El tipo de obesidad contribuye al éxito en la reducción de peso

Marcia Frellick

Conflictos de interés

12 de marzo de 2020

MAUI, USA. Cuando el tratamiento correcto de la obesidad concuerda con el paciente correcto, la reducción de peso se puede aumentar al doble, señala el Dr. Andrés Acosta, Ph. D., del Laboratorio de Medicina de Precisión para la Obesidad en la Mayo Clinic, en Rochester, Estados Unidos.

Comprender qué es lo que determina el aumento de peso de cada paciente será decisivo para contrarrestar la proyección pesimista de que las tasas de obesidad en Estados Unidos se aproximarán a 50% hacia el año 2030, manifestó en la Gastroenterology Updates IBD Liver Disease Conference 2020.[1,2]

Su equipo está tratando de comprender por qué algunas personas tienen éxito solo con cambios en el estilo de vida y otras personas aumentan de peso aun después de cirugía bariátrica. Identificar la causa fundamental de la obesidad se está volviendo decisivo a medida que crece la lista de opciones de tratamiento.

El Dr. Acosta y su equipo invitaron a pacientes de la Mayo Clinic a participar en el estudio a través de anuncios y volantes. Incluyeron a 600 pacientes con un índice de masa corporal superior a 30 kg/m2 y sin ninguna otra comorbilidad relacionada con la obesidad. Los investigadores utilizaron luego un algoritmo de aprendizaje automático basado en mediciones de calorías consumidas, gasto de energía en reposo y vaciamiento gástrico del alimento; también utilizaron cuestionarios sobre consumo de alimentos, hábitos de ejercicio y estado emocional. Enseguida se clasificó a los pacientes en cuatro fenotipos:

Fenotipo Descripción
Cerebro hambriento "Cuando estos pacientes empiezan a comer continúan con segundas y terceras rondas y no se sienten satisfechos. Por lo general no sienten hambre, pero una vez que comienzan a comer no pueden dejar de hacerlo"
Intestino hambriento "Estas personas comen normalmente hasta saciarse, y al cabo de una o dos horas comienzan a sentir hambre de nuevo. El intestino no está enviando la señal al cerebro"
Hambre emocional "Comen por recompensa y sensaciones. Algunos llaman a esto 'adicción a la comida'"
Quemadores lentos "Esos pacientes tienen un metabolismo defectuoso y no queman calorías con eficiencia"

Cuando los investigadores evaluaron la prevalencia de los cuatro fenotipos en una cohorte diferente de 180 pacientes de la Mayo Clinic, reclutados de la misma forma que la cohorte previa, observaron que 25% encajaba en más de una categoría fenotípica, y 9% no entraba en ninguna de las categorías.

Estas cohortes reflejan la población general con obesidad de Estados Unidos, indicó el Dr. Acosta a Medscape Noticias Médicas, y "sabemos que podría haber más fenotipos; esta es una nueva forma de clasificar la obesidad".

Esta es una nueva forma de clasificar la obesidad. Dr. Andrés Acosta

Los fenotipos que los investigadores identificaron ayudan a demostrar cómo pacientes de cada grupo difieren de la población general con obesidad, añadió. Por ejemplo, cuando investigadores de la Mayo Clinic presentaban a los pacientes una comida de tipo buffet, en la que podían comer hasta sentirse satisfechos, encontraron que generalmente las mujeres con obesidad consumían alrededor de 700 calorías.

Pero las mujeres con un "cerebro hambriento" comían aproximadamente 1.100 calorías antes de sentirse satisfechas. En el caso de los hombres con obesidad, dichos umbrales son de 900 a 1.600 calorías, respectivamente.

Esta es una gran diferencia si se consideran las calorías adicionales presentes en cada comida, agregó el Dr. Acosta.

"Para quienes piensan que la obesidad es una enfermedad de la conducta, les diré que seguramente lo es, pero solo en un subgrupo de pacientes: los del grupo del fenotipo 'hambre emocional'", añadió.

Asimismo, hay un subgrupo de pacientes que tiene un gasto de energía anormal e ineficiente, según observaron los investigadores.

Cuando un paciente acude diciendo que el motivo de que pesa 204 kg es que tiene un metabolismo deficiente, en vez de rechazar de inmediato la idea, la fenotipificación puede ayudar a determinar cuándo es conveniente indagar qué tanta razón hay en ello.

"Podemos aplicar un enfoque de medicina de precisión a la obesidad", puntualizó el especialista.

