Inteligência em Saúde.

"Nos preocupa el pronunciamiento oficial del presidente de la República Jair Bolsonaro contra el cierre de escuelas y el que se refiera a esta nueva enfermedad infecciosa como un pequeño resfrío. Esos mensajes pueden dar a la población la impresión falsa de que las medidas de contención social son inadecuadas", declaró días atrás el presidente de la Sociedad Brasileira de Infectologia, Dr. Clovis Arns de Cunha.

¿Qué se espera para las próximas semanas?

El boletín epidemiológico del 9 de abril informa que Brasil todavía está en una fase inicial, y que hubo una aceleración en los casos confirmados en la semana epidemiológica 15. El mismo documento anticipa que el Distrito Federal (Brasilia), y los estados del sudoeste, Ceará, Río de Janeiro y Amazonas, están en transición para una aceleración descontrolada.

Un estudio, que tiene al Dr. Mandetta, exministro de Salud, en la lista de autores, predice que la epidemia continúe en Brasil hasta mediados de septiembre, con el pico de la epidemia en abril y mayo. Otro estudio divulgado el miércoles 15 por el grupo Núcleo de Operações e Inteligência em Saúde prevé para los próximos 10 días (de 15/04/2020 a 24/04/2020) tres escenarios que oscilan entre 35.922 y 40.590 casos.

"Es muy difícil saber lo que se aproxima; nuestras predicciones no se aventuran a largo plazo, porque la posibilidad de equivocarnos es enorme. Espero que no veamos la situación de colapso que se ve en otros países. Todavía hay mucho camino para recorrer, estamos en el comienzo de la historia de la COVID-19", expresó el Dr. Bozza.

En particular, hay preocupación por la situación en los asentamientos más pobres o favelas, donde la pandemia podría ser incontrolable debido a la falta de saneamiento básico, la aglomeración de personas y la imposibilidad de adoptar medidas de distanciamiento.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....