Se retracta estudio que afirma vínculo entre la vacuna contra el virus del papiloma humano y tasas de embarazo

Dr. Ivan Oransky

Conflictos de interés

9 de enero de 2020

Después de una oleada de críticas, una revista científica se ha retractado de un artículo en que se afirmaba un vínculo entre la vacuna contra el virus del papiloma humano y la disminución de las tasas de embarazo.

Publicado inicialmente en junio de 2018 en Journal of Toxicology and Environmental Health, Part A, el estudio, por Gayle DeLong, de la Baruch College's Zicklin School of Business, en Nueva York, Estados Unidos, concluía que "si 100% de las mujeres de este estudio hubiera recibido la vacuna contra virus del papiloma humano, los datos indican que el número de mujeres que nunca hubieran concebido habría descendido 2 millones".[1]

Sin embargo, al cabo de unos días, Orac, pseudónimo de un crítico frecuente de la investigación que vincula vacunas con problemas de salud, publicó una amplia crítica al estudio.[2] "Donde realmente se pone interesante es en la regresión logística que incluye covariables en las cuales el número de vacunaciones contra virus del papiloma humano recibidas (una, dos o tres) se relacionaba con la probabilidad de embarazarse".

"En este modelo casi ninguna de las comparaciones fue estadísticamente significativa. Las únicas dos en las que hubo un resultado estadísticamente significativo fueron para toda la muestra, una vacunación frente a ninguna y tres frente a ninguna. En mi opinión, este es una enorme señal de advertencia de que los resultados no son robustos y que no hay una dosis-respuesta observada", puntualizó.

Entre otras cuestiones, Orac también señaló que en el estudio no se informó el empleo de control de la natalidad (factor de confusión clave) en las mujeres encuestadas. DeLong respondió en Age of Autism, un sitio que suele publicar contenido que alega la reclamación desacreditada de que las vacunas producen autismo.[3]

En marzo de este año, en una revista científica se publicó una carta de dos investigadores en Japón, donde se ha utilizado la vacuna contra virus del papiloma humano desde 2009, pero es tema de un debate acalorado en que se concluye que "la correlación observada entre la vacunación contra virus del papiloma humano y el cambio en la tasa de natalidad en Estados Unidos posiblemente fue falsa".[4,5]

A esta le siguieron en agosto comentarios en PubPeer, que permite comentarios sobre artículos publicados, por la detective científica Elisabeth Bik. Bik calificó el artículo como un "ensayo muy deficiente y tendencioso con el potencial de ser malinterpretado o mal utilizado".[6] (Conflicto de interés: la reportera de esta noticia es miembro de la junta de voluntarios de la PubPeer Foundation, organización no lucrativa).

"En el artículo se analizaban las tasas de embarazo en mujeres que habían o no recibido la vacuna contra virus del papiloma humano", señaló Bik a Medscape Noticias Médicas. "Sin embargo, el estudio solo incluía mujeres jóvenes, de 25 a 29 años de edad. Muchas mujeres, en particular aquellas con una educación universitaria, se embarazarán por primera vez a una edad mayor, más o menos 30 años o más".

Pero en el estudio, los grupos de mujeres que se habían vacunado contra el virus del papiloma humano y las mujeres que no la recibieron diferían en niveles de formación educativa, señaló Bik. En el grupo vacunado contra virus del papiloma humano, muchas más mujeres tenían un título universitario que en el grupo no vacunado.

"Al centrarse selectivamente en mujeres más jóvenes, menores de 30, y analizar el embarazo y las tasas de vacunación contra virus del papiloma humano, los resultados del autor parecen demostrar que las mujeres vacunadas tenían menos probabilidad de embarazo. Pero en realidad, las mujeres vacunadas contra virus del papiloma humano con un título universitario todavía no tenían su primer bebé. Este es un ejemplo característico de un factor de confusión", destacó Bik.

Hoy día, la revista se retractó del artículo. "Tras la revisión y publicación del artículo se nos alertó respecto a inquietudes sobre la validez científica del estudio", señala la revista en su nota de retracción.[7] "En consecuencia, procuramos el asesoramiento de varios expertos en el campo sobre la metodología, el análisis y la interpretación".

"Todos los informes que recibimos después de la publicación describían importantes deficiencias en el análisis estadístico y la interpretación de los datos de este estudio y, por tanto, tomamos la decisión de retractarnos del mismo", continúa la nota.

DeLong no ha respondido a una petición de comentarios para Medscape Noticias Médicas.

La retracción "es la decisión correcta", comentó Bik a Medscape Noticias Médicas. "Este artículo fue utilizado por muchas personas para demostrar que la vacuna contra virus del papiloma humano producía esterilidad en mujeres jóvenes, pero en realidad el artículo tenía algunas deficiencias graves. Aunque el autor no utiliza la palabra esterilidad, al aludir a los efectos de la vacuna, se ha utilizado su estudio entre los grupos antivacuna para demostrar que la vacuna contra virus del papiloma humano produce esterilidad. Esto condujo a que muchos padres se inquietaran ante la posibilidad de que sus hijas se vacunaran contra el virus del papiloma humano".

Bik dijo que esperaba que la retracción pudiera evitar que algunas de esas niñas desarrollaran cánceres cervicouterinos y anales que se vinculan con determinadas cepas de virus del papiloma humano.

El Dr. Ivan Oransky es vicepresidente de editorial en Medscape y cofundador de Retraction Watch. También es escritor distinguido en residencia en New York University Arthur Carter Journalism Institute, y presidente de la Association of Health Care Journalists.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....