Una prueba sanguínea ideada para ayudar a determinar el fenotipo se desarrolla actualmente en el laboratorio del Dr. Acosta en la Mayo Clinic, en colaboración con Phenomix Sciences, que fundó el Dr. Acosta, y de la cual tiene acciones.

Actualmente el análisis sanguíneo se está sometiendo a validación externa, pero dijo que espera que se comience a comercializar este verano.

Tratamiento guiado por el fenotipo

Los investigadores evaluaron la reducción de peso en dos grupos de pacientes tratados con fármacos antiobesidad: 75 recibieron tratamiento guiado por el fenotipo, y 200 recibieron tratamiento no guiado por el fenotipo.

Los grupos fueron similares, excepto que los pacientes del grupo sin fenotipo eran un poco mayores. La utilización de fármacos fue la misma, los dos grupos tenían trastornos concomitantes, y más de 40% de los pacientes de ambos grupos tenía diabetes.

Sin embargo, mayor número de pacientes del grupo con fenotipo que en el grupo sin fenotipo redujeron más de 20% su peso corporal (37% frente a 1%), lo cual es "tan bueno como la cirugía bariátrica a un año", informó el Dr. Acosta. Y mayor número de pacientes del grupo con fenotipo redujo más de 10% de su peso corporal (42% frente a 18%).

"Una intervención guiada por fenotipo permite seleccionar en efecto a los que responden mejor y aumentar la tasa de respuesta de 35% a 80%. Esto da lugar a una reducción de peso importante, en la que los pacientes van de una reducción de peso corporal total de 8% en un año a una reducción de peso corporal total de 16% en un año", destacó.

"Con solo seleccionar al paciente correcto para la intervención adecuada ―sin una nueva medicación o dispositivo―"podemos incrementar al doble la cantidad de reducción de peso", explicó.

Los resultados finales del estudio se presentarán en el congreso anual de Digestive Disease Week en mayo, añadió el Dr. Acosta.

Programa POWER

Si bien la fenotipificación ayuda a identificar cuáles pacientes se podrían beneficiar más de cuál tratamiento, otro proyecto que el Dr. Acosta dirigió establece continuidad en la atención médica. El informe técnico POWER (Guía Práctica sobre Obesidad y Control de Peso, Educación y Recursos), elaborado por la American Gastroenterological Association con la participación de nueve sociedades médicas, consta de cuatro partes:[3] evaluación, intervención intensiva para bajar de peso, estabilización del peso y reintensificación cuando es necesario, así como prevención de la recuperación del peso.

El propósito del programa POWER es proporcionar atención personalizada a través de equipos multidisciplinarios con planes a largo plazo para el control de peso que incorporan guías y herramientas existentes, explicó el Dr. Acosta.

POWER comienza con evaluación personalizada, y el primer paso es preguntar a los pacientes si desean hablar sobre la obesidad, comentó a Medscape Noticias Médicas.

"Si no están listos hay que dejarlo a un lado. Si se trata de hablar sobre la obesidad y el control del peso con un paciente que no está listo, se va a quemar; el paciente no estará contento", dijo.

En la siguiente consulta hay que preguntar cómo se siente con los progresos hechos y recordar al paciente que la reducción de peso es una opción que se puede discutir, aconsejó.

Para los pacientes que están listos, el programa POWER establece objetivos en nutrición y actividad física.

Se ha dicho a pacientes con obesidad que necesitan bajar de peso "en múltiples, pero múltiples ocasiones", señaló la Dra. Laura Kulik, de la Feinberg School of Medicine, en Chicago, Estados Unidos.

El método descrito por el Dr. Acosta, que establece un plan claro y resuelve la dificultad al proporcionar metas específicas al paciente para comer, objetivos en calorías y el número de pasos que necesita caminar (pidiéndole que regrese si eso no funciona) muestra perspectivas favorables, expresó la Dra. Kulik a Medscape Noticias Médicas.

"Cuando los pacientes no tienen un plan, creo que pierden esperanza", destacó.

La obesidad está siguiendo a otras enfermedades hacia la medicina personalizada, puntualizó, y la fenotipificación del Dr. Acosta funciona bajo el mismo principio que descifrar el papel que desempeña la 'hormona del hambre' ghrelina y cómo afecta al peso en forma individual en personas que se someten a un procedimiento de manga gástrica por contraposición a banda gástrica.

"Es cuestión de encontrar cómo se determina el biomarcador que se puede utilizar para luego tratar a cada persona de forma individual", concluyó.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....