CASO CLÍNICO

Paciente pediátrico sin antecedente de vacunación con sibilancias después de extracción de cuerpo extraño

Dr. Jesse Borke

Conflictos de interés

20 de abril de 2020

La evaluación inicial ante una sospecha de ingestión de una pila de botón y el tratamiento básico de las pilas de botón alojadas en el esófago son esencialmente iguales, con independencia del tipo. No obstante, el tamaño de la pila ingerida influye mucho en el riesgo de impactación esofágica, de manera que la combinación de pilas grandes (sobre todo con un diámetro ≥ 20 mm) y pacientes pequeños es la que tiene más riesgo de impactación. Además, las pilas de litio producen el doble de voltaje (3 v) que las pilas alcalinas, y por este motivo la probabilidad de una lesión grave es tres veces más alta.[8]

Las pilas de botón que se impactan pueden causar daños considerables mediante tres mecanismos principales: hidrolisis local y acción del hidróxido en la mucosa, lesión cáustica y necrosis licuefactiva secundaria al elevado pH alcalino de los productos químicos que contiene, y descarga eléctrica que ocasiona quemaduras eléctricas (sobre todo con las pilas de litio).[3,9]

Las pilas de botón impactadas en el esófago pueden causar una lesión grave en 4 horas. En determinadas circunstancias, como plazo de tiempo prolongado hasta la extracción y una lesión de la mucosa esofágica, se recomienda una endoscopia de seguimiento 2 - 3 días después de extraer la pila.[10,11]

La pieza clave del tratamiento de los pacientes que presentan una fistula traqueoesofágica adquirida es la toracotomía para reparar la fístula.[12] la paciente de este caso clínico fue a quirófano y se realizó una reparación primaria con éxito. La paciente tuvo una evolución favorable, pero con estenosis esofágica residual que precisó nueva intervención endoscópica.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....