¿Podría un clima más cálido ayudar a contener el coronavirus?

Kate Kelland

Conflictos de interés

27 de febrero de 2020

LONDRES, GBR. Funcionarios de salud pública, empresas y mercados financieros buscan señales que indiquen si la llegada de temperaturas más cálidas en el hemisferio norte podría frenar la propagación de la nueva epidemia de coronavirus COVID-19. Esto es lo que sabemos sobre las características estacionales de los brotes de enfermedades.

¿Sabemos si el nuevo coronavirus es estacional?

Es lo que esperan algunos expertos en enfermedades infecciosas. Pero aún no pueden estar seguros, porque este virus no ha existido el tiempo suficiente para que los científicos recopilen la evidencia que necesitan.

"Todo lo que tenemos que seguir son analogías con otras enfermedades que se propagan de manera similar", señaló Paul Hunter, experto en enfermedades infecciosas de University of East Anglia, en Norwich Gran Bretaña.

Los especialistas saben que las infecciones respiratorias como la gripe, la tos y el resfriado común pueden estar sujetas a influencias estacionales que hacen que los brotes sean más fáciles de predecir y contener. También se sabe que ciertas condiciones ambientales pueden aumentar la transmisión de virus: el clima frío, la humedad y la forma en que las personas se comportan durante el invierno pueden afectar la trayectoria de una epidemia.

¿Qué elementos del invierno ayudan a propagar las enfermedades respiratorias?

"La razón por la cual se supone que el clima frío causa la propagación de la tos, los resfriados y la gripe, es que el aire frío causa irritación en las fosas nasales y las vías respiratorias, lo que nos hace más susceptibles a una infección viral", agregó Simon Clarke, experto en microbiología celular de University of Reading, en Reading, Gran Bretaña.

El clima invernal también tiende a hacer que las personas pasen más tiempo en lugares cerrados, y que se agrupen. lo que aumenta el riesgo de infección.

Muchas infecciones respiratorias, incluido COVID-19, se propagan en gotitas que se liberan cuando una persona infectada tose o estornuda. Según los expertos en enfermedades, cuando el aire está frío y seco es más probable que esas gotitas floten durante más tiempo, viajando más, e infectando a más personas.

¿La llegada de la primavera ayudará a tener bajo control a COVID-19?

"Es completamente posible que tengamos una pausa en la primavera. Es poco probable que empeoren las cosas, pero no lo sabemos con certeza; es una suposición informada", indicó Clarke.

Hunter añadió que considera probable "que la enfermedad disminuya sustancialmente durante los meses de verano en el hemisferio norte. Si regresa nuevamente es una cuestión discutible. No me sorprendería si desapareciera en gran medida en verano y reapareciera nuevamente en invierno", finalizó.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....