El coronavirus podría estar presente en las secreciones oculares, poniendo en riesgo a los trabajadores de la salud

Megan Brooks

Conflictos de interés

25 de marzo de 2020

Nota de la editora: Encuentre las últimas noticias y orientación sobre la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus de Medscape en español.  

NUEVA YORK, USA. Síndrome respiratorio agudo grave coronavirus 2 (SARS-CoV-2), el virus que causa COVID-19, podría estar presente en las secreciones conjuntivales de pacientes infectados, según un informe de China.[1]

Sin embargo, aún no se ha determinado si el virus puede transmitirse a través de la conjuntiva, según Liang Liang y Ping Wu del Yichang Central People's Hospital en Hubei, China, que ha sobrellevado la peor parte de la epidemia.

Según su informe en Acta Ophthalmologica, 37 pacientes con neumonía COVID-19 se sometieron a PCR de transcriptasa inversa para buscar evidencia del virus en la secreción conjuntival; 12 de estos pacientes tenían manifestaciones graves de COVID-19 y los otros mostraron síntomas leves. Tres pacientes también tenían congestión conjuntival y otros hallazgos oculares inflamatorios.

Uno de los 37 pacientes tenía evidencia del virus en la secreción conjuntival y no tenía conjuntivitis. Los otros 36 pacientes fueron negativos.

"La carga viral de la secreción del saco conjuntival de los pacientes con COVID-19 es relativamente baja, y estimamos que la carga viral es directamente proporcional a la gravedad de la enfermedad", escriben Liang y Wu.

En un correo electrónico a Reuters Health, Liang dijo que es importante que los oftalmólogos se den cuenta de que las secreciones conjuntivales del paciente pueden portar el virus. "Al revisar los ojos del paciente, el médico debe usar gafas protectoras y guantes y lavarse las manos después del examen”. Al examinar a los pacientes en busca de enfermedades oculares, "es mejor usar equipo oftálmico para revisarlos y tratar de evitar la detección manual", dijo Liang.

Los autores de un artículo relacionado en Acta Ophthalmologica, que también son de China, especulan que el virus puede ingresar a las lágrimas a través de gotas, que pueden pasar a través de los conductos nasolagrimales y luego al tracto respiratorio.

"Con toda esta información, afirmamos que, al entrar en contacto con casos confirmados o sospechosos de COVID-19, los trabajadores de la salud deben usar gafas de seguridad ocular. Esta debería ser una de las medidas críticas para prevenir la propagación de COVID-19", escriben Zongming Song y sus colaboradores del Henan Eye Institute en Zhengzhou, China.

En un artículo en Graefe's Archives for Clinical Experimental Ophthalmology, los médicos de Hong Kong ofrecen orientación sobre cómo intensificar las medidas de control de infecciones en oftalmología durante el brote de coronavirus, según su experiencia en la primera línea de la epidemia.[2]

Un informe del mes pasado en The Lancet también planteó la preocupación de que las superficies oculares podrían ser un objetivo potencial para la infección con SARS-CoV-2.[3]

La American Academy of Ophthalmology (AAO) aconsejó a los oftalmólogos que suspendan las visitas de rutina a los pacientes y que solo brinden atención urgente, con las precauciones adecuadas, durante el brote de COVID-19.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....