Etiquetas de advertencia en bebidas azucaradas en Chile e impuestos en Reino Unido dan fruto

Megan Brooks

Conflictos de interés

25 de febrero de 2020

Una ley de estrategia múltiple en Chile para reducir el consumo de bebidas azucaradas y un gravamen en Reino Unido a la producción de bebidas azucaradas similares están mostrando algo de éxito, aunque en diferentes desenlaces.

Los detalles y el impacto temprano de esas dos estrategias nacionales para tratar de detener el aumento de obesidad y diabetes de tipo 2 se comunican en dos estudios publicados en la versión digital de PLOS Medicine.[1,2]

En un estudio se informa que un año después de implementar Legislación sobre Etiquetado y Publicidad de Alimentos en 2016 en Chile (que se considera la más dura en el mundo y exige etiquetas de advertencia en bebidas con alto contenido de azúcar; restringe los anuncios dirigidos a los niños; y prohíbe bebidas muy azucaradas en las escuelas) descendieron casi una cuarta parte las compras domésticas de tales bebidas.

Además, "las reducciones con esta estrategia múltiple fueron mayores que las observadas con normativas independientes aisladas, como los impuestos a bebidas azucaradas previamente implementados en Latinoamérica", afirman en el estudio Lindsey Smith Taillie, Ph. D., maestra en salud pública, de la University of North Carolina en Chapel Hill, Estados Unidos, y sus colaboradores.

En un segundo estudio se informó sobre el efecto del Impuesto a la Industria de Bebidas no Alcohólicas de 2018 en Reino Unido que exige a productores e importadores de refrescos con más de 5 g de azúcar por 100 ml pagar un impuesto directo al gobierno.

Un año y medio después que se implementó el impuesto, 33,8% menos bebidas comercializadas tenían tal contenido de azúcar de 5 g por 100 mililitros.

Esto indica que el impuesto "incentivó a muchos productores para reducir el contenido de azúcar de bebidas no alcohólicas", informa Peter Scarborough, DPhil, profesor asociado en el Departamento de Salud de la Población de Nuffield, en la University of Oxford.

Solo un tercio del costo del impuesto para los fabricantes e importadores se trasladó a los consumidores, y este incremento de precio no siempre fue para las bebidas elegidas como objetivo.

"Esos cambios podrían reducir la exposición de la población a azúcares líquidos y los riesgos para la salud que conllevan", concluyen los autores.

Etiquetas de advertencia en bebidas azucaradas, restricciones a anuncios y prohibición en las escuelas en Chile

En junio de 2016, Chile, un país con altos ingresos y con altos niveles de consumo de bebidas azucaradas, implementó la Legislación sobre Etiquetado y Publicidad de Alimentos para tratar de evitar más incrementos en la prevalencia de obesidad, según lo detalló Medscape Noticias Médicas.

Chile fue el primer país en implementar dicho sistema obligatorio de etiquetas de advertencia al frente de los envases de bebidas azucaradas y alimentos no esenciales densos en energía. Esta iniciativa se añadió tratando de atacar las tasas de obesidad más altas en Latinoamérica.

La ley exige que alimentos y bebidas que contienen >100 calorías, >3 g de lípidos saturados, >100 mg de sodio y >6 g de azúcar, todos por 100 ml (o 100 g) porten etiquetas de advertencia en blanco y negro (en la forma de un signo de "ALTO") que señala "alto" en calorías, azúcar, sodio y lípidos saturados, respectivamente.

La ley también prohíbe la publicidad de alimentos y bebidas ricos en azúcar para niños y prohíbe su venta en escuelas.

Los investigadores analizaron datos de consumo de bebidas de 2383 hogares urbanos que participaron en una encuesta nacional en Chile del 1 de enero de 2015 al 31 de diciembre de 2017. Las bebidas incluían refrescos, bebidas de frutas, productos lácteos, aguas saborizadas, cafés, tés, jugos con 100% de fruta y verduras, y bebidas deportivas y energéticas.

Un año y medio después que entrara en vigor la legislatura múltiple, el volumen de bebidas azucaradas consumido por las personas en esos hogares representativos había disminuido significativamente: 23,7% (22,8 ml/persona/día).

En comparación, el aumento de impuestos previo a esos productos en Chile y México se vinculó con efectos mucho más pequeños. El 1 de octubre de 2014, el gobierno chileno había aumentado el impuesto a las bebidas azucaradas de 13% a 18%, lo cual se asoció a una reducción de 3,4% en el consumo de esas bebidas 1 año más tarde.

Y el 1 de enero de 2014, México implementó un impuesto de 1 peso por litro (aproximadamente 10%) a las bebidas endulzadas, lo cual se asoció a una disminución de 7,6% en el consumo de esas bebidas 2 años más tarde.

Es necesario en un futuro investigar cómo la legislación múltiple de Chile afectó la conducta del consumidor, la reformulación del producto y cambios en la dieta y resultados en la salud, concluyen los autores.

Impuesto a productores de bebidas azucaradas en Reino Unido

Después que se implementara el Impuesto a la Industria de Bebidas no Alcohólicas de Reino Unido en abril de 2018, los productores e importadores de bebidas tenían que pagar al gobierno 0,18 libras esterlinas (0,25 dólares estadounidenses) por litro para bebidas con 5 a 8 g de azúcar por 100 ml y 0,24 libras esterlinas (0,31 dólares estadounidenses) por litro para bebidas con >8 g de azúcar por 100 mililitros.

Los jugos de fruta y bebidas a base de leche estuvieron exentos.

Scarborough y sus colaboradores midieron el efecto de estos impuestos sobre precio, tamaño del producto, número de bebidas azucaradas en el mercado y proporción de bebidas que contenían >5 g de azúcar por 100 ml. Analizaron datos de sitios web de supermercados principales en Reino Unido en 85 momentos de evaluación entre septiembre de 2015 y febrero de 2019.

Después que entró en vigor el impuesto, el porcentaje de bebidas con >5 g de azúcar por 100 ml descendió de un nivel proyectado de 49% (si no se hubiese implementado el impuesto) a 15%.

Los hallazgos indican que muchos productores optaron por reformular sus bebidas azucaradas para que contengan 4,5 a <5,0 g por 100 ml.

El tamaño y el número de bebidas azucaradas disponibles para los consumidores difícilmente han cambiado.

Después de todo, el impuesto "se asoció a un considerable impacto en la industria de bebidas no alcohólicas", resumen los autores.

En la actualidad se está investigando el efecto del impuesto sobre la conducta del consumidor (por ejemplo, sustitución de otras bebidas) y los resultados en la salud.

El estudio realizado por Smith Taillie et al fue financiado por becas de Bloomberg Philanthropies, el International Development Research Center y el Population Research Infrastructure Program. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

El estudio realizado por Scarborough et al fue financiado por apoyos económicos del programa para Investigación en Salud Pública del UK National Institute for Health Research y por el NIHR Oxford Biomedical Research Centre. Scarborough ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. Otros dos autores son miembros de la Facultad de Salud Pública, que tiene una declaración de postura que apoya un impuesto a los refrescos. Un autor es ex miembro del UK Health Forum, que tiene una declaración de postura similar, y ha escrito artículos revisados por pares y comisionados sobre impuestos a bebidas no alcohólicas. Otro autor es presidente de Sustain: la alianza para mejores alimentos y agricultura, que durante más de 8 años ha realizado campañas para establecer un impuesto a los refrescos en Reino Unido.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....