COMENTARIO

Cuando lo orgánico no lo explica todo: trastornos funcionales neurológicos

Dra. Zaira Medina López

Conflictos de interés

27 de enero de 2020

El texto ha sido modificado para su mejor comprensión.

Hola, soy la Dra. Zaira Medina, y el día de hoy les hablaré sobre algunos aspectos generales de los trastornos funcionales neurológicos.

En el siglo XIX la escuela de la "histeria" tenía su centro de referencia en la escuela de Charcot, en París; él consideraba este padecimiento como un estado dinámico de la mente, más que una enfermedad estructural del cerebro.[1] En la actualidad la histeria y la neurosis histérica corresponden a la categoría de trastornos disociativos y somatoformes incluidos en la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

Como su nombre lo indica, los trastornos disociativos implican disociación o interrupción dentro de los dominios de conciencia, memoria, identidad y percepción.

La prevalencia de los trastornos neurológicos funcionales es de 50 por 100.000 habitantes, y en algunas clínicas neurológicas 5,4% de los pacientes tiene un diagnóstico primario de este tipo, y hasta 30% de los enfermos neurológicos tiene síntomas que no son completamente explicables por una enfermedad "orgánica". En algunos países hay centros especializados para el tratamiento de estos enfermos, pero en otros la formación que reciben los médicos sobre este tipo de padecimientos es limitada.[2]

Las mujeres se afectan con más frecuencia que los varones, y su presentación es común en los años de vida productiva. En los últimos años se han reconocido algunos trastornos neurológicos comunes como trastornos funcionales, de forma análoga a lo que sucede en el campo de la gastroenterología con el trastorno funcional digestivo y la dispepsia funcional.[3] A continuación describiré algunos trastornos neurológicos funcionales más comunes:

  1. Crisis no epilépticas: se denominan "pseudocrisis", "crisis psicogénicas" o "crisis no epilépticas", que consisten en episodios de movimientos alterados, sensaciones o experiencias distinguidas de las crisis epilépticas por la falta de actividad ictal anormal en el parénquima cerebral. Cerca de 25% de los pacientes referidos a centros de epilepsia por "farmacorresistencia" tiene este tipo de padecimiento; el diagnóstico correcto puede tardar 1 - 7 años en establecerse, y su presencia no excluye el diagnóstico de epilepsia, es decir, los pacientes con epilepsia también pueden padecer crisis no epilépticas. Algunos signos que caracterizan a las crisis no epilépticas incluyen: duración mayor, curso fluctuante, movimientos asincrónicos, fenomenología alternante, y sobre todo, falta de respuesta a tratamiento antiepiléptico.[4]

  2. Síntomas motores: inicio súbito y fluctuante que no es consistente en la exploración, es decir, que desaparece con la distracción, incrementa con la atención y muestra excesiva fatiga, es posible que sea funcional. Los trastornos funcionales del lenguaje incluyen las alteraciones de la afluencia con tartamudeo, esfuerzo excesivo al hablar y anormalidades en la prosodia (por ejemplo, acento extranjero) a menudo con síntomas sobrepuestos y que no tienen una correlación anatómica. En este rubro se incluyen los trastornos motores manifestados con "parkinsonismo o distonía" funcionales, que también muestran algunas inconsistencias como ausencia de bradicinesia clásica, o variabilidad de posiciones en las diferentes fases de la exploración. Otro síndrome recientemente mencionado es el miclono propioespinal que se describe como "sacudidas" arrítmicas en flexión del tronco, cadera y rodillas, que se incrementan con el paciente en posición supina con estímulos sensitivos y se relaciona con otros trastornos funcionales somáticos.

  3. Amnesia psicogénica: se refiere a la pérdida de memoria de presunta causa psicológica; puede ser "global" o específica a una situación. La amnesia global psicogénica se caracteriza por la pérdida súbita de la totalidad de recuerdos autobiográficos del pasado de una persona. Hay pérdida del sentido de identidad personal y un periodo errante (fuga psicogénica) que dura desde unos días hasta 4 semanas. Algunos factores precipitantes identificados incluyen una crisis emocional, financiera, antecedente de ánimo deprimido, ideación suicida, o historia previa de amnesia.[5]

La fisiopatología planteada de estos trastornos consiste en la "conversión" de un estrés psicológico en un síntoma físico. Sin embargo, estudios funcionales de neuroimagen muestran disfunción a nivel de la conectividad neuronal y algunas áreas, por ejemplo, en pacientes con distonía o temblor funcional, existe hipoactivación del área motora suplementaria, un área crucial para la selección de un acto motor y la preparación del movimiento, así como conectividad alterada entre esta área y el sistema límbico.

Si bien el diagnóstico es difícil, en ocasiones explicarlo al paciente resulta complicado, la sugerencia es tomarse el tiempo necesario y crear un ambiente de confianza para el paciente, explicando algunos puntos críticos: 1) ya tiene un diagnóstico; 2) en muchos casos el diagnóstico se basa en la exploración física, y 3) es posible recibir tratamiento para mejorar. En este sentido, es importante destacar la posibilidad de la ocurrencia simultánea de comorbilidades médicas y siempre revalorar nuevamente el diagnóstico cuando el paciente desarrolle nuevos síntomas.

Las opciones terapéuticas son diversas, debido a que los síntomas en cada paciente pueden ser variables, pero las intervenciones psicológicas tradicionalmente han sido consideradas el tratamiento de elección. Algunos autores han empleado estrategias de rehabilitación motora con resultados variables, y de igual forma, se sugiere tratar la depresión y ansiedad, si es que están presentes.[4]

Desafortunadamente este tipo de trastornos es infradiagnosticado, y es causa de discapacidad importante, lo cual hace que su pronóstico sea poco favorable.

Muchas gracias por su atención; soy la Dra. Zaira Medina, para Medscape en español. Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....