Mini Examen Clínico: Transposición de grandes arterias

Dr. Jesús Hernández Tiscareño

Conflictos de interés

8 de enero de 2020

Los pacientes con transposición de grandes arterias al nacer tienen un promedio de peso mayor de lo normal, en comparación con los recién nacidos con otras formas de cardiopatía congénita cuyo peso al nacer es menor al promedio para la edad gestacional. La ilusión de un recién nacido sano se disipa cuando inician los signos de insuficiencia cardiaca congestiva. Existe incremento del diámetro anteroposterior del tórax por hiperinsuflación pulmonar.

La cianosis tiene inicio temprano; la existencia de cianosis no tan intensa y de aparición tardía indica que existe un adecuado cortocircuito intracardiaco. En transposición de grandes arterias acompañada de un gran conducto, enfermedad vascular pulmonar y septum interventricular íntegro se observará una cianosis diferencial invertida (los pies son menos cianóticos que las manos) debido a un cortocircuito de derecha a izquierda (la sangre oxigenada de la arteria pulmonar pasa a la aorta distal y oxigena extremidades inferiores).

En cuanto a la auscultación, es posible que al nacimiento no exista la presencia de soplos; conforme las resistencias vasculares pulmonares van cayendo, clínicamente se hacen evidentes los defectos asociados, por ejemplo, la presencia de un soplo holosistólico de comunicación interventricular se hace evidente con la caída de las resistencias vasculares pulmonares; cuando existe estenosis valvular pulmonar el soplo está presente al nacer; los soplos que se relacionan con estenosis pulmonar se escuchan mejor en el tercer espacio intercostal izquierdo en el borde esternal, porque la estenosis suele ser subvalvular.

Es importante recordar que la presencia de un ductus arterioso no restrictivo no causará un soplo continuo, sino que será un soplo sistólico, debido a que el cortocircuito se realiza únicamente en la sístole mientras las resistencias vasculares pulmonares continúen elevadas.[6]

La respuesta B corresponde a un cuadro de comunicación interventricular, en donde típicamente se ausculta un soplo holosistólico en borde paraesternal izquierdo que se convierte en decrescendo durante la última parte de la sístole antes del cierre de la válvula aórtica; el segundo ruido cardiaco esta reforzado.[7]

La respuesta C es el cuadro clínico característico de la persistencia de un conducto arterioso, en donde es común encontrar un soplo continuo clásico en el borde paraesternal izquierdo, con un impulso precordial mayor, pulsos arteriales prominentes, pulsos palpables en las palmas de las manos y presión arterial sistólica y diastólica baja o presión arterial diastólica baja con presión de pulso amplia.[8,9]

La respuesta D corresponde al cuadro clínico de una comunicación interauricular, en done la presencia de un soplo sistólico de eyección en el área paraesternal superior izquierda se debe a un aumento del flujo a través de la válvula pulmonar; este soplo comienza poco después de S1 y es crescendodecrescendo.

Cuando este soplo es fuerte puede indicar una gran derivación o estenosis asociada de la válvula pulmonar (por lo general se produce un clic de eyección sistólica cuando la válvula pulmonar está verdaderamente estenótica); mientras que el desdoblamiento fijo del segundo ruido representa el retraso en el cierre de la válvula pulmonar resultante de vaciado prolongado de volumen del ventrículo derecho sobrecargado.[10,11]

Para más información sobre transposición de grandes arterias, lea aquí.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....