¿Personal médico en México en riesgo de contagio por falta de insumos de protección?

Nelly Toche

Conflictos de interés

31 de marzo de 2020

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación sobre la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus de Medscape en español.

De aproximadamente 1.100 casos confirmados de COVID-19 que se reportan en México hasta el 29 de marzo, al menos cinco de ellos se han presentado en personal de salud, de acuerdo con el Dr. Víctor Hugo Borja Aburto, director de prestaciones médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Dr. Víctor Hugo Borja Aburto

A pesar de sostener que enfermeras, médicos y demás personal que se encuentra atendiendo a los pacientes con COVID-19 corren aún más riesgo de contagio al encontrarse en zonas en donde el virus se encuentra circulando, se ha minimizado el tema diciendo que estos médicos están relacionados con viajes, y que solo un caso pertenece a personal de salud que se "infectó cuidando a un paciente confirmado en su práctica privada".

Durante la conferencia de prensa que diariamente ofrecen las autoridades mexicanas, estas fueron cuestionadas sobre las acciones a implementar en cuanto a salud, protección e insumos para el personal médico en plena etapa 2 de contingencia, a lo cual Borja Aburto respondió que lo importante es que se puedan cubrir ojos, nariz y boca, añadiendo que aun cuando los médicos mayores tienen más riesgo, se están cuidando y muchos atienden a pacientes con COVID-19.

En otros países, 12% de pacientes lo integra el personal médico, por lo cual la Organización Mundial de la Salud ha recomendado a doctores y enfermeras usar guantes internos y externos, botas desechables, bata desechable, mascarilla N95 para cubrir nariz y boca, googles o gafas, y gorro quirúrgico.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la organización, puntualizó que sin cadenas de suministro seguras el riesgo para los trabajadores sanitarios en todo el mundo es real, enfatizando que la industria y los gobiernos deben actuar con rapidez para estimular el suministro, reducir las restricciones a la exportación y poner en marcha medidas con las que sea posible detener la especulación y el acaparamiento. "No podemos detener la COVID-19 sin proteger primero a los trabajadores sanitarios".[1]

Según los modelos realizados por la Organización Mundial de la Salud, se calcula que mensualmente se necesitan 89 millones de mascarillas médicas para responder a la COVID-19. En el caso de los guantes de examen, la cifra asciende a 76 millones, mientras que la demanda internacional de gafas de seguridad se sitúa en 1,6 millones.

La voz del personal médico

Médicos, enfermeras y personal sanitario de al menos ocho estados de la República Mexicana han denunciado que carecen de lo más elemental: guantes quirúrgicos, cubrebocas tipo N95 (que impiden el paso de 95% de las partículas) y trajes protectores.

Asimismo, se ha dado a conocer que para suplir la falta de cubrebocas, personal en los hospitales ha comprado caretas para albañil, con las que trabajadores de la construcción cortan varilla, y en otros ámbitos, se utilizan cuando se podan árboles. Para suplir los guantes quirúrgicos se emplean guantes de uso rudo para limpieza, y ante la falta de trajes de aislamiento adquirieron gafas y cubre ropa como los que usan los pintores tradicionales.[2]

La Asamblea Nacional de Médicos Residentes, integrada aproximadamente por 10.000 médicos de hospitales a nivel nacional, se ha dado a la tarea de recibir denuncias de toda la República; incluso ha graficado la necesidad de insumos alrededor del país: de 416 encuestados en el mes de marzo, 88,3% denuncia falta de mascarillas; 71,90%, carencia de guantes, y 56,70% inexistencia de gafas.[3]

Asimismo, la asamblea generó un comunicado para expresar y recordar a las autoridades que cada integrante del personal de salud es hijo, hermano, o padre de alguien; que pertenece a una familia, y que al no contar con los insumos necesarios pone en riesgo de cualquier contagio a sus seres queridos al estar en contacto con ellos, lo cual viola directamente sus derechos tanto humanos como de trabajadores de la salud, vulnerando también la seguridad y derechos de los pacientes.

"Podemos infectarnos como nuestros pacientes. Si no tenemos material es difícil tratar de detener la enfermedad. Ya hay protocolos a nivel nacional respecto a qué ropa y equipo usar, pero sin insumos no podemos hacer nada", denunciaron.

