Beneficios de psilocibina en cáncer persisten durante casi cinco años

Nancy A. Melville

Conflictos de interés

13 de febrero de 2020

Pacientes con cáncer que se trataron con una sola dosis de la droga psicodélica psilocibina, combinada con psicoterapia, mostraron beneficios importantes en manifestaciones de aflicción emocional y existencial casi 5 años después de recibir el tratamiento, indica nueva investigación.[1]

Además de referir mejor bienestar o satisfacción en la vida, algunos pacientes calificaron el tratamiento como "una de las experiencias más personal y espiritualmente significativas de sus vidas", señalaron los autores.

El estudio, la evaluación más prolongada que se haya realizado hasta la fecha sobre los efectos de psilocibina en el tratamiento de la aflicción psiquiátrica relacionada con cáncer, fue publicado el 9 de enero en la versión electrónica de Journal of Psychopharmacology.

Da seguimiento a pacientes que participaron en un estudio aleatorizado controlado con placebo que se publicó en 2016, el cual fue reportado en Medscape Noticias Médicas.[2]

Los nuevos hallazgos del beneficio a largo plazo se suman "a la serie de estudios emergentes que señalan que la psicoterapia facilitada con psilocibina puede mejorar el bienestar psíquico, emocional y espiritual de pacientes con cáncer potencialmente letal", comentaron los autores.

"Esta estrategia tiene el potencial de producir un cambio de paradigma en la atención psicológica y existencial de pacientes con cáncer, sobre todo en aquellos con enfermedad terminal", añadió el investigador principal, Dr. Stephen Rosso, profesor asociado de psiquiatría del Departamento de Psiquiatría de NYU Langone Health, en Nueva York, Estados Unidos.

"Esos hallazgos tienen implicaciones significativas para el manejo clínico de la aflicción existencial relacionada con cáncer", afirmaron los autores.

La psicoterapia asistida con psilocibina podría representar la primera intervención de farmacoterapia empírica para tratar estos pacientes.

En la medicina occidental la aflicción existencial no es reconocida ni tratada satisfactoriamente en pacientes con cáncer. La depresión y la impotencia asociadas a un diagnóstico de cáncer pueden ser factores estresantes graves y son factores de riesgo bien conocidos para suicidio.

"La potencial rapidez y persistencia a largo plazo de los efectos de la psicoterapia asistida con psilocibina representa una estrategia protectora promisoria contra el suicidio", expresaron los autores.

¿Singularmente eficaz para la depresión en pacientes con cáncer?

Psilocibina, el componente activo de los "hongos mágicos", se ha estudiado como un tratamiento contra diversos tipos de depresión, pero al parecer la droga es singularmente eficaz contra la depresión asociada con cáncer, señaló Matthew W. Johnson, Ph. D., de la Johns Hopkins University School of Medicine, en Baltimore, Estados Unidos.

Johnson, profesor adjunto en la Behavioral Pharmacology ResearchUnit, no intervino en este estudio, pero ha realizado su propia investigación sobre la utilización de psilocibina en pacientes con cáncer.[3]

"Este tratamiento tiene una forma de influir favorablemente en los problemas existenciales que son centrales al sufrimiento psíquico que puede acompañar al cáncer", manifestó Johnson a Medscape Noticias Médicas.

"Dicho esto, otros investigadores y nosotros estamos encontrando hallazgos positivos en el tratamiento de la depresión no relacionada con cáncer", continuó.

"No contamos con la investigación necesaria para comparar con confianza las poblaciones, pero mi impresión es que la magnitud del efecto reductor de la depresión va a ser más considerable en pacientes con cáncer que en aquellos que no lo padecen", destacó.

Johnson comentó que los nuevos hallazgos reflejan lo que ha observado en sus pacientes. "Mi laboratorio ha sido contactado informalmente por muchos de nuestros 51 pacientes que participaron en el estudio sobre psilocibina en el cáncer, algunos que fueron tratados desde hace más de 5 años, con afirmaciones de que todavía percibían reducciones perdurables de la depresión y la ansiedad", destacó.

"Por tanto, es útil contar con una evaluación formal como lo es la incluida en esta nueva publicación", añadió.

Una advertencia importante en lo que respecta a su propia investigación, así como al estudio actual, es que los estudios fueron solo a doble ciego hasta aproximadamente un mes antes del cruzamiento, señaló Johnson.

"Si bien los nuevos resultados descriptivos a largo plazo son valiosos y sugestivos, no podemos excluir la posibilidad de que el placebo y otros efectos de la expectativa no estén influyendo por lo menos parcialmente en los resultados", advirtió.

No obstante que los resultados a largo plazo no fueron sorprendentes para Johnson, dijo que probablemente lo serán para muchos investigadores.

"Y deberían serlo", señaló. "En mi opinión, estos resultados son un cambio de paradigma para la psiquiatría".

Seguimiento más prolongado de pacientes tratados con psilocibina

En el estudio original se incluyeron 29 pacientes que presentaban aflicción psiquiátrica y existencial relacionada con el cáncer.[2] Recibieron un sola dosis de psilocibina (0,3 mg/kg) o una sola dosis de niacina (250 mg) junto con nueve sesiones de psicoterapia. Los grupos intercambiaron tratamientos después de 7 semanas en el estudio a doble ciego.

