CASO CLÍNICO

Paciente pediátrico sin antecedente de vacunación con sibilancias después de extracción de cuerpo extraño

Dr. Jesse Borke

Conflictos de interés

20 de abril de 2020

Comentario

La radiografía de la paciente muestra neumonía en ambos lóbulos superiores. Con el antecedente de extracción reciente de una pila de botón alojada en el esófago, hay que pensar en una fístula traqueoesofágica.

Se consultó a cirugía infantil y a otorrinolaringología. Se administraron antibióticos y se realizó tránsito esofágico con bario. Se llevó a la niña al quirófano y la endoscopia identificó una lesión esofágica y una fistula traqueoesofágica.

Muchos niños, sobre todo los que tienen retraso del desarrollo, introducen objetos no comestibles en la boca. La incidencia de ingestión de cuerpo extraño es más alta entre los 6 meses y los 4 años, con ligero predominio masculino en los niños mayores. En 2017 los US Poison Control Centers registraron más de 63.000 ingestiones de cuerpos extraños en menores de 6 años.[1] Los más problemáticos son los objetos tóxicos, puntiagudos o afilados, grandes o magnéticos. Algunos objetos problemáticos encontrados con más frecuencia son espinas de pescado, chinchetas, imanes, y como en esta paciente, pilas de botón (pilas de disco).

Los niños con cuerpos extraños esofágicos pueden presentar diferentes supuestos clínicos. Un cuidador o un progenitor puede ser testigo de la ingestión; el niño puede comunicar la ingestión a su cuidador, o puede tener signos y síntomas de una posible ingestión sin testigos. Por desgracia, muchos menores tienen síntomas anodinos que no son específicos de ingestión de cuerpo extraño.

Cuando están presentes, los síntomas causados por un cuerpo extraño esofágico pueden ser disfagia, dificultad para comer, babeo, náusea, vómito, dolor de garganta, dolor torácico, tos, estridor o respiración alterada, fiebre, o conducta general anormal.

La exploración física es normal en muchos de estos pacientes. No obstante, el médico debe buscar estridor, roncus o crepitantes, sangre en la boca, y babeo o acumulación de secreciones. La paciente de este caso clínico solo presentaba sibilancias y crepitantes dispersos en los campos pulmonares superiores.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....