COMENTARIO

Estimulación hisiana en el paciente que requiere estimulación del ventrículo derecho

Dr. Carlos Alberto Gutiérrez Hernández; Dr. Jorge Armando González Gutiérrez

Conflictos de interés

20 de agosto de 2020

COLABORACIÓN EDITORIAL

Medscape &

El texto ha sido modificado para su mejor comprensión.

Dr. Carlos Alberto Gutiérrez Hernández: ¿Qué tal? ¿Cómo están? Soy el Dr. Carlos Alberto Gutiérrez Hernández, para Medscape en español, desde el XII Congreso Anual de Cardiología Internacional (CADECI) 2020, en la ciudad de Guadalajara, México. El día de hoy tengo el gusto de estar con el Dr. Jorge Armando González Gutiérrez para hablar de un tema de suma importancia: la estimulación hisiana en el paciente que requiere estimulación del ventrículo derecho para evitar complicaciones en cuanto a la degeneración del sistema de conducción. Bienvenido a Medscape en español.

Dr. Jorge Armando González Gutiérrez: Muchas gracias.

Dr. Carlos Alberto Gutiérrez Hernández: Bien, para hablar de estimulación hisiana tendríamos que mencionar los referentes y de quien haya hecho los principales casos en México. ¿Cuál es su punto de vista cuando habitualmente se realiza o se cree que con solo estimular el ventrículo derecho hemos cumplido esta parte de suplir la estimulación en un paciente con dichas alteraciones? ¿Qué nos puede decir de este tipo de estimulación para el paciente que lo requiere?

Dr. Jorge Armando González Gutiérrez: Inicialmente debemos estar conscientes de que hasta el día de hoy el único tratamiento para las bradiarritmias, cuando el corazón va demasiado lento, era la estimulación cardiaca con el marcapasos. La manera más sencilla durante décadas fue colocar electrodos del lado derecho del corazón, y pensamos que con eso se solucionaba la frecuencia.

Sin embargo, al hacer esto cometemos un error, porque realmente estamos estimulando el músculo del corazón y no el sistema eléctrico de conducción. Estábamos cambiando una enfermedad por una alteración eléctrica.

¿En que se ve reflejado esto? Sabemos que hay personas particularmente sensibles a esta estimulación no fisiológica, no natural, que va a provocar síntomas parecidos a los que tenían previamente con la bradicardia. Inclusive hay otra población que va a generar insuficiencia cardiaca; va a dilatar porque estamos haciendo un bloqueo yatrógeno de rama izquierda.

La estimulación hisiana nace a partir de un estudio experimental publicado hace aproximadamente 15 años, donde se comprueba que con un electrodo somos capaces de estimular el sistema eléctrico de conducción, el haz His o alguna de sus ramas, y a partir de entonces viene una serie de técnicas. Obviamente la industria biomédica empieza a generar este tipo de catéteres y de información, y al día de hoy es una realidad.

Dr. Carlos Alberto Gutiérrez Hernández: ¿Qué implica aterrizar esta realidad en México y Latinoamérica, de tratar una bradiarritmia con estimulación del ventrículo derecho que debemos hacer a nivel hisiano? ¿Implica recursos técnicos mucho más importantes, o mayores habilidades técnicas que las que requiere la implantación de un marcapasos habitual en el ventrículo derecho? ¿Más gasto o un dispositivo de menor duración? ¿Cuáles son los puntos importantes a mencionar en estos rubros?

Dr. Jorge Armando González Gutiérrez: Bien, importa mucho la indicación. Finalmente, si vamos a generalizar en las disfunciones del sistema de conducción, cuando tenemos disfunción del nodo sinusal realmente no necesitamos la estimulación ventricular derecha, siempre y cuando tengamos una buena programación en el marcapasos.

Ahora bien, es necesario mencionar que la opción de la estimulación fisiológica, ya sea de His o de rama izquierda, es para pacientes en quienes calculamos o prevemos estimulación del ventrículo derecho arriba de 40%, de acuerdo a estudios clínicos previos.

En cuanto a los recursos, todo lo nuevo lleva una curva de aprendizaje para un electrofisiólogo entrenado en manejo intracavitario de catéteres, pues esto implica estar un poco más familiarizado con el tipo de vainas, con la fijación del catéter. La programación se modifica, pero al final del día realmente vale la pena. El recurso se verá reflejado en disminución de síntomas, mejoramiento en calidad de vida, y disminución de morbimortalidad secundaria al efecto dañino que tiene la estimulación ventricular derecha.

Dr. Carlos Alberto Gutiérrez Hernández: Para finalizar con este tema tan importante, la pregunta obligada: si en un paciente que ya tiene un dispositivo de estimulación aurículoventricular en posiciones habituales debemos hacer el cambio del dispositivo por uno nuevo porque se terminó la batería, y tenemos estimulación del ventrículo derecho mayor a 40%, ¿recomendaría que se escalara a estimulación hisiana? o si el paciente no ha dilatado, y realmente los síntomas no son tan importantes, ¿es conveniente continuar con el mismo tipo de estimulación que tiene?

Dr. Jorge Armando González Gutiérrez: Mi recomendación es mantener el tratamiento lo más simple posible y que el paciente es el que de la pauta. Si después de diez años no siente el marcapasos y el ventrículo izquierdo funciona perfectamente, no tendrá ningún caso colocar un electrodo de más. En caso de que tenga síntomas o empecemos a observar cierto deterioro en la función ventricular, o el cable ya no tenga los parámetros ideales, valdría la pena explorar la posibilidad de colocar un electrodo de estimulación hisiana o de rama izquierda.

Dr. Carlos Alberto Gutiérrez Hernández: Muchas gracias. Agradecemos al Dr. Jorge González sus importantes conceptos sobre la estimulación hisiana, cuando se requiere de una estimulación constante continua del ventrículo derecho para evitar las posibles complicaciones y tratar de ser lo más fisiológicos posibles, hasta la próxima.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....