Los resultados demostraron que los pacientes que recibieron psicoterapia asistida con psilocibina tuvieron mejoras en la aflicción psiquiátrica y existencial, la calidad de vida y el bienestar espiritual.

En la consulta de seguimiento que tuvo lugar 6,5 meses después del tratamiento, 60% a 80% de los pacientes continuaron cumpliendo los criterios de respuestas a antidepresivos o ansiolíticos clínicamente importantes.

No hubo efectos adversos importantes relacionados con el tratamiento asistido con psilocibina, y no se comunicaron casos de abuso o adicción a la droga.

En el nuevo estudio se informan los beneficios a largo plazo para 16 pacientes (de los 29 originales) que accedieron a participar en dos evaluaciones de seguimiento adicionales a un promedio de 3,2 años y 4,5 años después del tratamiento con psilocibina. Un paciente falleció por causas relacionadas con cáncer después de la primera de las dos evaluaciones de seguimiento a largo plazo.

La media de edad de los participantes era de 53 años en el primer seguimiento a largo plazo; 60% de ellos era de género femenino.

El estudio demostró reducciones sostenidas (en comparación con el inicio) en ansiedad, depresión, desesperanza, desmoralización y ansiedad por la muerte en los dos seguimientos a largo plazo, observándose grandes magnitudes de efecto intragrupales en los dos lapsos de seguimiento.

Específicamente, en el segundo seguimiento a largo plazo a los 4,5 años, más de la mitad (57%) de los participantes mostró respuestas clínicamente significativas en la Hospital Anxiety and Depression Scale (HADS) para ansiedad, y 71% refirió reducción de manera estadísticamente significativa de la aflicción psíquica general en la puntuación total en la HADS, que mide ansiedad y depresión.

Además, las respuestas clínicas para depresión en la HADS y en el Beck Depression Inventory fluctuaron de 57% a 79%.

Las tasas de remisión para síntomas de depresión fluctuaron de 50% a 79% en el seguimiento a 4,5 años.

Estado de remisión del cáncer

Los pacientes participantes en este estudio tenían diversos cánceres, entre ellos, cánceres ginecológicos (33%), de mama (20%) y linfomas (20%). Al final del estudio original, a 60% se le diagnosticó enfermedad en etapa temprana (I - II), y a 53% se les diagnosticó enfermedad en etapa tardía (III - IV).

Notablemente, en el segundo seguimiento a largo plazo, 71% de los pacientes informó que su cáncer había entrado en remisión parcial o completa.

"Esta es una variable importante. Sin embargo, efectuamos control con respecto a esto y observamos que el estado de remisión del cáncer no interactuaba significativamente con algunos de los cambios en las variables, tales como ansiedad, depresión, aflicción existencial, etcétera", manifestó a Medscape Noticias Médicas la investigadora principal, Gabrielle Agin-Liebes, una candidata a doctorado por la Palo Alto University, en California, Estados Unidos.

Además, aproximadamente la mitad (53%) de los participantes informó que previamente había probado un alucinógeno en una o más ocasiones, lo cual representa una cifra más alta que la muestra nacional, en la que la tasa es de solo 20%, dijo Agin-Liebes.

"No está claro lo que esto significa .Nuestra muestra pudo haber estado un poco sesgada hacia las personas que habían probado una droga psicodélica antes y puede ser un reflejo de que este tipo de persona puede estar más abierta a intentar este tipo de tratamiento", explicó.

"La clave sería reclutar a suficientes personas que nunca hayan tomado un psicodélico en una muestra más grande para analizar más de cerca esta cuestión, como un moderador de los resultados terapéuticos", comentó.

Psilocibina puede inducir un "estado cerebral flexible"

Psilocibina es un alucinógeno serotoninérgico que actúa como un agonista de receptor de 5-hidroxitriptamina 2A. Aunque no se han dilucidado bien los mecanismos de sus efectos a largo plazo en la depresión relacionada con cáncer, una teoría clave implica una alteración de la forma en que el cerebro procesa la información y forma percepciones, señaló Agin-Liebes.

"La teoría más convincente y científicamente fundamentada postula el potencial de psilocibina para inducir un estado mental flexible, sobre todo en personas que experimentan estados mentales más rígidos", indicó.

"Los psicodélicos parecen relajar los patrones mentales sesgados de procesamiento de información y creencias y permiten que más información 'ascendente' entre en la conciencia del individuo", comentó Agin-Liebes, haciendo referencia a investigación que describe la teoría.[4]

El presente estudio recibió financiación de la Source Research Foundation. El estudio original fue respaldado por becas del Heffter Research Institute, la RiverStyx Foundation y New York University-Health and Hospitals Corporation Clinical and Translational Science Institute. La financiación del estudio también fue proporcionada por William Linton, Carey y Claudia Turnbull y EfremNulman. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. Johnson tiene relaciones de consultoría con respecto al desarrollo potencial de fármacos psicodélicos, incluidas relaciones con Beckley Psychedelics Ltd, Entheogen Biomedical y Desarrollo y Comercialización de Otsuka Pharmaceutical.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....