Mini Examen Clínico: Insomnio

Dr. Stephen Soreff

Conflictos de interés

5 de noviembre de 2019

Los sedantes-hipnóticos habitualmente no curan el insomnio, pero pueden mejorar los síntomas, a menudo como complemento de la terapia cognitivo-conductual. Algunos pacientes no pueden realizar o no responden a la terapia cognitivo-conductual, y también son candidatos a estos fármacos.

Se cree que los agonistas de los receptores benzodiacepínicos (p. ej., eszopiclona, zolpidem, zaleplon) crean menos habitó que las benzodiacepinas y, por tanto, representan avances importantes en el tratamiento a largo plazo del insomnio crónico.

La indicación más apropiada de los agonistas de los receptores benzodiacepínicos es el insomnio transitorio, y a corto plazo, en combinación con tratamiento no farmacológico. La mayoría de los expertos considera que no deben constituir habitualmente el único tratamiento del insomnio crónico.

Ramelteon, un agonista del receptor de melatonina, está aprobado por la Food and Drug Administration estadounidense para pacientes con insomnio. Se ha observado que no produce adicción, por tanto, es el primer fármaco de prescripción no programado disponible en Estados Unidos para tratar el insomnio. Este fármaco es adecuado para los pacientes con insomnio de inicio, sobre todo los de edad avanzada con alteraciones de la marcha, que tienen riesgo alto de caídas, y los pacientes con antecedente de drogadicción. La dosis inicial habitual es de 8 mg antes de acostarse. Ramelteon no es efectivo en el insomnio de mantenimiento.

Muchos médicos creen que los antidepresivos sedantes tienen menos efectos adversos que los agonistas de los receptores benzodiacepínicos, pero no es así. Los antidepresivos tricíclicos y mirtazapina pueden causar sedación diurna, aumento de peso, sequedad de boca, hipotensión postural y arritmias cardiacas. Trazodona puede causar priapismo en los hombres, sedación diurna e hipotensión.

Los antihistamínicos son el componente principal de los fármacos sin receta para el insomnio y están presentes en preparados para el resfriado y la sinusitis, que se venden para uso nocturno. No obstante, los antihistamínicos más utilizados (es decir, antagonistas del receptor H1 de primera generación como difenhidramina, hidroxicina y doxilamina) no están indicados en el tratamiento de la falta de sueño.

Para más información sobre el tratamiento farmacológico del insomnio, lea aquí.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....