Además de material suficiente y capacitación para el manejo de estos casos, exigen el retiro de personal de riesgo, como embarazadas y personas con enfermedades crónicas; transparencia en protocolos, y regulación de las jornadas de atención no mayores de 24 horas, para reducir contagio y errores inducidos por cansancio.

Incluso integrantes de la Asociación Mexicana de Enfermeras Especializadas en Medicina Interna y Terapia Intensiva lanzaron un llamado de auxilio en redes sociales para solicitar que la comunidad mexicana done envases de plástico de tres litros, y acetato, a fin de fabricar caretas para protegerse. Otros clínicos han solicitado apoyo para la donación de cajas de acrílico para los médicos que tendrán que intubar a los pacientes en urgencias.

¿Cómo han respondido las autoridades?

Desde que la Secretaría de Salud declaró el inicio de la fase 2 de la contingencia por COVID-19 (dispersión comunitaria), el pasado 24 de marzo, las autoridades aseguraron que entre las medidas a reforzar se incluirían contratación de profesionales de la salud, disponibilidad de infraestructura hospitalaria e insumos, además de recursos financieros suficientes y fortalecimiento del distanciamiento social, pero las manifestaciones por parte de los especialistas de la salud continuaron.

Zoé Robledo

También por medio de redes sociales, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo, reconoció que las demandas del personal médico son legítimas, especialmente frente a una contingencia epidemiológica como esta.

"Primero debemos cuidarlos a ustedes, que estarán en contacto, y cada vez más, con casos sospechosos y confirmados. Tengan la seguridad de que conocemos la situación y la estamos atendiendo", señaló.
Agregó que el plan que se tiene para atender estas exigencias consiste en:

  1. Acciones de distribución del propio inventario del Instituto Mexicano del seguro Social, con prioridad en la zona metropolitana de la Ciudad de México y estados donde hay casos confirmados.

  2. Autoridades sanitarias, con apoyo de la Secretaría de Marina, pusieron en marcha una exploración del mercado internacional que presenta alta demanda en este momento, para lograr traer la cantidad suficiente de insumos en el menor tiempo posible.

  3. La Secretaría de Relaciones Exteriores brinda apoyo para realizar pedidos internacionales de insumos y equipo necesario, en particular a China.

  4. Se han liberado compras locales en varias representaciones con una condicionante: que ante esta epidemia no exista la posibilidad de que un proveedor eleve desproporcionadamente los precios.

  5. El gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda, ya realiza compras consolidadas de los materiales de los distintos insumos.

En este sentido, el 27 de marzo se dio a conocer el decreto por el que se declaran acciones extraordinarias en las regiones afectadas de todo el territorio nacional en materia de salubridad general para combatir la enfermedad grave de atención prioritaria generada por el virus SARS-CoV-2. Este decreto autoriza, entre otras cosas, que la dependencia federal podrá adquirir bienes y servicios locales o internacionales, incluidos equipo médico, agentes de diagnóstico, material quirúrgico y de curación, y productos higiénicos, así como todo tipo de mercancías y objetos que resulten necesarios para hacer frente a la contingencia , sin necesidad de llevar un proceso de licitación pública.

Con base en este decreto también se autorizó la compra de aprde 5 mil ventiladores en el extranjero. Esto significa que se requieren 24 millones 63 mil 313 productos para cubrir la demanda.

Como parte de las reacciones ante las manifestaciones del personal médico, el director del Instituto Mexicano del Seguro Social también invitó a todo el personal de salud y la población, a tomar conciencia sobre el uso racional de los insumos, “el equipo de protección es para uso exclusivo de individuos con síntomas y del personal médico que está en contacto con sospechosos y confirmados de COVID-19, ya que al hacer uso innecesario del equipo, quitamos el apoyo a quienes en verdad lo necesitan”, denunció.

Por su parte, Borja Aburto aseguró que esta semana todos los hospitales contarán con el material necesario para atender los casos sospechosos y confirmados, e indicó que la distribución privilegiará los hospitales de referencia y reconversión que recibirán casos de infectados.

Destacó también la distribución de guías para el uso de equipo de protección personal durante la pandemia, subrayando las características del material, así como los escenarios y uso apropiado.

A través de Medscape en español se sugieren algunos materiales en video realizados por el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER, la Organización Panamericana de la Salud, y el Comité de Bioseguridad de la Secretaría de Salud, para consulta de los especialistas de la salud:

Siga a Nelly Toche de Medscape en español en Twitter @NellyToche

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....