The New England Journal of Medicine se retracta de un artículo sobre presión arterial ambulatoria

Dr. Ivan Oransky

Conflictos de interés

12 de febrero de 2020

Los autores de un ensayo sobre la relación entre los diferentes tipos de mediciones de la presión arterial y la mortalidad se han retractado del estudio publicado en The New England Journal of Medicine después de percatarse de errores en sus datos.

En el ensayo original se encontró que "las mediciones de la presión arterial ambulatoria eran un predictor más potente de mortalidad por todas las causas y de origen cardiovascular que las determinaciones clínicas de la presión arterial", comunicaron los autores.[1] Causó un poco de revuelo, y se ha citado en 190 ocasiones, de acuerdo con Clarivate Analytics' Web of Science, ganándose la designación de "ensayo popular" y "artículo muy citado".

El ensayo también captó la atención de un comentarista en PubPeer, un foro de críticos de estudios.[2] Y desde su publicación, los autores han "identificado imprecisiones en la base de datos analítica y análisis de datos en que se fundamenta" el estudio, de acuerdo con un aviso de retractación publicado recientemente.[3]

El último autor del artículo, Dr. Bryan Williams, del University College London, en Reino Unido, comentó a Medscape Noticias Médicas: "Este estudio implicó una vinculación de la serie de datos de monitorización de la presión arterial más grande del mundo proveniente del registro español, con datos de resultados clínicos para examinar la relación entre presión arterial ambulatoria y mortalidad".

El primer autor del artículo, José R. Banegas, de la Universidad Autónoma de Madrid, en España, fue el responsable de desarrollar la base de datos y el análisis estadístico, junto con su especialista, señaló el Dr. Williams. Banegas no respondió a una petición de comentario por parte de Medscape Noticias Médicas.

Asimismo, el Dr. Williams indicó que los comentarios de un lector dieron lugar a una evaluación de los datos, en cuyo momento "se identificaron algunos errores en las tablas de datos originales, que obviamente nos inquietaron". Esto, a su vez, indujo al equipo a "llevar a cabo un análisis de los datos centrales y al análisis completo con un equipo estadístico independiente".

En dicha evaluación "se identificaron errores en la base de datos centrales que vinculaba datos de monitorización de la presión arterial, y esto había dado lugar a errores en las tablas de datos resultantes", resaltó el Dr. Williams. "Informamos de inmediato a todos los autores y a The New England Journal of Medicine respecto a nuestras inquietudes; concluimos que el análisis de datos original no era fiable y notificamos a la revista científica que debía retractarse del artículo original".

"Hemos pedido después al Dr. Banegas y su estadístico una investigación sobre los errores con el nuevo equipo de estadísticos independiente, y esta se encuentra en sus primeras etapas y en curso", señaló el Dr. Williams. "Mientras tanto, trabajando con el nuevo equipo estadístico independiente, estamos en el proceso de validar la nueva vinculación de datos de monitorización de la presión arterial y mortalidad de los datos centrales; planeamos repetir los análisis y volver a emitir estos datos importantes tan pronto como podamos".

The New England Journal of Medicine se ha retractado de solo 25 artículos desde su fundación hace más de 200 años. Su retractación previa fue en diciembre, por plagio de una imagen.[4]

El estudio original fue financiado por la Sociedad Española de Hipertensión, Laboratorios Lacer, Fondo de Investigaciones Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III, y por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública. El Dr. Williams informó apoyo a investigación por parte del Hospital Biomedical Research Centre del University College London, recibir honorarios por consultoría de Vascular Dynamics, Relypsa, y Novartis; honorarios de Daiichi Sankyo, Boehringer Ingelheim, Servier y Pfizer, y prestar sus servicios como asesor a HealthStats PTE, Singapur.

El Dr. Ivan Oransky es vicepresidente de Medscape, editorial, y cofundador de Retraction Watch. 

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....