Revisión de Artículos

Solución fisiológica nebulizada para bronquiolitis aguda, inactividad física en adolescentes, y obesidad como factor de riesgo para enfermedad de hígado graso no alcohólico

22 de enero de 2020

En este contenido

Obesidad temprana, factor de riesgo para enfermedad del hígado graso

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) se caracteriza por acumulación > 5% de grasa intracelular del hepatocito en ausencia de otra patología hepática; se manifiesta por un amplio espectro clínico que va desde acumulación de grasa intrahepática hasta inflamación, con progresión a fibrosis de grado variable.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es la forma más frecuente de enfermedad hepática crónica en niños; afecta a 7% - 20% de la población pediátrica occidental, y a 30% - 50% de los niños y adolescentes con obesidad; por lo que este estudio tiene como objetivo identificar factores antropométricos durante los primeros diez años de vida y su relación con el riesgo de desarrollar enfermedad del hígado graso no alcohólico en la adolescencia.

En un estudio de cohorte de crecimiento y obesidad de Chile, los participantes eran todos los niños nacidos entre 2002 y 2003 que asistieron a escuelas públicas en el área sureste de Santiago y que cumplieron con los siguientes criterios de inclusión: nacimiento único, peso al nacer entre 2.500 y 4.500 g, y ausencia de factores físicos y psicológicos. Las madres de 1.190 niños aceptaron participar en esta cohorte.

Se obtuvieron datos de la madre y el periodo perinatal desde 2006; los participantes fueron evaluados al menos una vez al año. Para el presente estudio 513 participantes fueron evaluados entre 2016 y 2018 para valorar la presencia de enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Los participantes fueron excluidos del estudio actual si presentaban alguna de las siguientes condiciones: historia previa de enfermedad hepática crónica que no fuera enfermedad del hígado graso no alcohólico; consumo significativo de alcohol (más de 20 g/día); elevación de las enzimas hepáticas secundarias a terapia farmacológica; presencia de enfermedad maligna, u otra afección de salud importante.

El diagnóstico de la enfermedad del hígado graso no alcohólico se definió con ecografía abdominal compatible con hígado ecogénico con esteatosis con enzimas hepáticas normales o aumentadas. Se incluyeron 513 adolescentes (59% hombres) con edad media de 14,8 años; 50 de los participantes (9,7%) del total presentaron resultados compatibles con enfermedad del hígado graso no alcohólico.

No hubo diferencia significativa de enfermedad del hígado graso no alcohólico entre hombres y mujeres (9,6% y 9,95%, respectivamente; p = 0,895). Los participantes con enfermedad del hígado graso no alcohólico presentaron mayor peso, mayor puntaje z del índice de masa corporal, mayor circunferencia de la cintura, mayor de circunferencia de la cadera, mayor porcentaje de grasa corporal y grasa abdominal superficial y profunda. Además, tenían mayor nivel de enzimas hepáticas (aspartato transaminasa, alanina aminotransferasa y gama glutamil transpeptidasa).

Al momento del diagnóstico los participantes con enfermedad del hígado graso no alcohólico mantuvieron mayor prevalencia de obesidad, y obesidad abdominal, en comparación con los controles después de ajustar género del niño, índice de masa corporal pregestacional, aumento de peso durante el embarazo, y presencia de diabetes gestacional materna (p < 0,05 en ambos casos).

Entre los participantes con enfermedad del hígado graso no alcohólico, las mujeres tenían mayor porcentaje de grasa corporal total (p < 0,001), y los hombres tenían mayores cantidades de grasa abdominal profunda (p = 0,043), y fosfatasa alcalina (p < 0,001).

No hubo diferencias en la prevalencia de obesidad entre los grupos a la edad de 1 año (p = 0,727), mientras que después de 2 años el grupo de enfermedad del hígado graso no alcohólico tuvo mayor prevalencia de obesidad que el grupo control (p < 0,05). Ambos grupos mostraron aumento de manera estadísticamente significativa de la obesidad con el tiempo.

En el grupo enfermedad del hígado graso no alcohólico hubo un aumento en la obesidad de 14,3% a 1 año de vida, a 52,4% a los 10 años (p < 0,001), mientras que el grupo control aumentó de 12,5% a 19,8% (p = 0,007). Del análisis de los modelos ajustados se concluyó que el deterioro de la nutrición del niño hacia el sobrepeso y la obesidad durante los primeros 6 años de vida es el predictor más fuerte de probabilidad de tener enfermedad del hígado graso no alcohólico durante la adolescencia.

Lo más importante

Los resultados de este estudio mostraron que la presencia de obesidad a partir de los 2 años y el deterioro del estado nutricional durante los primeros 6 años de vida aumentan el riesgo de desarrollar enfermedad del hígado graso no alcohólico en la adolescencia, siendo el primer estudio en evaluar el efecto de las variables antropométricas de las primeras etapas de la vida en el desarrollo posterior de enfermedad del hígado graso no alcohólico. Por lo que evitar el desarrollo de obesidad y sobrepeso en edades tempranas es de vital importancia para prevenir complicaciones resultantes en la adolescencia y vida adulta.

REFERENCIA
  • Cuzmar V, Alberti G, Uauy R, Pereira A, y cols. Early Obesity: Risk Factor for Fatty Liver DiseaseJ Pediatr Gastroenterol Nutr. Ene 2020;70(1):93-98. doi: 10.1097/MPG.0000000000002523. PMID: 31880680. Fuente

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....